PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

La incultura de un pueblo

Sin duda, el paisano Pérez reverte está acertado cuando asevera que la incultura es una bestia manipulada por los fanáticos y canallas. Y Así…, el pueblo español ha ido cayendo en la trampa de la falta de educación, respeto, valores y cultura, pero no la del 21% que lamentablemente limitan en lo mediocre y en dar sustento a una retahíla de vividores de nuestro erario, que curiosamente se creen superiores al resto, y soezmente, nos atacan e insultan a nuestra inteligencia con la mediocridad de sus obras, -si se les puede llamar eso-, esos los mejores, los peores se forran a base de mensajes rancios de falsa libertad o prejuicios inventados en sus mansiones de Miami y otros lares enriquecidos, claro, y sin compartir, un ideario falso y chabacano con el que embaucan a los espectros de la izquierda. Las herencias culturales de este país no son las de los Toledo, Almodóvar –por mucho frívolo óscar que le hayan dado-, Bardem, Juan Diego y demás. Las herencias culturales son las de Lorca, Hernández, Larra, Josep Pla, Salvador Dalí, Muñoz Seca, Miura, Pemán, Machado y demás, precisamente parte de la memoria realmente cultural de este país que quieren destruir los catedráticos de alcoba, de pachuli y pañoleta de nuestra memoria histórica más contemporánea. Estúpidos engreídos.
"Decía Confucio que  había que transmitir la cultura a todo el mundo, sin distinción de razas ni de categorías", claro que, una vez que los falsos progres de izquierdas, los neo burgueses jacobinos ocupan cargos de responsabilidad pedagógica en nuestro sistema de enseñanza, y en base a estos falsos preceptos irrumpen con ideario trasnochado a jugar con las mentes en pubertad, pueriles, hacen lo fácil, como buenos sociatas de media izquierda, manipular a los huérfanos de nomas y estructuración familiar y chocar con los de carácter firme, con o sin ideario, de uno y otro color, con los no manipulables, y esto se paga producto del revanchismo maligno que es el capítulo primero de su decálogo.
Los cambios de leyes consentidos por los conservadores triviales y exacerbados por la izquierda, aquella de González y más reciente el “buenismo” estúpido y el todo vale de Zapatero, han convertido varias generaciones en dos concepciones antagónicas, los pensadores, y emprendedores despejados, “los listos que diría mi madre” que nos dan lecciones y los que viven del sustento social, de la mendicidad cultural, parcos inteligentemente e ideológicamente, “los espabilaos” que diría la Señora Andrea, caldo de cultivo de radicalizaciones absurdas, trasnochadas y fracasadas, con un discurso absurdamente libertario e ignorante. Decía Machado; “Cuatro principios a tener en cuenta: Lo contrario es también frecuente. No basta mover para renovar. No basta renovar para mejorar. No hay nada que sea absolutamente empeorable”.
La televisión y sus canales triviales, o aspirina del indigente moral e intelectual, es un ejemplo claro de cómo vivir del cuento sin hacer nada, es un ejemplo de la ley del mínimo esfuerzo socialista, vemos como analfabetos integrales se permiten el lujo de escribir libros, pintar…, bueno, y hacer música. Cultura del 21% en su máxima expresión, eso sí adornado con alucinantes sazonadores. Mientras el esfuerzo se castiga más que se premia en la comparación diaria con el destierro de los listos, los enchufados o “espabilaos” son más numerosos que los sacrificados y producto de ello aparecen profesores de Universidad que no dan la talla ni para escuela de verano, licenciados de fortuna, del teatro de lo absurdo de Becket,  haciendo gala de discursos locuaces dirigidos a una población errante de ideas y conocimiento, donde el oportunismo y la nómada vanagloria temporal son sus metas, a pesar de la destrucción implícita de la que alardean. De ahí surgen irrespetuoso diputados con  narcótico y delictuoso pasado y presente catapultados como héroes de la revolución proletaria, o chabacanos líderes de la ruina de un país, que darán que hablar.
A colación de los partidos emergentes con discursos maleducados e impresentables, impertinentes y vanidosos, retomo una cita de su libertador de cabecera, Bolívar “Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción.” Pues aquí no, aquí podrán gobernar, mal gobernar los perdedores con ansias de protagonismo y venganza, como se pretende hacer en España, sirva de tétrico ejemplo Madrid, Zaragoza, Cartagena, Cádiz..., etc. El fracaso es sonoro, la incompetencia en la trimilenaria es manifiesta y se adorna con la adjudicación de comisarios políticos en los estamentos, y con discursos de feriante, y precisamente son los “espabilaos”, no los listos los ocupadores, que no ocupantes. Aquí como allí, los perdedores soberbios gobiernan, craso error, marcan tres concejales podemitas el camino a la gestión fotográfica del alcalde y su consorte político, le echan capotes morados en los plenos y exigen dadivas escondidos tras de la puerta. Reza el refrán, dime de que presumes y te diré de qué careces. ¿Seriedad?
Si a esto sumamos la cantidad de sinvergüenzas que nos han gobernado “dedocraticamente”, los que nos gobiernan actualmente, y los que, vitoreados por los esclavos de la ignorancia se asoman al balcón con la cultura de la violencia y la venganza por bandera, tenemos el cóctel perfecto para convertir a España en otra república bananera de fortuna como la Venezolana. Y cito a otro líder de alcoba, Zapata; “La ignorancia y el oscurantismo en todos los tiempos no han producido más que rebaños de esclavos para la tiranía.” “Tiranía”, profunda reflexión.
“Para nosotros, la cultura ni proviene de energía que se degrada al propagarse, ni es caudal que se aminore al repartirse; su defensa, obra será de actividad generosa que lleva implícitas las dos más hondas paradojas de la ética: sólo se pierde lo que se guarda, sólo se gana lo que se da.
Enseñad al que no sabe; despertad al dormido; llamad a la puerta de todos los corazones, de todas las conciencias. Y como tampoco es el hombre para la cultura, sino la cultura para el hombre, para todos los hombres, para cada hombre, de ningún modo un fardo ingente para levantarlo en vilo por todos los hombres, de tal suerte que sólo el peso de la cultura pueda repartirse entre todos, si mañana un vendaval de cinismo, de elementalidad humana, sacude el árbol de la cultura y se lleva algo más que sus hojas secas, no os asustéis. Los árboles demasiado espesos, necesitan perder algunas de sus ramas, en beneficio de sus frutos. Y a falta de una poda sabia y consciente, pudiera ser bueno el huracán.” Machado, ¡aprended estúpidos!

Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.