Lunes, Noviembre 20, 2017
   
Texto

Alfonso Sánchez Hermosilla, director del equipo de investigación del Centro Español de Sindonología

El forense Alfonso Sánchez Hermosilla ha sido nombrado recientemente director del equipo de investigación del Centro Español de Sindonología (CES) y, junto a un equipo internacional de trabajo de más de treinta personas, llevan a cabo el mayor estudio criminalístico de las manchas de sangre encontradas en el Santo Sudario de Oviedo.


El CES agrupa a los investigadores españoles que, de forma altruista, trabajan para desvelar los misterios de la muerte de Jesucristo y ampliar los conocimientos sobre la figura histórica de Jesús.

El forense cartagenero ha ofrecido una entrevista a 'Cartagena de Ley' donde amplía la información sobre la situación actual de la investigación del Santo Sudario, velo utilizado para ocultar un cadáver con rostro desfigurado, y desvela que continuarán con sus investigaciones con la Síndone de Turín.

Tras más de veinticinco años de trabajo sobre el Santo Sudario, ¿en qué situación se encuentran los estudios?
"Todavía trabajamos con la información que pudimos descubrir la última vez que tuvimos acceso a él, en marzo del año pasado, poniendo en común todos los datos descubiertos".

¿Qué se descubrió en el Santo Sudario?
"Estamos convencidos de que las dos reliquias contuvieron la cabeza y el rostro de la misma persona. Sobre eso podemos afirmarnos categóricamente, en base a los estudios antropológicos y forenses que se han realizado.
Una serie de hallazgos nos confirman su autenticidad puesto que, aunque lo que se ha descubierto no aparece en los Evangelios ni en la tradición y son cosas totalmente esperables desde el punto de vista médico forense y es lógico que estuvieran ahí, pero que no se le había ocurrido a nadie pensar en ello hasta la fecha y que, una vez descubiertos, corroboran la autenticidad de los lienzos".


¿Podría ser falso?
"No se trata de una falsificación ni muchísimo menos, con toda certeza contuvieron la cabeza de una persona ejecutada que murió en tono similar como nos explican en los Evangelios que ocurrió con Jesús de Nazaret".

¿Qué grado de veracidad tiene?
"Nunca podremos decir a quien perteneció, pero ahí están esos datos que son coincidentes completamente con lo que aparece en la Síndone de Turín y más cosas, como por ejemplo, presencia de coágulos de fibrina en el Sudario de Oviedo, de un posible derrame pleura de la misma persona que manchó de sangre cadavérica el lienzo. Ése fue el último hallazgo que tuvo lugar en marzo".

"A cualquiera con conocimientos de medicina legal se le puede ocurrir poner sangre cadavérica y vital, pero poner coágulos de fibrina en sitios concretos no pasa por la cabeza de cualquiera".

¿Qué es un coágulo de fribina?
"La fibrina es la proteína responsable de la coagulación de la sangre, pero es infrecuente que se encuentren coágulos de fibrina puros sin tener sangre en su composición. Sólo se pueden formar en cavidades naturales que estén libres de sangre pero que estén sufriendo algún tipo de lesión, como traumatismos intensos o problemas serios. Lo que ocurre es que, que salgan al exterior, que se pueda manchar un lienzo funerario con estos coágulos aún es más difícil, la única forma es que hay heridas penetrantes en esas cavidades que se han formado".

¿Coinciden las heridas con las de Jesucristo?
"Estamos hablando de una herida exactamente igual a la que nos describen los evangelios en el costado de Jesucristo, una lanzada perfectamente podría poner en comunicación estas cavidades corporales con el exterior y manchar el Sudario".

¿Qué objetivos se plantea el equipo de trabajo?
"Nuestros objetivos son continuar con la línea de investigación y ampliar algunas que andaban a cámara lenta, por ejemplo toda la investigación histórica".

¿Qué es lo que se sabe hasta ahora?
"El Sudario de Oviedo entró en la Península Ibérica por el Puerto de Cartagena, por lo que uno de los sitios en los que podríamos buscar es aquí, a sabiendas de que es bastante improbable que encontremos algún documento histórico sobre su paso por la ciudad, al coincidir en una época de saqueos y conflicto entre bizantinos y visigodos. "Es probable que no encontremos ningún documento de Cartagena, pero tenemos esperanzas de encontrarlo en Sevilla o incluso en Murcia".

¿Cuáles son las líneas en las que se está trabajando?
"Se está trabajando la línea histórica, la médico forense, donde entraría de lleno mi labor y la de mis colaboradores más inmediatos. También hay físicos químicos, físicos,etc. Actualmente hay una física italiana estudiando todos los granos de polen presentes en el Sudario de Oviedo; un estudio como no se ha hecho jamás sobre ninguna de estas reliquias, superando lo que se hizo en su momento con la Síndone de Turín".

¿Qué proyectos tienen para trabajar con la Síndone de Turín?
"Estamos a la espera de la respuesta de las autoridades responsables de decidir si se va a permitir investigar. Estamos funcionando a través de fotografías y en base a lo que otros investigadores han dicho en el pasado, ya que aportaciones importantes no han habido desde el año 78".

Tras más de diez años como forense, ¿cómo lo definiría?
"Un personaje peculiar que se mueve con soltura en las procelosas aguas de la Ciencias de la Salud y con más soltura todavía en el océano de la adjudicatura".

"Para ser forense necesitas muchísima vocación y formación no sólo de base si no continuada, hay que estudiar todos los días para mantenerse al día en lo elemental. Si quieres mejorar tienes que estudiar más todavía".

Un día a día…
"Es una sorpresa. No hay días normales en la vida de un forense. Yo me levanto todas las mañanas absolutamente ilusionado con qué va a pasar hoy".

Un caso curioso
"Hace una semana, en la zona de Santa Ana aparecieron unos restos óseos junto a unas tijeras que, aparentemente estaban manchadas de sangre, lo que provocó un gran revuelo. Al llegar al lugar la forense confirmó que los restos eran de animales y no eran humanos y que las manchas no eran sangre, si no óxido de hierro".

"Otro caso, hace seis años, aproximadamente, tuvimos a un pastor que fue atropellado reiteradamente con un coche para robarle un cordero. Le dieron una paliza y cuando estaba inconsciente en el suelo, le pasaron varias veces por encima".

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Banner
Banner

Banner

Banner
Banner

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information