Viernes, Septiembre 22, 2017
   
Texto

 

"Ganar la batalla dialéctica en una sala de vistas es fundamental"

"Existen técnicas que ayudan a convencer más y menor, pero no siempre se convence"

"Hay que aprender a preparar un juicio cuando se tiene poco tiempo"

"La comunicación no verbal es el ADN de la propia comunicación"

"Entre el Código Civil y el 'Código da Vinci' existe un término medio"

Existen muchos conocimientos que están a nuestro alcance y que no lo sabemos, hay que evitar la 'miopía intelectual”.



Julio García Ramírez es un referente en el mundo de la abogacía española. Actualmente, ofrece asesoramiento jurídico a empresas, es director del ‘Máster en Perfeccionamiento de Habilidades de la abogacía’ del ISDE y es responsable de Formación de Habilidades del Colegio de Abogados de Madrid. El próximo jueves ofrecerá un curso de técnicas de oratoria en el Colegio de Abogados de Cartagena, organizado por la Asociación de Jóvenes Letrados de la Región de Murcia.

García Ramírez imparte clases de oratoria procesal y de comunicación y técnicas para hablar en público en, prácticamente, toda la geografía española. Se licenció en 1993, por el Real Colegio Universitario María Cristina de San Lorenzo de El Escorial, año desde el que lleva ejerciendo la abogacía y es Graduado en Estrategia de Oratoria y Comunicación por la Universidad del Estado de Nueva York.

Además de abogado, escritor. Escritor de numerosos artículos y libros docentes, donde el interés radica en ayudar al lector, profesional del sector, en muchas de sus facetas como abogado. Uno de sus mayores éxitos, ‘Estrategia de oratoria práctica para abogados’, una monografía jurídica que ya va por la sexta edición y es la más vendida en los últimos diez años.

En una entrevista concedida a 'Cartagena de Ley', Julio García Ramírez explica algunos detalles del curso que impartirá el jueves y otros asuntos del mundo jurídico.

¿Qué se encontrarán aquellos que participen en el curso?
Se van a encontrar con las mejores técnicas de oratoria procesal que ya han podido aprender y practicar más de diez mil abogados en toda España, en concreto, este curso es el mismo que se está impartiendo en los Colegios de Abogados de Madrid, Bilbao, Zaragoza,Sevilla, Barcelona, Málaga, Murcia y Tenerife entre otros colegios.
Hay que tener en cuenta que todos los abogados de este país hemos salido de las Facultades y de las Escuelas de Práctica Jurídica con unos conocimiento en oratoria mínimos o más bien inexistentes, por ello, se hace cada vez más imprescindible el dominio del “qué” se debe decir y sobre el “como” se dice, ya que el juez dentro de su imparcialidad es influenciable.
De hecho, hoy en día los jueces deciden claramente el ganador en sala y elaboran la sentencia a posterior, por ello, ganar la batalla dialéctica es fundamental, pero no obstante, ante una prueba plena y objetiva ni la mejor oratoria del mundo podrá con ella.


Ha evolucionado el papel de los agentes jurídicos, como jueces, fiscales, abogados o procuradores, en los últimos tiempos?
No. Sinceramente, todos los agentes anteriormente especificados solo suelen leer libros técnicos o novelas de éxito. Me gusta insistir en mis cursos en el hecho de que entre el “código civil” y el “código da Vinci” existe un término medio que pocos profesionales se aventuran a explorar, y hay que tener en cuenta que la Universidad nos ha “idiotizado”, porque lo que no se enseña en las mismas parece que no existe ni es importante, y el trabajo embrutecido. Esto nos lleva a la siguiente conclusión: al no leer en lo que respecta al conocimiento de la psicología humana, de las mejores formas de tratar a los demás, de las técnicas de negociación para conseguir más y mejores acuerdos o del propio cuerpo humano para controlar el estrés que hace que pensemos mejor y cometamos menos errores, seguimos igual, y por muchos años de ejercicio que tengamos, tenderemos a cometer los mismos errores. Desde luego, tan importante es aprender lo que hay que hacer, como lo que no hay que hacer, y los abogados en concreto estamos cometiendo muchos errores en sala que debemos de evitar o atenuar lo máximo posible.

Al hablar en público, la comunicación verbal es la que, a primera vista, más importancia tiene. ¿Qué valor tiene un gesto o una mirada?

