PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

Teatro de la Pasión... política en Cartagena

Decía Cicerón, medio siglo antes de nacer el que hoy remedia y da paz a las almas cristianas; "Hago más caso del testimonio de mi conciencia que de todos los juicios que los hombres hagan por mí", sin duda alguna, esta es la metáfora cognitiva de nuestra sin par alcaldesa, lejos de alejarse de esta trimilenaria y honesta tierra, ha entrado, como hace tres mil años pasara en Jerusalén, en un juego teatral político-romano pero alejado de los preceptos del significado que en aquellos lejanos tiempos supuso el sacrificio de Jesús. La conciencia de nuestra alcaldesa es impenetrable al juicio de estos fútiles y anodinos cartageneros que, no estamos a la altura de tan privilegiada mente lucense que, como hace tres mil años, en un teatro lleno de estafas, corrupciones y traiciones, vuelve  resurgir de sus cenizas para encabezar una enésima candidatura municipal en un pueblo aletargado y condenado al ostracismo político más virulento e irreverente de estos últimos treinta años de cruel y manoseada democracia, el mancillado teatro político de la pasión con minúsculas de Cartagena.

Así, la que fue María Magdalena hace unas pocas jornadas y lloraba por las esquinas de la Calle de la Amargura como víctima nada circunstancial del rancio paso de los años, del vetusto sistema de gestión implantado, caro, desproporcionado y despilfarrador para el ciudadano, y del apoltronamiento generalizado de sus huestes, en un revulsivo acotamiento de la nobleza, como la de aquél pelicano que se martirizaba para dar de comer a sus polluelos, se presenta como un víctima del sistema que ella generó y el que acató, un sistema político hecho a imagen y semejanza de aquél virrey que hoy vaga su pesar y su temor por tierras extrañas y que suman desconcierto, desconfianza y sobre todo sospecha, mucha sospecha, más todavía, incluso ministerialmente al juez y al fiscal.

Comienzan, tras estas jornadas pasionalmente festivas, a tomar forma las demagogas actuaciones, más irreales que ficticias, de la carrera hacia las urnas, consultorios en pedanías, obras que no son amores, seguridad sin escatimar horas extras municipales, etc, etc, etc., todo en una orgia de promesas electorales dignas de la mayor bacanal de la ilógica y el tardo razonamiento romano.

Aparecen en su trono de plastilina, por un lado los romanos, lavándose las manos y ajusticiando con el beneplácito judío a la víctima que, en este caso tiene nombre de ciudad aunque sea casi tan sacrosanta y divina como el Creador. Se acercan posturas entre patricios y plebeyos, estamos en época de elecciones y curiosamente los plebeyos designarán a sus particulares patricias y patricios, o sus particulares verdugos, algunos ciegos de ignorancia aún ven en la diva a la pretora salvadora, que en lugar de lavarse las manos, descarga irreverentemente en los subalternos, en la plebe, en sus súbditos las responsabilidades de su incompetencia o desliz, como en el affaire de Novo Cartago  o la “desamortización de Varcálcel en el Mar Menor”, o con el churro por fracasado nuevo palacio de deportes, o lo que sea que vaya a ser eso. Haciendo incompetentes a los únicos competentes en el consistorio cartagenero que son los más alejados a la clase política, técnicos y demás funcionarios, triste por vergonzoso pero real y ordinario. Pero además, otros, y sobre todo otras, la idealizan casi como una diosa romana, curioso...

Por otro lado, y como parte de este cruel "juego del rey" electoral, se azota o flagela a este santo pueblo, y se le corona de espinas, y además se le enjuga el alma con ironía y la carcajada absurda por parte de burdos sayones con marchamo, por no decir divisa carmesí en días patronales.

