Sábado, Agosto 24, 2019
   
Texto

Rincones de Ley

Sobre la patria potestad y la custodia compartida

Hace unos años, con motivo del Día del Padre, escribí el artículo que transcribo a continuación y que mientras viva tendrá plena vigencia, porque el daño ocasionado es irreversible.

El 19 de marzo se celebra el día de los padres que felizmente pueden disfrutar de todos sus derechos como ciudadanos, y sobre todo de la compañía de sus hijos, pero los padres desposeídos de su paternidad pasamos un año más alejados de ellos.

Creo que es preciso recordar que a los niños hay que educarlos para la libertad, para una sociedad moderna de convivencia y diálogo que considere y respete a los demás como uno desea que lo respeten a él mismo, y en la ruptura de un matrimonio no se les puede ir inculcando que la culpa es del otro, porque en estos indeseables procesos, ambos son un poco culpables y víctimas a la vez, y sobre todo los hijos no tienen culpa de nada y no tienen porqué sufrir las consecuencias de la ruptura de la pareja.

En 1981, el Congreso de los Diputados aprobó una Ley de Divorcio, que al no disponer de otra para compararla, apareció ante la sociedad como la tabla de salvación para aquellos casos de incompatibilidad manifiesta de las parejas. Sin embargo, esa urgente necesidad ocultaba en su interior todos los ingredientes antidemocráticos, discriminatorios, y sobre todo electoralistas, de captación del voto femenino, para que en cualquier proceso de separación siempre saliera ganando la mujer. La renovación de los principios machistas más reaccionarios en este caso nunca lo protestaron los colectivos femeninos o feministas más belicosos, y eso que saben que en numerosas ocasiones, esta circunstancia ha sido la causa de muchos casos de violencia familiar, puesto que en realidad la Ley de Divorcio mencionada no fue hecha para todos, sino sólo para unos pocos que pueden pasar suculentas manutenciones a sus ex parejas y a sus hijos sin pasar estrecheces a final de mes, y además pueden rehacer sus vidas afectivas cómo y con quién quieran. Los demás, es decir, la mayoría, los trabajadores que dependen de un mísero salario, si tienen diferencias insalvables con sus parejas y se separan porque no se resignan a su mala suerte, son condenados a vivir en condiciones precarias, y si la mano ejecutora de su nueva desgracia no puede ser la de ella directamente, ya se encargará de hacerlo el juez de turno, o los picapleitos, en cuyas inhumanas redes tengas la desgracia de caer. 

El día 5 de junio de 1990, divorciado de mi pareja desde hacía 5 años, registré la entrada de una denuncia en el Colegio de Abogados de Cartagena contra dos letrados que me habían tramitado mi divorcio en el bufete que entonces tenían abierto, porque mientras que a mí me negaban la viabilidad de denunciar a mi ex cónyuge por el reiterado incumplimiento de la Patria Potestad Compartida, así como el régimen de visitas y el disfrute del período de vacaciones con mis hijas recogidos en la sentencia de divorcio, a ella la incitaban a presentar una reclamación económica fundada en falsedades, y la animaban a continuar incumpliendo su parte, indudablemente eso lo hacían porque consideraban que todos los cabos los tenían bien atados. Después de un largo y penoso período pude evitar que la confabulación del bufete de abogados y mi ex cónyuge me exprimieran más de lo que estaba, por medios que no creo necesario explicar aquí, porque sería muy extenso el relato, no obstante, después de tantos años, aún estoy esperando una digna respuesta del Colegio de Abogados. Mientras tanto yo me había quedado sin la vivienda que tanto esfuerzo me había costado conseguir, ni siquiera la parte que me hubiera correspondido en un justo reparto de bienes, porque lo cedí todo a ella en un falso reparto de bienes, creyendo que lo hacía por el bien de mis hijas, y sin equipaje alguno con el que viajar a ninguna parte, además de la imposición de pasar una manutención que rondaba el 60% de mis ingresos íntegros, porque los hijos lo merecían todo, aunque después sólo recuerden el odio inculcado por la madre despechada.

