Desnudos

Escrito por J. Pellicer.

Desnudo,

como quién todavía no ha llegado,

como la palabra imaginada

y la caricia aún soñada;

desnudo como la huella del agua

de los surcos del camino.

 

Desnudo,

desafiando al nuevo día

con la belleza de lo que fue;

ramas erguidas –en voluntario ofrecimiento-

a la espera de la dádiva

del nuevo amanecer;

 

Desnudos al nacer y también al morir;

sólo vestidos de palabras por decir

y de tantas que olvidar;

desnudos ante la ofensa,

ante el castigo inmerecido;

desnudos ante el amor

y también ante su tragedia.

 

Desnudo camina el hombre;

a veces, en su triste desvarío,

ignora cuál su ropaje…

cual su camino.

Imprimir