Ahora, interesa dar entidad de ciudadano por conveniencia a los “no ciudadanos” como en la antigua Judea y sobre todo se vuelve a repudiar la esclavitud del votante, hasta después de la selecciones que no elecciones pues han sido preseleccionados como en un reality show los aspirantes al artisteo municipal y regional. Nombran escribas a modo de directores de campañas, no a lo más acertado, pero sí a lo más despejado –con un par-, intereses de personas y de partidos, pero no de sano interés popular, que nadie se engañe, egoístas y ególatras en un circo lleno de fieras mitológicas que se devoran entre si. El listón está muy bajo y al final entre familiares y amigos, todo queda en casa.

No sé cómo va a justificar el diputado Segado y demás publícanos peperos, los grandes, costosos y sospechoso fracasos de este sin par Consistorio, no hay en la historia de Cartagena un equipo de gobierno más trivial que el actual y “la que se avecina”, tétrica tragicomedia.

Por poner ejemplos y evidencias; en la región, el desconsolado y malogrado aeropuerto, las gravosas obras faraónicas del “agua para todos”, las desaladoras, inútiles en un sitio como este y un lastre económico. El desaguisado y la ineptitud en la gestión lorquina de la recuperación tras el terremoto cruel y despiadado, que ha privado para situar a más amigotes en oficinas y cargos virtuales. La mentira de Paramount o Contempolis. En Murcia, con el tema Condomina creo que ya es bastante, y aquí, joder, en la Trimilenaria hemos sufrido lo banal y mediocre hasta doler, como él despilfarrado Auditorio que por menos, otros han ido a la cárcel. La ocurrencia del Barrio de Emprendedores, ¿“eso que es lo que es”? El Palacio de los más indecorosos deportes, Puerta Nueva y los decomisos púnicos entre Roma y Carthago. La templanza luminosa nocturna a la que nuestra regidora nos tiene sometidos. El desconsuelo por el abandono en barrios y pedanías, o la colocación de seres inherentes al partido popular cartagenero gestionando sus propias empresas en estamentos municipales para beneficio propio, y más…. Y esto lo hace la diva sin despeinarse y sin hacerse la permanente, que si va a la peluquería…, en fin, un desastre de gestión y ello con un equipo de incompetentes que solamente viven de la política, sin oficio y mucho beneficio, solamente por que son amigos y vasallos de la diva y del virrey, a esto le llaman personas de confianza, coño, ¿contarían conmigo?, yo no soy de confianza y además tengo oficio, y pienso y actúo y no como una marioneta, no doy el perfil. Esto le ha pasado a óptimos alcaldables defenestrados por lo ruin y mediocre actual, no dan el perfil por validos.

 

Curiosamente, son muy conscientes de que la ignorancia por temas políticos está establecida en la ciudad y en la región, son más los ajenos a los debacles políticos que los críticos y seguidores, y eso le da un grado de ventaja, un grado y eso supone que no saquen mayoría absoluta y se vean entre las cuerdas. Enfrente, con más fortuna que merito aparecen los fariseos, esos neo comunistas con distintas identificaciones que se mantienen en preceptos fracasados tardo reformistas como los fariseos de la antigua Judea y con pasiva resistencia contra el Imperio Romano, sometidos por inanición. Junto a éstos están los Saduceos, que a modo de burda metáfora, conforman los socialistas de esta región, terratenientes de siglas políticas fracasadas que no ofrecen más que humillación por interés propio ante el prelado popular. Luego, los Zelotes, partidos satélites como Ciudadanos o UPyD y demás Movimientos que como aquellos reclutaban, éstos reclutan a sus miembros de entre varias “sectas ideológicas, descontentos” que lo intentan y no pueden, pero que le van a hacer daño a “la profeta” de los samaritanos cartageneros, y es triste ver a personajes de nuestra pseudo sociedad,  haciendo de bisagra y vendiéndose por unas monedas de plata como Iscariote, el Judas marrajo de nuestro entramado pasional cartagenero, por lo menos viste de morado... Lo dicho, La región y la ciudad están repletos de samaritanos que como entonces, díscolos del judaísmo, solamente reconocían a Moisés como único profeta y esto es una ventaja pero no un éxito por anticipado del PP ni de Barreiro. El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona. Aristóteles

Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.