PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

Sin epítetos épicos

Difícil época la que nos ha tocado vivir a los españolitos de a pie, no a los que van en carreta y a los que se creen que viajan en carroza, así, algunos, viviendo su particular cuento de hadas ajenos a las realidades, otros viviendo su única realidad ajeno a los efímeros e inventados cuentos de príncipes y disfrutando de las impropias desviaciones de esos protagonistas de fortuna al que dieran alma literaria los Hermanos Grimm, Oscar Wilde, Babette Cole o Antoine de Saint-Exupéry, entre otros, que nos han dado moralejas de valentía, prudencia, mesura, honradez y gallardía, calificativos o epítetos que sin ser épicos sí lindan con la utopía más determinante. Y en este contexto paradisiaco, etéreo y sobre todo aranero por embaucador y chabacano nos situamos. Podríamos emplazarlos en las puertas de la decepción política, dícese, de promesas y banderas alzadas que al final se quedan colganderas ante la irreflexiva realidad, o lo que es lo mismo, de cuentos…, y de cuentistas…
La escritora norteamericana Irene Peter, entre otras reflexiones sobre la cruda realidad y la paradoja cuentista a la que nos vemos abocados sentenció;  “Aunque todo sea diferente, eso no significa que algo haya cambiado.”, y efectivamente, todo es diferente pero nada ha cambiado y en este caso, quiero alejarme del despropósito político-social nacional, al que algunos se han encargado de banalizar, alejándome de los “estúpidos contemporáneos” que alimentan como parásitos su propio ego con mensajes independentistas caducos y absurdos, propios del medievo.  Apartándome de los muertos de hambre sociales que, amparándose en una irrealidad hacen de sus vidas y de las que gestionan, esa es la pena y la tristeza, la gestión más miserable, superficial y anodina.
Y en paralelo –horizontal- aquí me quedo, en la Departamental, en la Trimilenaria, en la Cartagena que fue y es cuna de grandes artistas de la palabra, de las artes, de la navegación, de la ingeniería, de la gestión, y de Grandes Nobles sin título nobiliario, nada ha cambiado…, seguimos inmersos en lo trivial, producto de escarceos entre partidillos políticos con protagonismo patológico de psicólogo (MC, C´s o CTSSP y algunas siglas más…, seguro) y otros determinantes venidos a menos, claro está, el lamentable Partido Popular y sus lamentables representantes con oscuro pasado, vacío presente y sin futuro.  Luego llega la chabacanería hecha piruleta que es el PSOE, cada día más mediocre, más trivial y más fantástico, viviendo en la realidad de un cuento de hadas con Blancanieves y 5 enanitos. No cabe duda que el contenido no está a la altura del continente desde hace décadas, y eso lo pagamos todos, pero viendo la estupidez del jefe en Madrid, no podemos esperar nada más que desconfianza y ordinariez política.
Aquí, los elegidos para la gloria, ya habían convertido hace meses el Pleno cartagenero y “allende mar” en circos de fortuna, en un monstruo chabacano y ordinario derivado de la permisiva democracia española, la misma que nos trata a todos por igual, la misma que nos hace avergonzarnos en ocasiones y sentirnos orgullosos en otras, y además, esa es la pena, permite el acceso a los “sintecho intelectuales” a cargos políticos y asientos destacados.
Ahora le ha tocado al Eje de nuestro Estado de Derecho, al Congreso sufrir a todo tipo de arrogantes personajes inadaptados, necios trapecistas de las palabras, chorizos de mercadillo, que los hay, y demás seres de la farándula política actual, no tienen desperdicio y van a vivir de nuestros impuestos. Hacer, van a hacer poco.  En el epicentro de la Democracia Española, vanos a escuchar tonterías y bobadas para rellenar bibliotecas, por momentos nos parecerá haber retrocedido un siglo, escucharemos charangas de república bananera y argumentos de TBO, ¿tenemos lo que nos merecemos?
