PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

¿Qué he hecho yo para merecer esto?

¿Qué he hecho yo para merecer esto? Que diría la asistenta de un lacónico largometraje. Podría ser la sinopsis de la película de Almodóvar del mismo nombre, demasiado gentilmente apoyada y premiada…, pero no.
Es nuestra más dura y real situación, o al menos es mi siempre humilde y posiblemente equivocada opinión, todo depende ante quien lo esgrimamos, si es ante los representantes del municipio, seguro o de nuestra primera autoridad municipal, sin duda estoy equivocado, “fueraparte”, un cargo ocupado por la casualidad más caprichosa, y posiblemente con cercana fecha de caducidad al igual que el ilustre presidente de la Comunidad y perdón por lo de ilustre, a saber…, debido a los malos matrimonios o maridajes políticos, que no culinarios entre el rancio vino peleón y el melón de luna de nuestro campo trimilenario, pues…, me alentaría el referido con noble y estentóreo lenguaje, que diría el novelista Inglés Aldous Huxley “Cuanto más siniestros son los designios de un político más estentóreo (ruidoso) se hace la nobleza de su lenguaje” y yo aceptaría sin requiebros, claro. Y no tenemos dudas que, ante la flaqueza de la oposición, hoy un PP cartagenero convulsionado por el derroche en su cortijo, basado en su mediocre espíritu, aptitud y actitud pero ganando una guerra sin participar en batallas gracias a los aspavientos del trasnochado salva patria de turno que le hacen el juego, y junto a los conciudadanos y Ciudadanos del teatro de lo absurdo de Becket, víctimas de su propio victimismo. A esto lo aderezamos con la nueva y oportunista falsa progresía, incomoda por político interés de los sucedáneos del “Sí se puede” que vislumbran una Oposición municipal cartagenera contemplativa que diría la santa de Ávila, y con un cromático y ornamentado PSOE que no sale de su hábitat habitual, como dice su jefe, el zapaterismo más profundo y caótico envuelto en grescas de despacho por el ansia de poder, pues sí, humildemente y sin levantar la voz ni insultar a nadie, con la base de la buena educación y el respeto por bandera, tenemos un circo político y mediático en esta ciudad. ¿Qué hemos hecho para merecer esto?
Alguien dijo que, “El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona”. Yo no soy sabio pero dudo constantemente, sin embargo, estamos presenciando y asistiendo permanentemente con enjundia a afirmaciones completas, descalificaciones profesionales y lo que es peor, descréditos personales abyectos no vinculados que son la esencia del personaje público y de su mochila, sustentada y aseverada en corrillos de plazuela. Plenos cada vez más vacíos de elegancia y sabiduría y por derivación directa, en bravuconas tertulias de bar reflejadas en diarios de barrio. ¿Qué hemos hecho para merecer esto?
Pero ahora estamos inmersos en paralelo, tangencialmente para los más osados, con la dinámica del voto y el mercadeo de la palabra. Como Gloria, la hacendosa que no hacendada asistenta del film “almodovariano” que  no “almodovareño”, España no tiene un minuto libre. La casa de todos, la piel de toro nos propina entretenimiento suficiente para todo el día, para toda la semana. En lugar del taxista se aprietan en mundana morada obreros desmoñados, macarras políticos y hasta algún que otro lagarto, además de otros especímenes.
Los cuarenta metros cuadrados de vivienda que comparten los protagonistas, su marido, la suegra, dos hijos macarras y un lagarto malhumorado bien podrían ser los cuarenta ladrones del cuento de la lechera de este país.
No es una mujer feliz, no es país feliz, como muchas españolas no han gozado de las mismas oportunidades que otras de noble cuna. Además de un abismo de incomunicación, se cierne la sombra del fracaso y la deriva, decepción y desengaño del cual sigue el país enamorado. Y curiosamente una de las pocas habilidades del compañero de cama puntual consiste en falsificar o distorsionar cualquier letra alejándola de la realidad, a la perfección.
La protagonista del devaneo del 20 D, España, no atraviesa por un buen momento, la farmacéutica catalana que no cobra le ha negado las anfetaminas que la ayudan a estar despierta y poder trabajar 18 horas al día, los voceros se asoman a la puerta y otros a la ventana como si de una treta funambulesca con cabra y todo se tratara, con pelo y sin pelo, con barba y sin barba, a lo zapatero remendón y al Velvet con audiencia a lo “Simplemente María”, el chocolate del loro o el entretenimiento del pueblo. Pero el país sufre un tremendo síndrome de abstinencia. La madre de todos los debates, los cara a cara, los culo a culo, la irremediable comparsa del mercadeo de la palabra y de los medios, la caravana tétrica del desafecto y la antipatía política, y el Sufragio Universal.
Y así, como la propiciada por el conyugue a nuestra protagonista, inmerecida y despiadada, la metafórica bofetada que nos aguarda en el camino será como la de Cartagena o la de Murcia a gran escala, sonora y sonada. No tenemos la pata de Jamón para derribar de un “jamonazo” a tanto  filibustero del siglo XVIII o a los fariseos, esenios, saduceos o zelotes XXI siglos después del nacimiento del Mesías.
Hoy, mesías de plástico, de porcelana y de plastilina nos inundan con la verborrea del mercader de oficio, ofreciendo las mieles del éxito y descubriendo la pócima de la felicidad y el estado del bienestar para su beneficio y el de los suyos… Tras los resultados de las municipales y las tangibles y fracasadas amalgamas de colores y signos, las misas que sola han traído venganza, inquina, desasosiego, populismo y banalidad y a alguna hasta una carroza. España vive después de más de una década de despropósito político su propio Síndrome de Estocolmo y posiblemente no es capaz de discernir entre lo sano, vital y honrado y lo casquivano y chabacano…, ese es nuestro destino. ¿Nos tapamos la nariz ante la urna o nos arrojamos al precipicio? ¿Qué hemos hecho para merecer esto?
Resumo, no para cortitos…, sino para acelerar la lectura cansina y aburrida, si ante la debacle de signos en las elecciones de mayo donde los retales que han formado los navíos hacen agua como en Cádiz, Barcelona, Madrid, Zaragoza o Cartagena, sin ir más lejos. Ante los populismos de bar, los protagonismo frustrados. Ante las miradas al pasado siendo Zapatero el dignificado por el PSOE. Me quedo con los mendaces o ilusionistas demostrados como Ayala, que sigue con el mismo discurso de hace cuatro y ocho años, vendiendo su propio fracaso con un fracasado aeropuerto, un fracasado AVE, un fracasado puerto, unas fracasadas desoladoras, pero con un nada fracasado sueldo, el fracaso subvencionado por los murcianos por imperativo del Virrey Valcárcel, junto a la consorte de Pujalte, ¡casi na!, viene con contactos incluidos. También con Teodoro que juega con el tesoro, y con la Diva retirada en su posible mausoleo y descojonándose de lo que hemos “heredao” en la Trimilenaria, a este paso la hacen buena…. Pues no, a ella no, la papeleta sepia al viento, para lo que valen.

Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.