Hay padres que siempre que les es posible, cumplen o han cumplido generosamente con sus obligaciones económicas y afectivas con sus hijos, incluso hay quienes se dejaron expoliar pensando que al fin y al cabo todo era para ellos/as, y sin embargo nunca pudieron conseguir mantener una relación estable, y mucho menos influir en una educación saludable. Sólo las madres y sus familiares pueden educar a los hijos de esos matrimonios, con consecuencias generalmente traumáticas para todos.
En este apartado podría ser ilustrativo lo que sucedió en Alumbres con al menos dos o tres padres separados, entre ellos yo mismo. Aparentemente, las relaciones entre los padres y sus hijas correspondientes eran normales, hasta que llegado el momento de las bodas, los padres fueron apartados del derecho a ser los padrinos en la ceremonia religiosa (el 4º mandamiento de la Ley de Dios dice “Honrarás a tu padre y a tu madre”, pero por lo visto nadie de allí se lo recordó) y además no pudieron asistir a la celebración de la boda de sus hijas porque había que evitar que las mamás se ofendieran por compartir ese momento con sus ex cónyuges.

Cuesta trabajo creer que una mujer de esas quiere a sus hijos cuando no duda en hacerles daño a cambio de fastidiar como sea a su ex pareja. Pero tanto o más trabajo cuesta creer que sean sinceras cuando piden igualdad de derechos para todo lo que a ellas les conviene, y a la vez le niegan a los hombres el más elemental de los Derechos Humanos, la paternidad.

Es verdad que las asociaciones de mujeres en general y la de Alumbres en particular no son responsables de las actitudes individuales de sus vecinos/as, pero sí que tienen capacidad para influir en el futuro si incluyeran entre sus actividades la realización de charlas, coloquios y cursillos destinados a la formación femenina para una sociedad en la que todos tenemos derechos y obligaciones, y en donde se mire con total normalidad que una pareja se separe porque entienden que la convivencia juntos es imposible, y ello no debe de conducir a que aquel que se quede con los hijos (con esta ley de divorcio machista los jueces siguen dando la custodia a las mujeres, sin tener en cuenta que la sociedad está cambiando permanentemente), los utilice contra el otro como si de simples muñecos se tratara, olvidando que los hijos necesitan a los dos, al padre y a la madre, y si no puede ser juntos hay que conseguir que los tengan por separado. El otro no sólo tiene la obligación de pasar la manutención, tiene además el derecho a disfrutar de la compañía, del respeto y del cariño de sus hijos, y a participar en una educación civilizada y sin traumas de éstos.
Es decir, se actúa con el padre legalmente divorciado como si se tratara de un delincuente, y el divorcio fuera un delito. Se podría decir sin exagerar la nota que se ha puesto de moda perjudicar al padre que se atreve a divorciarse de su pareja, porque en realidad, la hipocresía de la sociedad es tan grande, que a los familiares de los divorciados no les importaría que la pareja se resignara indefinidamente a dar una falsa imagen de unidad familiar y concordia de la pareja, aunque en realidad cada uno viva su vida afectiva a su manera y fuera del matrimonio, cualquier cosa antes que el divorcio.

A los de mi generación y otras anteriores nos enseñaron que bajo ningún concepto se podía perder el respeto a los padres, y muchas veces hemos podido ver a familias enteras que pedían el respeto de los hijos para un padre maltratador, alcohólico, mujeriego, con dos familias, parado indefinido sin remedio, jugador compulsivo que se jugaba el salario en el casino o en el bingo,  etc., y a pesar de que en muchas ocasiones eso suponía algún que otro desencuentro con el resto de la familia, lo cierto es que dentro del círculo familiar era respetado y considerado como tal por su cónyuge, hijos, cuñados, suegros, yernos y demás parientes que nunca le tenían en cuenta sus voluminosos defectos a la hora de relacionarse con él.
Estas líneas están especialmente dirigidas al colectivo de mujeres, porque ellas saben mejor que los varones incluso, las razones por las que últimamente se han celebrado esas bodas que menciono, de hijas de matrimonios separados, en los que el padre no ha participado ni en la ceremonia ni en la celebración, y no porque ellos no lo hubieran deseado.

En definitiva, estoy persuadido de que no hay mayor violencia que la ejercida por los poderes del Estado que no cumplen con su cometido de salvaguardar los intereses de todos los ciudadanos por igual, y que discrimina a una parte a favor de otra en razón de los intereses, no del Estado de Derecho, sino de los partidos políticos. Los ciudadanos honrados de un Estado supuestamente democrático, que son agredidos en sus legítimos derechos se sumen en un estado de impotencia y de ansiedad de impredecibles consecuencias para los afectados.

