PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

A estas alturas... ¡Mentiras las justas!

Escribía Alfonso Ussía que la “farsa”, cuando se hace bien se convierte en arte y de esto, nuestros dirigentes populares saben mucho, incluso algunos –los más- tienen curiosamente un doctorado en farsa, semianalfabetos/as que nos dirigen con innumerables sombras y escasas luces, cosa de la mediocridad política actual, acentuada en la ciudad de Cartagena y en el reino de Valcárcel. Una farsa es lo que se ha realizado en Cartagena este pasado viernes con el XV Congreso popular como fue el XIV, XIII,…y el domingo en lo que sea que fuera socialista otra, una farsa como las catorce anteriores, perdón, quizás las 10 anteriores, ya que entonces existían personas, que no personajes, de otra catadura moral y en esto no quiero decir que los actuales no tengan cata…dura.

Como no estamos escribiendo sobre personas que bailan en tablaos eruditos desafortunadamente, en lugar de citar a la RAE citaré a la Wikipedia o referencia gramatical popular, y así establece que; una farsa es un tipo de obra teatral cuya estructura y trama están basadas en situaciones en que los personajes se comportan de manera extravagante y extraña, aunque por lo general mantienen una cuota de credibilidad (regalan pitos y hamburguesas con gorras).

Pues tras el congreso, que no aventuraba sorpresas en absoluto, vuelve lo rancio, lo vetusto, lo arcaico o tradicional -por ser elegante con este último calificativo-, a liderar el equipo popular cartagenero, pero con tres salvedades, que cuanto menos acojonan, tres comediantes de papel couche, sin oficio ni beneficio que no sea  el pertenecer al PP cartagenero, personajes públicos sometidos a critica ya que subsisten gracias al erario de los cartageneros, que se supone pueden liderar el partido en un futuro inmediato y eso no sería significativo si no redundarán en el gobierno de la ciudad, y cuál de los tres presenta menos competencia, eso sí, están en la política desde su advenimiento ¡a la derecha de la madre! y eso les da credibilidad en su autócrata feudo, gestión cero,¿currículo?, menos que cero, y si pensamos en Segado, Cabezos y Bernal como posible alcalde de Cartagena es para llorar y aventurarse al suicidio, no seriamos ni tan siquiera una triste república bananera, seriamos algo que no seria catalogable si esto sucediera, circunstancia impensable si en la oposición no se encontraran otros personajes del circo mediático de la política socialista, a lo Bombero Torrero que es el PSOE murciano y por declinación gramática que no magnética el  cartagenero, un nido de víboras empeñados en descabezarse en lugar de luchar contra tanta ingesta de soberbia popular, pero faltaran años y varias legislaturas por desgracia, para que estén a la altura de Cartagena, ahora no son más que cómicos en un entarimado de desvirtudes sociales y oprobio filosófico, de hecho su Asamblea o lo que sea no ha hecho más que matizar, otra vez en lo rancio, su concurso de acreedores, más de  lo mismo, a veces creo que hay un pacto entre ambos partidos de servilismo y tranquilidad, mientras los puestos estén asegurados, tanto en el Ayuntamiento como en la Asamblea, discurso de besugos y nada más.

La política actual ha convertido a los partidos políticos en verdaderas sectas autócratas donde no se permite la crítica, donde se está a favor o en contra de una figura y de su ideario, no hay militantes, hay servilismos, hay lacayos sin librea en pleno siglo XXI, solo estómagos agradecidos y algunos haciendo empresarialmente su particular junio, julio, agosto y septiembre, no se acepta ayuda de los militantes que están fuera del rancio circo familiar o de amiguismos intrínsecos, los congresos son farsas preparadas e inventadas con un guión claro para darse un mezquino e irreal, a la vez que mediático baño de masas, no se permite la democracia en estas entidades y el libre albedrío está menoscabado, todos van ya aleccionados o, simplemente no van, y lo escribo por experiencia, no me lo ha contado nadie, es una mierda hablando en plata y desgraciadamente nos gobiernan riéndose de nosotros.

Hasta que no haya listas abiertas y los cartageneros podamos elegir a quien queramos, no a personajes impuestos a dedo por ingerencias del guión, estos seguirá siendo una cloaca llena de metáforas propias de su hábitat.

Es para llorar, no me creo que se nos pueda tomar a los cartageneros por el partido gobernante por seres tan imbéciles, Cartagena necesita gente de entidad y hechos demostrados, gente con pedigrí, gente honorable y gente querida y conocida por sus logros e historia, aunque sea reciente y desde luego, en estos personajes de pasillo de hospital no se da ninguna, ni por equivocación. Y del enjambre socialista del domingo mejor ni citarlos, ni lo merecen.

Alguien dijo que “Las personas no son ridículas por lo que son, sino por lo que quieren aparentar ser”. Espero que si en pocos años, de cara a las siguientes elecciones, se nos impone algún personaje de esta índole, Cartagena se subleve en perfecta y armónica desobediencia civil y se anulen tales patrañas. Por otro lado, hay una reflexión tácita,  si el partido popular está en estas manos como futuro y mirando oscuramente a los del pasado, se asemeja muy mucho al desolado PSOE cartagenero, ¿quien da más?, me da vergüenza ajena, y encima haciendo galas congresistas emborrachados de soberbia y de cicatero  éxito, simplemente ¡patético!. Y además se disemina el éxito de la aprobación de los presupuestos a la par que el congreso como síntoma de sanación, mas mentiras…, tendremos palacete de los deportes gracias a la nueva empresa de lubricantes, si no, no lo tendríamos, aunque dudo que no sume más dinero, pero será otra vez como el auditorio, a precio de oro, ¿porqué me recuerda al caso Palma Arena aunque no tiene similitud?, pero me viene a la mente, sin querer… cosas de los caprichos cognitivos, ¿o no es epistemológico que se salven los presupuestos a costa del descalabro del ciudadano de a pie manteniendo puestos de irreverente cargo de amiguismo en los tiempos que corren en el Ayuntamiento?, ¿o no es irreverente que formen parte de la Junta de Gobierno del Partido que a su vez conforman el municipal personajes con empresas implicadas en el transcurrir diario local como si de ello formara parte inherente, empresas que se sustentan del turismo, del mantenimiento arqueológico y la seguridad en playas?, esto es para mear y no echar gota, será legal, o no, pero es amoral a todas luces y transparencia  poca y si estos son los paradigmas y el decálogo de lo advenidero, ¡que Dios nos pille confesaos!, vaya banda que hay en casa, como decía el todopoderoso Rajoy.

Dejaremos algo para la carta a los Reyes Magos de Oriente o lo que sean y pediremos pormenorizadamente y argumentándolo, como siempre, por el bien de la ciudad la retirada de parásitos sociales que los hay, de uno y otro color, y como decimos por aquí, ¡a pajera!  El problema es que en la vida real la farsa solo existe para los espectadores, en este caso los ciudadanos, no para los actores que, incluso se lo creen. Decía Andrea Mucciolo; “Adoro cuando los otros piensan mal de mi, pues no corro el riesgo de quedarme desilusionado si cambian idea”.

“La política central, regional y local española es un circo, sin ni siquiera domadores, malabaristas y demás artistas, sólo payasos –sin animo peyorativo- que hacen un verdadero arte de su profesión y no es hacer reír».

Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.