PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

Viernes de Cuaresma literario o la antesala de nuestros sentimientos pasionales

El primer Viernes de Cuaresma tiene una profunda carga cultural en la ciudad Departamental. La Trimilenaria, desde hace cuatro décadas y de la mano de Manuel López Paredes, verdadero artista de la palabra, nos ha traído la leyenda, la prosa, la rima y el discurso sentimental nacido de un corazón popular de nuestro entramado pasional. Ya varios años hace que Dios nos lo arrebató, pero se vuelve a realizar tal insigne y emblemático acto con su ausencia física pero, sus discípulos y amigos nos entregamos a tal eclosión de espiritualidad cultural con mas rigor si cabe, además este año el maestro Esteban lo acompaña desde arriba.

Hoy, a pesar de los lastimeros comportamientos de una sociedad paralela, vuelve a tomar las riendas protagonista de la historia y remarca su condición de evento decano en la ciudad. Cuando no existían foros adecuados para la exaltación popular de nuestros desfiles y sus ambientes culturales, nació en el Casino de Cartagena, tras la reunión de una serie de amigos de las letras y las artes cartageneras, nació un evento con el único fin de realizar un singular dispendio de emociones encontradas. Hoy, cuatro décadas después y con la garantía inherente a modo de armazón de la CAM y su Aula Cultural, fiel seguidora de tradiciones cartageneras, vuelve a mantenerse viva la imagen del prestigio sociocultural cartagenero, dividido pero perdonado.

No deja de ser curioso por lo irónico, como en el inicio de una etapa cristiana destacada como la Cuaresma, aquella que no se observó hasta el Concilio de Nicea en el 325, convocado por Constantino y que curiosamente sirvió también para condenar el arrianismo, aquellos que negaban la divinidad de Cristo, por extensión aquellos que solo niegan lo evidente…, personajes de la farándula social que tanto en el siglo I como en el XXI siguen haciendo de su propia existencia vanidosa el más puro ateismo espiritual, escondido tras envidias, vanidades y prepotencias que en nada benefician a las nobles tradiciones, el mismo Concilio que creyó necesario establecer una etapa de reconocimientos mutuos, de respeto y reconciliación moral y espiritual, ya perdida entonces y ahora, exponentes de un orden cristiano representado como cofrades y hermanos, pero solo de puertas para afuera, obviamos la conversión y la verdadera penitencia.

Hace falta en nuestra sociedad pasional un profundo registro de humildad, de solidaridad, de cristiandad, no de ornamentos personales y oropeles vanidosos. La sociedad en la que nos encontramos camina en un vacío moral, sí es cierto que la deficiencia gubernamental de estos años ha hecho de la trivialidad púdica su sudario, donde los valores humanos se relegan a lo superficial, la imagen y el mensaje sobre el atento vagabundo que nos da clases diarias de educación en su desgraciada existencia allá por las céntricas calles de la ciudad, ese vagabundo de fortuna que incluso los cofrades de pro despreciamos. Los limites raciales e irracionales de la ciudad, “allende mar”, sobreviven en paralelo, una sumergida sociedad de malogrados seres, victimas de sus propias miserias y de sus responsables gubernamentales que las han obligado al exilio humano, relegadas a una tétrica y oscura prostitución, sometidas por la miseria humana, después de esto, por ejemplo, todavía nos miramos al espejo en Cuaresma, curioso…

Diría, querido maestro, que queda mucho por hacer y nada por esperar que no conozcamos, eras sabio, seguiremos recordándote año tras año, claro que…con permiso de la autoridad y si nadie se siente agraviado y con poder de evitarlo. Un año más, de la mano de Manuel López Paredes, “Artista de la palabra”, creador y dador de entidad al acto, y ahora su relevo Jesús Muñoz, nos traen durante unas horas el discurso sentimental del corazón, del alma, del espíritu, dónde la rima sentida, la prosa pasional de un personal y profundo pregón, y la sin igual y resquebrajada queja a modo de impotente llanto que nace del corazón de un saetero, inundan de sentimientos, añoranzas y pasiones espirituales el ambiente de la ciudad. La longeva calle Mayor recibe los frustrados ecos de los gritos de la desesperanza, de la destemplanza humana, de la pasión de la humanidad que el Aula de La CAM emite año tras año.

Hoy, con más fuerza, se vuelve a realizar tal insigne y emblemático acto con la ausencia física del Maestro pero, sus discípulos y amigos seguimos entregándonos a tal revelación de espiritualidad cultural, con más rigor si cabe. Hoy se dan cita cofrades que antaño se ceñían a calendarios paralelos y un tanto superfluos, la sabiduría y el coraje se dan cita en este rincón de la historia de la ciudad, tras muchos años de anhelos pasionales, la Junta de Cofradías mantiene el tren de la sensatez recientemente adquirido, el vagón de la unidad y así, todos juntos rinden pleitesía a la más longeva entidad cultural de la ciudad en Cuaresma, un proyecto sencillo, humilde y cargado de sentimiento.

Este año, además de la ausencia comentada con anterioridad el maestro del tambor D. Esteban, parece que se ha desterrado un poco más ese arrianismo que todavía perduraba en la ciudad producto de la frustración de ideas y gestos, agradezco la imposición de la razón y elevo una plegaria al maestro para que desde su balcón en el cielo retransmita este acto hoy a todos estos cofrades de limpio corazón que se dan cita otra vez en torno al aura de la esperanza. Reconocer y agradecer los párrafos emanados del corazón de ese pregonero que sin saber, como producto de ese espíritu innato ensalza e interrelaciona las vivencias, los anhelos y las querencias en un río de palabras que arrancan sentimientos tanto al orador como al asistente. Una vez más, la voz rota, singular y profunda de ese cantaor de la Pasión de Cristo arranca, con los acompasados sones del tambor, un llanto en el corazón del procesionista, por un momento se abandonan las carencias terrenales, las escondidas envidias, las prepotentes vanidades que afean nuestras nobles tradiciones, por un momento nos encontramos en un ambiente de reconocimientos, de respeto y conciliación moral y espiritual, muy perdida, y se establecen los claros exponentes de un orden cristiano representado como cofrades y hermanos, aunque sea una quimera, aunque sea momentánea, lo es y hoy, eso no es poco.

Hay que reivindicar ese deteriorado acorde de humildad, de apoyo, de Fe, ignorando el oropel fatuo personal. Demandar el vacío moral que se establece en nuestra sociedad, demandar al yermo vacío que encaje la necesidad cristiana en nuestras vidas y se aleje de excentricidades de urnas y éticas basadas en la sandez, abandonando la trivialidad como estandarte de superficialidad y hoy igual que ayer, recordemos a los que limitan en el más allá, terrenal y enigmáticos, raciales e irracionales y a los que sobreviven en una sociedad inmersa en la desvergüenza humana.

Querido y no olvidado Maestro, sigue quedando mucho por hacer, quizás más que antes y seguimos sin esperar nada de nadie, no me canso de reconocer aquella sabiduría que te caracterizaba, seguiremos recordándote año tras año, cada uno desde nuestro pupitre y perdona si no conseguimos seguir estando a tu altura.

Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.