Todo ello, y siempre en mi opinión, debería de llevar a la sociedad, y sobre todo a las organizaciones ciudadanas, a una profunda reflexión sobre la utilización de esta escala de valores y su utilidad para una sociedad de diálogo, tolerancia y entendimiento, y poner los medios necesarios para evitar que nunca más sucedan maldades de esta naturaleza, ni en Alumbres ni en ningún otro lugar de nuestra geografía, y nadie mejor que las organizaciones ciudadanas para ello. Mientras tanto quiero recordar un viejo adagio que dice así “De donde no hay no se puede sacar” y un poema de mi cosecha que también publiqué con el artículo.

LA ÚNICA RAZÓN TOLERABLE
Era un día estival de un junio poco esperanzador
que amenazaba jubilar algún que otro corazón
entre las incansables estridencias de las chicharras
y el balsámico aroma de los hinojos
que inundaban de añoranzas las ansiedades.

Eran las horas del dominio de Cáncer
en un inefable cielo plagado de tempestades
y las hogueras de San Juan
habían extendido ya su magia purificadora
por la atmósfera salobre de la ciudad.

Aquel año pasaban los cincuenta
por la estación del olvido
y al viejo tren de cercanías
le empezaban a flaquear las fuerzas
para subir los empinados repechos del desamor.

En algún rincón de la tormenta estaba ella
memorizando las palabras necesarias,
sólo las palabras precisas,
que tendría que repetirle sin dudar un instante
con la seguridad de quien se sabe bien la lección
y está poseído por el sagrado poder
de la única razón tolerable.

Padre, ya sé que es a ti
a quien le correspondería ser
pero lo mejor para mí
es que no lo seas.

Nunca pudo imaginar
que el sol se apagaría de repente
pero sus sentidos dejaron de sentirlo a media tarde.

Y aquellas palabras todavía suenan en sus oídos
como el eco interminable
del metálico martillo de Vulcano
golpeando en el yunque imaginario de la memoria.

Escuetas palabras que se endurecieron
en el polo de la ausencia
y se hicieron viejas en la ceremonia del otoño
y la nieve del invierno se adelantó una estación
perdida en el tiempo y el espacio del padre.

Pero quedaba el hombre para seguir
enfrentándose a la ausencia de calor de otros inviernos
y al frío calor de otros veranos
y a las pesadillas del desamor de cada día.


Hace muchos años, cuando más necesitado estuve de ayuda, un buen amigo, me enseñó que la mejor terapia para superar trances difíciles de digerir, era escribirlos sin temor alguno a darlos a conocer, y lo sigo haciendo como mejor puedo.

 

La delegación del Gobierno boicotea la manifestación de La Aljorra de forma poco acertada

La Aljorra lleva meses sufriendo la delincuencia a unos niveles, hasta ahora, nunca vistos, sin que las autoridades competentes den soluciones efectivas y, sobre todo, duraderas.

Ante este panorama el pueblo lleva reclamando desde hace años a través de los organismos competentes, y ahora, a través de la plataforma ‘No más robos’, que se habilite en el pueblo un cuartel de la Policia local fijo, lo que incrementaría la presencia policial así como disminuiría, por el efecto disuasorio, la delincuencia que tanto daño está haciendo. La excusa siempre es la misma, el ayuntamiento está intervenido y no hay dinero para ello.

La situación es tal que los vecinos, organizados en grupos, llevan saliendo a patrullar el pueblo por las noches desde hace más de un mes con el fin de evitar cualquier robo y jugándose la vida, aparte de sacrificar el tiempo que deben dedicar a sus familias y al descanso. Como medida de hacernos ver por las fuerzas políticas y de hacerles entender que el problema es real y necesita una solución urgente, ya que hay vecinos amenazados de muerte directamente por los delincuentes para que retiren las denuncias contra ellos, se había convocado para el pasado viernes una manifestación a las 7.00 de la mañana en la redonda de acceso al pueblo y que comunica este con El Albujon y el complejo industrial SABIC, evidentemente con la intención de cortar el tráfico y que se escuche al pueblo.

