PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

La Colmena

Metáfora de la actualidad social. Cela desarrolló en aquella posguerra del aquél –lejano- siglo pasado, un retrato que podíamos tratar de costumbrista, un realismo social, un pálido reflejo de una humilde sombra de la cotidiana, áspera y dolorosa realidad en la que se situaba la España de principio de los cuarenta, ahora inmersa de nuevo en ese costumbrismo social, en esa cotidiana y áspera sociedad sufridora, si bien no hay más culpables que los ciudadanos que hemos sido engullidos por la hipocresía de la mediocridad política y lo hemos permitido, como en épocas anteriores, dícese primera y sobre todo segunda república.

Este pequeño artículo es una oda a la obra del Nobel por su denuncia de la realidad sociopolítica española de antaño y la actual. Como aquel grupo de tertulianos que se reunían en el Café La Delicia a desenmascarar sus propias miserias, las hoy generadas por un estado de bienestar trasnochado que se ha unido a la desolación familiar, laboral y social, una situación donde, a pesar de la castrada globalización y donde los adalides de la mediocridad y la soberbia, parásitos sociales en otros tiempos, han alcanzado para nuestra desgracia el “sumun” de la vanidad, por trivial. Personajes del tres al cuarto que han hecho una carrera vacía de moral pero adinerada en lo que hoy llaman política, aquí en nuestra ciudad, en nuestra región y en nuestra maltrecha España. Un rosario de mentiras e irresponsabilidades entrelazadas por el fino hilo del esparto de la prevaricación y las mentiras, donde se nos ofrecen caramelos contaminados y envenenados de ficciones y quimeras por parte de los que nos han de arreglar la vida. Un lugar donde para gestionar un ayuntamiento, una región o un país no es necesario más que la amistad y la deuda de favores, y luego a desarrollar algo que se llama demagogia, apariencias y demás mercadeo costumbrista.

Decía Cela sobre la segunda edición de su censurada obra que, “En el mundo han sucedido extrañas cosas, pero el hombre acorralado, el niño viviendo como un conejo, la mujer a quien se le presenta su pobre y amargo pan de cada día colgado del sexo -siniestra cucaña- del tendero ordenancista y cauto, la muchachita en desamor, el viejo sin esperanza, el enfermo crónico, el suplicante y ridículo enfermo crónico, ahí están. Nadie los ha movido. Nadie los ha barrido. Casi nadie ha mirado para ellos”, como ahora, solamente superficialidad.

Mis artículos y otros tantos son como “La colmena”, es un grito en el desierto; es posible que incluso un grito no demasiado estridente o desgarrador –a veces silenciado por los mal interpretados poderes fácticos-. En este punto, jamás me hice vanas ilusiones como decía Cela. Pero en todo caso, mi conciencia bien tranquila está…

Llegamos a un punto en el siglo XXI como en el pasado, en la incertidumbre de los destinos humanos donde los protagonistas no pretenden conseguir o hacer nada especial en la vida, simplemente pasarla y donde no se sabe que ocurrirá al día siguiente, pues quizá al día siguiente no tengan para comer. Además, hay temas secundarios como el sexo deshonesto, el hambre y la pobreza, que van unidos, la sociedad y los personajes de la obra están en continua preocupación por lo que depara el futuro; el aburrimiento; la hipocresía y la humillación. ¿Les suena…?

Nos vemos abocados a los iracundos mercadeos de Mas, el astuto caradura que ha encontrado un filón de populismo en el populacho catalán. De Pablo Iglesias y su demagoga y oportunista formación que nos engaña amparándose en la frustración social, una formación deprimente y luctuosa, yo diría que hasta carroñera porque se nutre de los pobres cadáveres sociales, víctimas de esta herrumbre política actual. De los desatinos del PSOE con su “queda bien” de turno, Pedro Sánchez y las peleas internas de poder, no de apoyo, ni en lo local, que parece un vergonzoso circo de titiriteros. O ya de nota, el vergonzoso pucherazo electoral del PP, que da asco, o los irónicos y embaucadores a la vez que mezquinos mensajes de Montoro y su comparsa de números, ¡suben las pensiones!, 0.25%, un ejemplo vergonzoso en comparación con los sueldos escandalosos de los diputados, senadores, eurodiputados o ahora el del dimitido ministro de Justicia. También destaca el ejercito de muñecos y muñecas de guiñol que bailan al son de quien los manejan como simples estómagos agradecidos de los que se nutre el PP en todos sus territorios, donde Murcia y Cartagena junto a Alicante y Valencia son un claro exponente de ello, de los deseos de Valcárcel, ahora Garre, Barreiro, Celdrán y otros tantos que definen a su antojo los quehaceres diarios y los vientos que han de soplar a pesar de la pobreza y el desfase económico manifiesto de su ineptitud y donde la única oposición que hallan es la Justicia. Lugares donde los sayones, como los polluelos, abren la boca a esperar los designios electorales cuando ninguno y ninguna valen para nada, en política claro…

Todavía no se han alejado las bravuconadas mediáticas y embusteras de los imputados e imputadas de la región que son irreverentemente demasiados, tampoco de los pelotilleros de sus acólitos como los vicealcaldes,  portavoces y concejales de fortuna, que, los y las, defienden con picarescas farsas de teatro en Plenos de guiñol donde el más despierto no llega a la acera anegada de su propia gestión.

Y al final. Al final los ciudadanos somos como los personajes de esa Colmena de Cela, como los clientes del café de doña Rosa que son gente que no aspira a nada en la vida, se dedican a dejar pasar el rato en el café, pensando lo que podía haber sido la vida, aunque no se lamentan por lo que haya pasado. La diferencia es que aquí…, como cantara Serrat; “los muertos están en cautiverio y no nos dejan salir del cementerio”.

Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.