La comunicación no verbal es el ADN de la comunicación, no falla nunca, si decimos una palabra y un gesto lo contradice siempre ganará un gesto. Por ello, dominar la gesticulación en sala es fundamental para transmitir lo más importante de nuestro alegato. No nos olvidemos que un alegato está hecho para ser interpretado, no leído, pero para interpretar eficazmente y no exagerar, existen técnicas que enseñamos en el curso para ayudar a hacer interesante lo importante, una de las claves de la oratoria procesal.
Mención aparte merece la mirada. En el curso se enseña la mejor forma de mirar al juez, para que no nos intimide. A tu cliente, para tranquilizarle. Y a los testigos, parte y peritos contrarios para intimidarlos. Es con diferencia la mejor técnica de lenguaje no verbal que existe en la actualidad y que miles de abogados ya dominan en sala.


El temor escénico es uno de los puntos de los que hablará en el curso. ¿Cómo se puede contener ese temor para no quedarse en blanco ante el juez?
En primer lugar hay que decir que sin saber exactamente como funcionan los nervios podremos controlarlos, en el curso se enseña una técnica totalmente novedosa en Europa de control de nervios en menos de siete segundos y funciona siempre. Se teme aquello que se desconoce, y aprender a controlar los nervios en sala, es, con diferencia, de los aspectos más importantes que un abogado puede aprender en su vida. En el curso, los compañeros van a poder aprenderlo en menos de una hora.

¿Cuál es la parte más importante de un alegato?

Si preguntáramos a un juez cual es la parte más importante de un alegato, nos diría que ninguna, porque su opinión de la prueba practicada ya la ha desarrollado a lo largo de la vista oral, y ha decidido el ganador al final la vista, pero en verdad la parte más importante consiste en hablar procesalmente en la misma “ frecuencia del juez” , es decir , de hechos probados, no repitiendo lo mismo que hemos puesto en nuestras demandas o contestaciones . La clave está en probar los hechos que constituyen el centro de la controversia judicial.

¿Una buena oratoria o un buen alegato?

Un buen alegato es aquel que logra captar la atención del juez, que le motiva a leerse muy bien nuestros escritos, que le hace reflexionar en caso de duda, que consigue transmitir mucho más que palabras vacías. Transmite dolor, desesperanza, rabia, competencia, negligencia, hace que nuestro cliente se sienta orgullosos de nosotros , aunque el juez no nos de la razón por tener su propia opinión de los hechos, por ello, un alegato digno, implica una buena oratoria.

En algunas ocasiones, un abogado no tiene mucho tiempo para preparar un asunto, ¿qué importancia tiene la seguridad que puede mostrar en un juicio?
En algunas ocasiones no, en bastantes ocasiones un abogado no tiene mucho tiempo para preparar un juicio. En el curso facilito técnicas para saber cómo se puede preparar el juicio aprovechando el escaso tiempo del que tenemos hoy en día. Pero le comentaré que ningún abogados que no se haya preparado bien un tema va a poder realizar un alegato eficaz. Lo podremos hacer en alguna ocasión, pero será cuestión de apelar a la suerte, y dejar el destino de tu cliente a la suerte es un acto de clara irresponsabilidad, bastante suerte ya es no saber que va dictaminar un juez como para añadir más variables a la ecuación de la justicia.

¿Cómo empezar y terminar convenciendo?

Absolutamente ninguna técnica de comunicación consigue un convencimiento en el cien por cien de los casos, si existiera dicha técnica no existirían conflictos mundiales, las parejas no se divorciarían y nuestro hijos nos harían siempre caso. Existen técnicas que nos ayudan a convencer más y mejor, no a convencer siempre.

Existen procesos civiles, penales, laborales ¿Cómo se adapta la técnica de oratoria?
Excelente pregunta, porque una de las claves de la oratoria es conocer lo máximo que se pueda del auditorio al que va dirigido el mensaje, y en este caso, si bien existe un 80% de técnicas que se adaptan por igual a los distintos ordenes, cada jurisdicción tiene una forma especial de tratar los temas y el perfil de un juez que se dedique a civil no es ni mucho el mismo que se dedique a laboral.

¿Cuál es el mejor consejo que le podría dar a sus alumnos y que haya aprendido a lo largo de su carrera profesional?
Les daría dos, el primero que hay que tener “talento relacional”, es decir que no hay conocimiento que supere a un contacto, y si queremos conseguir más clientes debemos dominar el arte de la comunicación para invertir en adquirir y conservar las mejores relaciones de calidad posibles, y el segundo consejo, es que despertemos del” hipnotismo intelectual y mediocre” al que nos hemos sometido en la Universidad. Existen muchos conocimientos que están a nuestro alcance y que no sabemos que los tenemos cerca… es decir, hay que evitar la “miopía intelectual”.

Más información: www.juliogarciaramirez.com

 

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Banner
Banner

Banner

Banner

Banner

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information