Según nuestra ley, esa que no cumplen ni respetan los delincuentes, una manifestación debe comunicarse al delegado del gobierno con 10 días de antelación, como mínimo. Los representantes de la plataforma hicieron la comunicación con 15 días, tiempo más que de sobra y dentro del plazo legal. Según la misma ley, el delegado, en caso de encontrar algún problema por el que no pueda autorizarla debe comunicarlo a la plataforma, como máximo, con 48 horas de antelación.

Y aquí es donde viene el atraco a la moral del pueblo, un pueblo ninguneado por las fuerzas políticas, un pueblo indignado hasta la saciedad. La delegación del gobierno, saltándose a la tolera su propia ley, envía un comunicado prohibiendo la manifestación a las 14.00 de la tarde del día anterior a la misma, fuera de plazo y cuando todo el pueblo estaba ya movilizado para manifestarse, con las dificultades que implican a esa hora comunicar a todo un pueblo la decisión del gobierno. A una hora a la que, además, es totalmente imposible hacer las alegaciones pertinentes con la delegación, con la amenaza implícita en la prohibición de las represalias sobre el que decida seguir adelante. Es evidente que, el delegado del gobierno, ha empleado una táctica rastrera y miserable actuando de mala fe, no sólo contra los miembros de la plataforma, sino contra un pueblo ya de por sí enojado.

Este acto tan bien meditado ha conseguido el efecto contrario al que pretendía el señor delegado del gobierno, porque ahora el pueblo se siente atracado doblemente, una por la cantidad de mangantes y chorizos que nos rodean y otra por nuestros propios gobernantes.

Como vecino de La Aljorra manifiesto mi repulsa a esta práctica así como apoyo la decisión de la Asociación de Vecinos y de la plataforma ‘No más robos’ para pedir la dimisión del delegado del gobierno Antonio Sergio Sánchez-Solís de Querol por actuar de muy mala fe. Un político trabaja por, y para el pueblo, y debe, por lo menos, preocuparse de los problemas del mismo, y sobre todo, tener la delicadeza de gobernar sin atentar contra aquellos que sustentan su sueldo.

Por cierto, alegaba este señor que no disponían de los medios efectivos para preservar la seguridad de los vecinos ante la manifestación y, qué curioso, que incluso habiendo prohibido la manifestación, en el lugar y hora donde se iba a celebrar, habían hasta cuatro patrullas entre guardias civiles y policía local, dispuestas a encargarse de dirigir el tráfico para evitar cualquier percance ¿o estaban para tomar represalias contra los vecinos por si se nos ocurría manifestarnos? Nuevamente se demuestra que, para el delegado del gobierno, el señor Antonio Sergio Sánchez-Solís de Querol, los delincuentes y los que estorbamos somos los vecinos del pueblo de La Aljorra. Ha demostrado una delicadeza y sensibilidad para llevar este tema que brilla por su ausencia.

Gracias, porque ahora ya le hemos ubicado, se ha dejado retratar. A tenor de lo que veo y observo en la calle de nuestro pueblo me atrevería a decir que se aseguren de que no ocurra una desgracia de la que haya que lamentarse por no poner los medios adecuados,  porque entonces me temo que tendrá en la calle a un pueblo con otro tipo de medios menos pacíficos que esas pancartas que tanto le preocupan al Sr Antonio Sergio.
"Se debe gobernar con tacto y sensibilidad ya que se trabaja para las personas y no para borregos.

 

'Consejos para el Carnaval de Cartagena'

El Carnaval de  Cartagena ha sabido hacerse hueco entre las fiestas internacionales de interés turístico, hecho demostrado al pertenecer a la Fundación Europea de ciudades carnavalescas, y que a lo largo de esta semana con las chirigotas o la elección de la reina y mañana con el desfile que hace eco a esta festividad de nuestra ciudad portuaria.

