PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

El fracaso de la victoria

Decía Buda, o eso dicen que decía. “Ni siquiera un dios puede cambiar en derrota la victoria de quien se ha vencido a sí mismo”. Ese es el paradigma actual del Partido Popular y sus acólitos, quizás a algún miliciano de la gaviota le cueste entender la frase y el mensaje, debido a las limitaciones…, pero es determinante su fracaso amparado en una victoria, en Madrid, y aquí, en esta región a la que le dieron nombre contemporáneo los hidalgos, que no notables de la huerta y la alcachofa.

Acaso el cansancio, el aburrimiento y el asquito que nos dan Rajoy, Sánchez (los dos), Rivera y sobre todo la turba de Iglesias (sin Presbiterio) o quizás, el recuerdo por la cercanía conmemorativa de la asonada del 36, a saber…, el caso es que la primera confluencia política de esta nueva singladura, no ha traído tanto despropósito cómico-circense como en la anterior, pero todo se andará. Aparte de “la Villalobos”, que ya podrá jugar con la Tablet en el gallinero sin problemas y buscar “Pokémons” por el hemiciclo, que los habrá, sobre todo en los bancos rojos y morados, Rattata, Squirtle, el famoso Pikachu o Charmander…, pero sí que nos ha sorprendido el oscuro interés de los nacionalistas por sobrevivir y a la sazón perpetuarse en la nueva legislatura, derivada directa de su fracaso político en Cataluña y su duermevela en el País Vasco, los segundos siempre han tenido más dignidad, los catalanes de Convergencia no conocen la acepción.

“Asinque”, camino del Calvario institucional en Madrid, no podemos alejarnos de las estrechas romerías jurídicas que acechan en el santuario de Puerto Lumbreras y la bendición “urbi et urbi” judicial al santo local, que aguarda estoico la llegada de la décima estación de penitencia, y todo ello gracias al Virrey Valcárcel, “el poderoso”, que sigue dirigiendo desde Bruselas el parco asentamiento popular en San Esteban, todo se andará, dice el dicho popular que a cada cerdo le llega su san Martín y el “Sémola” –filosofo virtual cartagenero-  que ya pagará el inglés el agua que se bebió. Veo malos presagios. Sé que los romanos nos castigarán…, que decía la canción.

Y aquí, en Cartagena, en la tres veces milenaria tierra de Asdrúbal, en la calle de la santa abadesa cartagenera y maestra de san Isidoro, Florentina, el silencio reina de puertas afuera, los autoproclamados protagonistas populares viven su particular vía crucis penitencial camino del congreso regenerador, o no, los aspirantes a caudillo del partido local cuentan solo con las hipotecas y favores pactados con sus acólitos, sí, como Rajoy con los nacionalistas, ocultos pero NO con la confianza de sus votantes.  Como la Puerta de Alcalá, ahí están, viendo pasar el tiempo. Una vez perdida la dignidad siguen anclados en la incompetencia propia para asegurarse, más allá de la cola del INEM, un plato de lentejas en la vida real, no en la fantasía en la que se ha instalado, desde hace décadas la rancia nómina que abarrota las salas de la sede cartagenera donde “guele” a viejo, y no es contingencia con la edad.

Siempre es el mismo mensaje, la victoria no ha servido más que para que los fracasados y los perdedores se agarren al carro del interés por aparentar y, con triviales matrimonios de siglas, nos mal gestionen, ninguneándonos, pero con el nimbo de su propio fracaso adornando su pecaminosa aura. Sánchez y su falta de gallardía política se cae y con él, Castejón, Tovar y demás corazones sonrosados sociatas, protagonistas y culpables del mayor fracaso de los socialistas en la historia política de este país, y lo que todavía no reconocen producto de su arrogante vanidad. Y en silencio, en el PP cartagenero, a puerta cerrada y con las ventanas trincadas se hace conclave de fortuna previo a la representación teatral de su congreso pre concertado. Espero por el bien de la ciudad, que ningún alma errante, ningún muerto viviente del PP cartagenero hasta hoy ocupe ningún cargo de responsabilidad, ya sé que es difícil por no decir tarea imposible encontrar alguien que no se parezca a un fantasma político, pero…

Alguien, de peso político y con carácter, y sobre todo con agallas por no decir huevos. Alguien que ha dado de comer al hambriento y de beber al sediento y no ha sido bienaventurado, me dijo hace unos días respecto a mi último “post”, “son, efectivamente los entresijos, que no la ‘política’, que en Cartagena se ha llevado durante 20 años, manejada por familias perfectamente identificadas…ahora es peor, un circo, con leones decrépitos, hienas famélicas y de morro incalculable…” La edad y la experiencia en algunos casos como en este, es sabia.
“Venceréis, pero no convenceréis. porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta: razón y derecho en la lucha.” Unamuno. Ojo. La victoria puede ser el mayor de los fracasos.

Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.