PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

La aventura imposible de una escritora sin padrinos

Me llamo Lola Gutiérrez y acabo de terminar la que hasta ahora es mi tercera novela. A la alegría del hecho, también sumo la tristeza, el coraje, la impotencia, la desilusión, incluso algo de ira porque nunca supuse que la administración pública me diera la espalda. El ayuntamiento de Cartagena no ha querido prestarme ningún salón de los muchos que tiene por toda la ciudad para que yo pueda presentar mi nuevo libro. Puntualizo prestarme… porque a golpe de talón tengo el teatro Romano a mi entera disposición y otros tantos. Aquí entra el refrán ese tan real y certero, “Poderoso don dinero” con billetes por delante tengo a mis pies cualquier salón que desee si no está comprometido en otro acto, igualmente puntualizo

A continuación, narro lo sucedido, los pasos andados junto a mi maestro de ceremonias que no es otro que Juan Antonio Pellicer, presidente de

La Unión de escritores de España en la Región de Murcia. Ésa es otra, en el Ayuntamiento parece que nadie se ha enterado de la importancia, de lo relevante que es para la cultura que Juan Antonio Pellicer sea cartagenero y que viva en Cartagena. Fuera de Cartagena sí lo saben y reconocen su valía, su trabajo, es por eso que la Unión de escritores de España le ha concedido el máximo galardón, la medalla de San Isidoro de Sevilla, al reconocer la trayectoria del escritor cartagenero y su maravillosa labor de promoción de la cultura en la región de Murcia. Aseguro que el Ayuntamiento no ha querido enterarse, y lo puedo asegurar porque nunca ha mostrado interés a la hora de acudir a nuestros actos. Ningún representante del Ayuntamiento ha asistido a ningún evento literario promovido por la unión de escritores de España en Cartagena pese a ser invitados.

Sobre las diez de la mañana de un martes, Juan Antonio y yo entramos al Teatro Romano de la ciudad portuaria. Se nos atiende formidablemente por una chica que nos sonríe agradablemente detrás del mostrador. Ella nos deja en manos de la directora del Teatro Romano, otra señora amabilísima, que derrochando interés nos muestra el salón (precioso por cierto) mezclando la educación con las sonrisas, la mujer nos explica de muy buenas maneras que para que yo presente mi libro en dichas instalaciones he de pagar 600 euros. Como a algunos de mis personajes de mis novelas mis ojos se abrieron todo lo que daban de sí. Vamos a ver… ¿quién apoya a la cultura entonces?

Juan Antonio y yo intercambiamos miradas, el hombre ya estaba de vuelta al respecto, pues solicitó meses antes el salón de actos del museo nacional de arqueología subacuática (Arqua) y le pidieron 1600 euros por hora… sí, por hora. Yo tampoco pierdo la sonrisa, faltaría más, me considero tenaz además de positiva y optimista y decidimos tocar a más puertas.

Juan Antonio y yo nos presentamos en la concejalía de Cultura, añado, que también se nos atiende genial, con educación y con sonrisas. Allí me preguntan el por qué quiero presentar mi novela en el Teatro Romano. Mi respuesta fue la siguiente: "Me apetece presentar mi libro junto al mar ya que 'Playa de Poniente', mi tercera novela, trata sobre hechos acontecidos en Cartagena, concretamente en Cabo de Palos en 1906".

También dejamos claro que cualquier local prestado por el Ayuntamiento será bien recibido. La secretaria de la concejala nos ofrece la posibilidad de presentar la obra en el archivo municipal (antiguo Parque de Artillería). Nos informa que es dónde se suelen hacer presentación literarias y que es completamente gratuito. El ofrecimiento nos agradó, vimos con buenos ojos que el Ayuntamiento se implicara por primera vez. Por motivos de trabajo no pude dirigirme al Archivo Municipal para presentarme frente al encargado del centro y poder concretar fecha y hora como hubiera sido de mi agrado. Afortunadamente, mi maestro de ceremonias se ocupó personalmente del caso. Resumiendo, la mujer que nos atendió en la concejalía de Cultura ignoraba, desconocía, que el archivo municipal funciona sólo para el Ayuntamiento, por tanto, no están a disposición de escritores como yo, “sin nombre conocido”. En el Archivo Municipal, como haciendo un favor… (eso de entrada, ya le toca las narices a uno, como si los museos fueran de su exclusiva propiedad) me prestan la instalación, pero… como condición, a las 19.30 el acto debe estar concluido. Eso implica que la presentación tendría que comenzar a las 17.30… Olé y olé, una presentación a las cinco y media de la tarde. Vamos, a esa hora no va ni el 'Tato'. Si la dejo para las 18.30 sólo dispongo de una hora y en esa hora, hay que presentar, hablar y firmar ejemplares.

 

Terminando este articulo también recuerdo otro refrán que quizás venga al pelo: 'El que tiene padrinos se bautiza…' Uff, si es cuestión de padrinos, los míos se murieron hace mucho tiempo.

Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.