Con la celebración del desfile, este sábado todos los cartageneros podremos disfrutar al máximo de la magia del carnaval por las calles de Cartagena, llenando la ciudad del colorido y alegría que caracterizan estas fiestas.
Son muchos los conductores los que deben de estar mas atentos a causa de los cortes de calle realizados a lo largo del recorrido en el que se desarrolla el desfile, y en donde es muy importante que sigan los siguientes consejos:

CONSEJOS DE TRÁFICO:

1.    CONOCER EL RECORRIDO DEL DESFILE PARA EVITAR ATASCOS.
2.    VAYA A PIE O UTILICE EL TRANSPORTE DE PÚBLICO.
3.    NO PARAR NI  ESTACIONAR EN DOBLE FILA.
4.    NO ESTACIONAR EN VADOS, ACERAS Y ZONAS PEATONALES.
5.    SI VA A PIE, ASEGURESE ANTES DE CRUZAR.
6.    NI UNA GOTA DE ALCOHOL AL VOLANTE.
7.    NO UTILIZAR EL TELÉFONO MÓVIL.
8.    CASCO Y CINTURÓN DE SEGURIDAD, SIEMPRE PUESTOS.
9.    NO SE DISTRAIGA DURANTE LA CONDUCCIÓN..

Además de los consejos de tráfico, me gustaría destacar que para los que más viven a fondo estas fiestas, me refiero a “las comparsas”, deben de tener claras unas normas de seguridad básicas para que el desarrollo del evento se realice sin ningún contratiempo y con la majestuosidad que define el carnaval cartagenero.

RECOMENDACIONES PARA PARTICIPANTES DEL DESFILE:
1.    ES IMPORTANTE QUE CONOZCAN EL RECORRIDO Y LAS VÍAS DE EVACUACIÓN.
2.    EVITAR EL USO DE PIROTECNIA, MUCHOS DISFRACES ESTÁN FABRICADOS DE MATERIAL INFLAMABLE.
3.    DEJE ESPACIO SUFICIENTE ENTRE COMPARSA Y COMPARSA PARA EVITAR ACCIDENTES.
4.    NO INGERIR BEBIDAS ALCOHÓLICAS.
5.    SEGUIR LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD ESTABLECIDAS POR LA ORGANIZACIÓN.
6.    EN CASO DE EMERGENCIA SIGA LAS INSTRUCCIONES DE POLICÍA LOCAL, BOMBEROS Y PROTECCIÓN CIVIL.
7.    SOBRE TODO DISFRUTE AL MÁXIMO DE ESTAS FIESTAS DE CARNAVAL.

   

De mi puño y tekla: Globalización del pánico

Tras los terribles sucesos de París y Mali, nuevamente vivimos asustados e instalados en una permanente duda y eso es lo terrible de nuestra situación  y sin que nadie nos pueda garantizar como superar el trance. Abrimos fronteras, procuramos facilidades y ahora, con tal forma de actuar ya no sabemos si estamos metiendo en nuestras casas a la hidra de las siete cabezas, a la cual no solo le proporcionamos refugio y entregamos confianza ignorantes de  como la utilizarán. Por el momento, depende de los distintos gobiernos el respaldar y ampliar los planes de seguridad de los países implicados.
Las decisiones que se toman por el temor a nuevos ataques de esta tropa de canallas, no siempre resultan ser las más acertadas. Corremos el peligro de que el IS, con  la facilidad actual para acceder a cualquier tipo de armamento , explosivos  e incluso el empleo de dañinos productos químicos ante futuros atentados,  adquiera dimensiones muy superiores. Llegado es el momento de olvidar reticencias y sacrificar algo de nuestra libertad en pro de la necesaria protección tal como han reconocido 7 de cada 10 franceses cuyo sentido de la democracia está más que reconocido.
Cuando leemos que  en Francia residen cinco millones de musulmanes y pensar que con solo un 1%, es decir, 50.000 ciudadanos, puedan vivir amargados,  sin empleo y cargados de odio, al margen de que practiquemos religiones e idiomas diferentes, el sentimiento de venganza es permanente  y habita en su ADN aunque solo sea para ejercer el  revanchismo.
Por el momento y como siempre, para demostrar la gran preocupación de gobiernos y políticos, se convocan reuniones del  mayor alto  nivel, tratando de encontrar soluciones, unido a las manifestaciones de solidaridad requeridas y obligadas, buscando una seguridad que el miedo nos impide asimilar, pero necesarias para resaltar nuestra afinidad contra el terrorismo.  Inicialmente se apela a la cortesía política, pero en estos momentos la diplomacia se convierten en algo inútil que en nada ayuda y menos soluciona. Los radicales islámicos están demostrando saber organizarse repartiendo el pánico más cruelmente.  Han aprendido a administrar mejor sus recursos y asesinan con una impunidad inaudita,  que posteriormente los medios de comunicación se encargan de que la noticia en minutos de la vuelta al mundo.
Dado el ingente volumen de ingresos con que cuenta la Yihad procedentes del petróleo, secuestros, trata de blancas, droga, donaciones, etc., utilizan un tipo de terrorismo más sofisticado que no orientan hacia los dirigentes políticos, sino hacia a una sociedad indiscriminada, normal e inocente. a sabiendas que con tales exterminios el efecto-maldad será muy superior. Su pretensión es que las matanzas en masa  se convierta en un desafío global  muy difícil de evitar para el mundo occidental, lo que nos obliga a contar con la colaboración de la comunidad internacional, sin escatimar recursos y mantenida a lo largo del tiempo. Justo es reconocer que muchos españoles, aunque siempre existen excepciones, sentimos envidia por el ejemplar comportamiento de la ciudadanía francesa y sus políticos  ante la barbarie padecida.
De alguna forma habrá que terminar con las salvajadas de estos bárbaros y en lo que a España respecta, gozamos con unos magníficos cuerpos de seguridad, investigación y ejército cuya eficacia y disciplina está más que demostrada de lo que nos sentimos altamente orgullosos.
 

