Aún queda la esperanza ©

Escrito por J. Pellicer.

Aún queda la esperanza aquietada

por el mimo del susurro del nuevo día;

por la sublime fuerza del ánimo indestructible

que va quedando tras el obligado silencio

envuelto en su sonrisa,

que se aleja cabalgando en su espacio interior.

Aún queda la esperanza

como único resquicio

en este muro de lamentos,

como respuesta y teoría inconclusa

para calmar tanta inquietud;

para dibujar sin pinceles portentosos paisajes

donde los árboles en danza con el viento

pueden hablar regalando sus hojas,

y los ríos, -venas de la vida-,

rompiendo y acercando con su magia

todas las distancias.

 

Aún queda la esperanza

de volver a soñar;

de volver a ser todo lo que ayer

en la callada ofrenda al díos

que ninguno conoce,

hicimos con las manos libres

sin nudos ni ataduras,

dejando escapar el ansia…

de llegar a Ser.

 

© Jpellicer

Imprimir