PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

Necios

Decía Cicerón que es propio de los necios, ver los vicios ajenos y olvidar los propios. Voy a usar este epíteto para dar alma a esta vomitada misiva, por no usar gilipollas, puede ser un adjetivo malsonante, que lo es, pero no es, ni más ni menos que un sinónimo de necio o estúpido, denominador común de nuestros líderes políticos y sus asépticos sequitos de guiñol. Según la RAE, habla en su primera acepción de un ignorante y del que no sabe lo que podía o debía saber, aplauso. También en la segunda, una persona falta de inteligencia y razón –pensar en algún y alguna alcalde y alcaldesa, otro aplauso- y sobre todo, la tercera en la que me quedo, terco y porfiado en lo que hace o dice, cubo o balde de adjetivos dónde podemos incluir a todos nuestros políticos, líderes de pacotilla y colíderes de verbena, enjambre de estúpidos y prepotentes que solo usan la política para su beneficio y autocracia, a costa de insultar la inteligencia y la paciencia a los españolitos de a pie y faltarnos el respeto con sus intolerantes acciones de mercadillo medieval, que grande nuestro idioma, con una palabra identificamos a cientos, a miles... Son aquellos y estos, dictadores de la soberbia que después de dos elecciones salpicadas de enjundias, mentiras, soberbias y prepotencias nos siguen condenando al ostracismo de la incompetencia política en este país, un país que se mueve por la inercia de nuestro propio trabajo e inquietudes, no la de ellos, la de los obreros de la sociedad actual que somos todos, parados, trabajadores, empresarios, madres y luchadoras amas de casa, jubilados..., que hacen/hacemos esfuerzos para acabar el mes. Somos los que curiosamente cobramos por trabajar, o ni eso como muchos en este país, al contrario de los designados por las urnas para la vanagloria del inframundo político, que sin hacer nada, bueno chupar cámara, cazar pokemons y decir tonterías con una cámara a cuestas, llevan un año viviendo de las arcas nacionales como parásitos y ocultos tras sus sombras de esparto y caña, pero sin trabajar, y no les da vergüenza.

Todos quieren lo imposible y el sueño de alcanzar la gloria presidencial, a pesar de sus mediocres resultados electorales. Rajoy y el PP, conscientes de las carencias de su líder, conscientes del malogrado caos de corrupción en su partido y por mayoría electoral, es nuestro caos. Impertérrito espera ver pasar delante suyo los cadáveres políticos del resto de contrincantes, sin apenas mover una pestaña, algo que se le da bien, consciente de que unas terceras elecciones le darían sin duda mayor distancia, debido a las extensas y demostradas carencias de sus contrincantes, renunciando al determinante, por necesario relevo de su figura, malograda tras años de dudas y miserias ilícitas en su partido.

El heredero del reino de las tiemblas de Zapatero, Sánchez, sigue ciego y sin miras de estado, contaminado por su propia soberbia, ha conseguido llevar a la ruina y al fracaso político a un partido emblemático y que fue insignia de la socialdemocracia española, hoy son un fraude, tanto en Madrid como en Murcia y Cartagena, eso sí, con el beneplácito de sus congéneres, hoy él, ha hecho buenos a González y a Guerra, entre otros, que ya le vale.

El príncipe de la coleta, en alpargatas y camiseta, metáfora de su mediocre política de progresía y farfullería, encandilado y salpicado por los hechos bochornosos sociales y acosadores de sus colegas de Podemos y arropándose en el fracasado silencio de su descubierta soberbia, esta marioneta del poder encubierto de imperios comunicativos  ha conseguido acabar con los pocos comunistas que quedaban en España con la complicidad del iluminado de Garzón, y con una filosofa errática del “queda bien” de turno, ha visto menoscabado su ansia engañosa de gobierno, vamos, que se le ha visto el plumero y Podemos no engaña ya a nadie, solo acosa, a resultas de las informaciones en prensa, así ha comenzado el declive, los círculos se están convirtiendo en las comunidades afines en ovoides deformes, producto de la mediocre política de hechos banales consumados, Madrid, Barcelona, Cádiz, Zaragoza…

Nos queda el Capitán Trueno de la política española, “quiere y  no puede”, un conjunto de Ciudadanos que cometió un error al salir en zapatillas de Cataluña, era pronto para ocupar el espacio de UPyD, era pronto para dar pasos de abolengo político, era pronto para lidiar miuras, de hecho, las cuadrillas y los diestros en las plazas políticas españolas no alcanzan la categoría de novilleros y algunos, los más numerosos, ya son viejos desahuciados maletillas que nunca llegaron a nada en el ruedo político y ahora ven el salvavidas de su ego hundiéndose en mar abierto.

Estamos cansados de tanta farsa política, de tanto teatro, de ver como celebran victorias de sus propios y monumentales fracasos. Estamos cansados de la falta de conciencia de estado y España se lo merece. Han perdido una oportunidad los nuevos partidos de ganar la confianza de los españoles, quizás el bipartidismo impera en la piel de toro por el fracaso permanente de los nuevos populistas de turno, izquierdas, centro y derecha, no hay color, ebrios de prepotencia y soberbia. Dos cosas claras, que estos gansos políticos no cobren un duro hasta que no haya un gobierno firme, y que estos necios se vayan a su casa, a sus facultades o a sus discapacidades, no se merecen liderar ni siquiera la cola del paro.

Alguien dijo “se tú mismo excepto si eres gilipollas, entonces es mejor que seas otro” …. Y en este país no cabe uno más.

Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.