PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

El ego maligno

El escritor británico Andrew Matthew asevera que; “las personas con un gran ego necesitan ser el centro de atención, ansían reconocimiento y les preocupa muy poco los demás. Por el contrario, una saludable autoestima nos permite respetar nuestros propios deseos y también los de los demás”.

Efectivamente, sin duda alguna, el ego distorsiona la realidad, de hecho una persona con el 'ego' distorsionado por grandilocuente suele ser desagradable, egoísta, ladino, demoledor por destructivo, sin embargo peca de astuto, pero tiende a juzgar negativamente a los demás al compararlos con él, ser casi sobrenatural, sin contingencia de la grandeza tanto física como humana. ¿Les suenan?

El problema del ególatra es que necesita continuamente dar buena imagen ante la sociedad, carece de humildad total y está casi ciego. Vive en su ilusión, de su cercano circulo de palmeros, que no peregrinos ni romeros que los tarta como súbditos feudales, y lo hace en su propia fantasía, pretendiendo situarse por encima de los demás continuamente, incluso echando pulsos de poder escondidos en la falsa humildad, van de guay y colegas en un teatro de lo absurdo que bien podría dibujar literariamente Becket, pero si pueden humillan para engrandecer su ego.

Freud y otros destacados psicólogos y fisiólogos, además de ilustrados filósofos, han realizado extensos ensayos sobre el “ego”, pero al final hay un denominador común, cuando el ego es el dominante, como les pasa a estos personajes, hoy alojados en el paradigma  político –siempre por la caprichosa casualidad-, nuestra propia auto opinión se distorsiona. El verdadero ‘yo’ se aleja y vivimos en su mentira continua, si a eso le súmanos los parabienes que gozan, merecidos o no, tenemos un personaje que con espacio o mercado fortuito de gestión, dirección o poder puede ser peligroso y la historia nos demanda atención con ellos, ojo.

Curiosamente, se auto retroalimentan el ego, producto en su génesis de los más puros complejos de inferioridad, se vive engañado, su denodada creencia en sentirse superiores les distorsiona la propia realidad, en una enmascarada dicotomía entre la realidad y su fantasía. Ese es el denominador común que humildemente temo que ocupa los egos de nuestros gobernantes, dirigentes y gestores actuales, no hay contingencia, en el Congreso, en las Diputaciones o Asambleas y en los propios ayuntamientos, quizás más acentuado si cabe.

Ese maldito y maligno EGO que se ha apoderado de las oportunidades para acceder a puestos dirigentes y nos está trasnochando el futuro, ya vespertino. Hoy solo quiero hacer mención a ello y que cada uno saque sus conclusiones, analicemos a todos los personajes públicos de este circo en el que se ha vonvertido esta España de pandereta y zambomba, génesis de sinvergüenzas y ladrones, tanto materiales como del pensamiento, y como mínimo, el ego está desbordado en todos ellos, producto de ello nace la prepotencia y la soberbia y, producto de esa enfermedad aparecen los nuevos salvadores y la nueva política (salva patrias, salva regiones y salva ciudades) con el mismo perfil y radiografía del, o de la demandada a suceder, vamos, que no ha cambiado nada, dan cobijo y sustento a sus familiares, a vivir del cuento pero remunerados. Meten a sus amigachos o colegas de partido, también remunerados claro. Cambian las normas y reglamentos  a su antojo por soberbia y encima nos mienten, además con grosera altanería y arrogancia. Sí, arrogantes y ‘arrogantas’ nutridas de sus miserias. No hemos avanzado en esta nación, políticamente nos hemos estancado y los personajes de feria con exultante petulancia, inexplicablemente nos invaden, quizás producto de nuestro propio y maltrecho ego, de nuestra desidia o de nuestra indolencia. Nos están conminando a la revolución otra vez, a la rebelión de los sentimientos, del respeto y de la educación, la pedagogía que tanto ha costado alcanzar desaparece en una neblina de trivialidad y chabacanería.

Alguien, no sé exactamente quién, describió máximas para desterrar la maligno EGO, claro está, primero hay que reconocerlo… Así. -No te sientas ofendido o no te creas el ombligo del mundo, eres prescindible. -Libérate de la necesidad de ganar siempre, creo que luchar ya es suficiente, humildad. -Libérate también de la necesidad de tener razón, no todo lo sabemos, aunque gritemos y nos creamos en posesión de la verdad. No te creas un ser superior, somos pequeños y empequeñecemos con  nuestras obras. No tienes por qué tener más y no debe ser tu objetivo. No es bueno hacernos una extensión permanente de neutros logros, ellos ya  nos dan sufriente dignidad, los logros no las personas. Y aunque nos cueste, la necesidad de la fama es un espejismo que no debe ser el protagonista de nuestros hechos

El ya ancestral poeta chino Han San citó que; “Que tontos son aquellos que se alejan de lo que es real, verdadero y duradero y en cambio persiguen las formas fugaces del mundo material, formas que son simples reflejos en el espejo del ego”. He de reconocer que yo me he alejado pero la realidad me ha dado caza y no sin esfuerzo quiero alejarme del reflejo opaco, casi tenebroso del espejo del ’ego maligno’, el mismo que sirve de luctuosa guía a nuestra realidad y a sus innumerables súbditos.

Y quizás, solo quizás, nos quitaríamos de encima el humano deseo empedernido de formar con restos de telas viejas partidos políticos nuevos. También a los permanentes componentes de los outlets de firma que se creen establecidos en peanas de mármol. Y sobre todo, a los nuevos y lacónicos partidos de fortuna  renacidos de saldos de mercadillo de playa ofreciendo “Prêt-à-porter” y osan, se atreven a darnos lecciones sobre su propio ego cuando no valen ni para “una puesta”. Aunque recurrentes y contrarios a las 7 prisiones del alma, dirán que solo nuestra, mi envidia es mayor que su ego pero como decía Freud; El ego no es jefe en su propio hogar.

Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.