Miserias y Grandezas ©

Escrito por J. Pellicer.

Manos abiertas o cerradas que piden sin saber,

y ojos cansados de ver continúan implorando justicia;

ese es su idioma, su única religión,

sus días tan largos, tan fríos y vacíos, esperándonos;

sus noches interminables en eternos infiernos convertidas,

donde los infames viles y poderosos señores del todo,

convierten en realidad las mas crueles pesadillas.

Por una moneda un cuerpo, por dos… una vida;

cuerpos rendidos, acabados…derrotados;

cuerpos que claudicaron y voluntarios yacen agónicos

esperando ingenuos sin perder la triste sonrisa,

el turno para entrar o salir de este mundo.

 

¿Donde la miseria, donde la grandeza?

 

La miseria del que impasible espera la súplica para dar,

la grandeza de quien pide otro poco para continuar.

 

Miserias y Grandezas, ¡donde cada una!;

miseria de la pobreza, grandeza de la riqueza… ¿Es así?

Mísero e indigente el que necesita…

¡Yo necesito!

 

Sentado sobre mi cartón mojado

viéndote pasar cada mañana a tu cínico gesto pegado,

me dejas aromas falsos de rosas mancilladas

y te alejas, arrogante y despectivo,

regalándome tus cínicas miradas

y tus medias sonrisas prestadas.

 

La grandeza del que pide

porque no tiene y necesita;

la miseria del que se pregunta

qué dar de lo que le sobra;

la grandeza y la miseria, las dos caras,

las que viven dentro y no luchan por salir,

las que esperan ser llamadas,

las que siempre vivas nos miran de frente;

aquellas que nacieron para dar y pedir

con la misma boca, los mismos ojos,

las mismas manos y el mismo corazón.

 

© (jpellicer)

Poema incluido en la Antología “La casita azul”. De Jaloque Creaciones.

Imprimir