La importancia de acudir a juicio con abogado

Asistir a juicio bajo la dirección de letrado puede marcar la diferencia entre tu culpabilidad o tu inocencia. Si bien es cierto que en determinados procesos judiciales no es obligatorio asistir con letrado, si es altamente recomendable, máxime desde la reforma este último verano del Código Penal, donde las ‘faltas’ han desaparecido para ser sustituidas por el llamado ‘delito leve’, que a diferencia de las faltas si genera antecedentes penales hasta seis meses después de la extinción de la pena.
Véase como ejemplo de lo relatado en el presente cuerpo, la reciente sentencia donde es el denunciado quien acude a juicio con abogado y no así el denunciante. Pese a que como cuestión previa la letrada solicita el archivo del procedimiento por considerar la falta de infracción penal, no siendo admitido éste por oponerse la parte denunciante, finalmente se absuelve al acusado del delito leve de maltrato sin lesión y se condena en costas a la parte denunciante.
El caso en cuestión tuvo como marco el juzgado de Instrucción número 1 de Cartagena el pasado 13 de octubre, siendo el origen la denuncia interpuesta diez días antes por ESM contra JACS por un posible delito leve de maltrato sin lesión ocurrido en la calle Real de Cartagena.
El denunciante afirmó que circulaba con sus hijos en bicicleta por la calle Real, y que al legar al pso de peatones, el vehículo del denunciado no se detuvo y le llamó la atención, diciéndole que era un paso de cebra y que debía cruzarlo sin ir montado sobre la bicicleta. Continúa el relato indicando que se puso un poco violento y el denunciante le llamó ‘chulo putas’, respondiendo el denunciado con golpes con el puño en la cara y en la cabeza, que también le ocasionaron la rotura de las gafas.
El denunciado, quien estuvo defendido por abogada, por su parte dijo que detuvo el vehículo y, al ver al denunciante mover las manos, se bajó del turismo y le dijo que cruzase sin bicicleta, y que entonces el denunciante le dijo ‘hijo de puta’ y se cagó en sus muertos, cuando resultado que volvía del tanatorio del entierro de un familiar. Añadió que es cierto que con los dos dedos golpeó el casco en la zona de la cabeza, pero no en la mejilla.
La jueza expone que el parte del médico de Urgencias y el informe forense sólo reflejan dolor en hemicara derecha postraumático, sin que consten lesiones en el segundo informe. También apunta que el denunciante ‘olvidó’ en Comisaría declarar que además de la cabeza también recibió golpes en la cara y que le rompieron las gafas.
Como sólo están las pruebas “de las versiones contradictorias”, apunta la jueza, “el posible delito leve de maltrato sin lesión no ha quedado debidamente acreditado”, para después apuntar que el hecho de golpear levemente con los dedos el casco podría tener encaje en la antigua falta de vejaciones injusta, actualmente despenalizada. Así, JACS es absuelto y se declaran las costas procesales de oficio.
   

Pág. 4 de 31

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information