Como en los cuentos de Calleja, aparecen “salvapatrias”, personajes que se arriman al sostén político aireando vergüenzas y despropósitos, pero los argumentos son distintos, Cartagena no levanta cabeza. “Todo es diferente pero nada ha cambiado…” El discurso de la hipoteca esta caduco, ya caducó con un gobierno nacional que culpaba al anterior, y ha caducado con un gobierno local que culpa al anterior pero, excusas, como decía la escritora norteamericana Peter,  el gobierno local se queda inerte e inflexible ante las opciones a tomar. “La ignorancia no es excusa, es la cosa real” o como decía Jardiel Poncela, “el etcétera es el descanso del sabio y la excusa de los ignorantes”. Y el ciudadano se cansa de excusas y de ignorantes.
Así, esta ciudad en pleno invierno parece estar perdida en el otoño, dado la alfombra de hojas secas que, han vivido una Navidad en plena calle arropando a la triste calzada, triste y sucia. Una calzada que por doquier ha estado anegada de dejadez y falta de aseo. ¿Excusas?
Justificaciones, atónitamente permitidas de imprudencias administrativas de concejales en activo, digo imprudencias por ilegalidades, así creo que, el principal fin del Consistorio ha sido la venganza, no ha hecho nada factible ni argumentable, desde su génesis se ha encargado de rescatar a personajes repudiados del anterior gobierno y de la sociedad política, por hechos amorales con responsabilidad y apartados,  otros por dudas de confianza y de gestión, y así… otros cuestionados y descabezados.
Profesionales que han huido del aquelarre como el Jefe de la Policía, y ahora no levanta cabeza el cuerpo, ¿Qué pretende con ello el primer edil y el concejal desafortunado y desacreditado? Otros expedientados por argumentos de patio de colegio, más excusas, otros despojados de sus cargos y relegados a puestos infravalorados, ¿excusas?
Creo, algo imposible, que ahora hay que pedir excusas por engañarnos, y con un mínimo halo de dignidad abandonar la aventura antes de caer en al trampa del ridículo. No he escuchado al alcalde pedir perdón a estos reos de la mediocridad, no he escuchado al alcalde, tan beligerante en toras ocasiones afines, levantar la voz en contra de su desgobierno, de la ineptitud y la incompetencia de la ADLE, del escarnio ilegal de su Concejal de Seguridad, del desasosiego por ignorancia del desarrollo turístico y el trampolín nacional e internacional. Y ahora también los juegos de rol con los colegas más que las jugadas de ajedrez con los bomberos.
La realidad es triste, ¿dónde están esos mensajes beligerantes del primer edil en épocas de oposición,  en contra de la injusticia y la imprudencia y de la ilegalidad? , los palmeros siguen pero, ¿Dónde están las salidas de tono, las rancias maneras televisivas y a la retahíla vetusta del primer edil contra los desvaríos del Concejal de Seguridad y de los arrumacos justificativos de la cuestionada princesa de cuento de la cabalgata socialista?
Si no somos todos iguales, -eso es lo que demuestra- y más después de haber dejado ya, e intentar dejar cadáveres políticos y laborales en seis meses por el camino, vayan pensando en irse, ayer mejor que mañana y si hay que hacer de nuevo elecciones, pues mejor, y llévense a los opositores en pleno, de todas formas, poco futuro político se avecina a este matrimonio de conveniencia.
Es una postura totalmente indigna, primero que el concejal de Seguridad, no haya dimitido, que su jefa lo arrope y no lo hayan dimitido a las bravas y encima, que lo defiendan. Es Increíble el ejercicio y la lección de hipocresía que no se merece esta ciudad.
Así que sigo guardando un protagonista para mis huérfanos epítetos épicos como Campeador, el de la barba vellida, el que en buena hora nació, etc. Echo de menos al Mio Cid y su Cantar.

Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.