Domingo, Septiembre 24, 2017
   
Texto

La delegación del Gobierno boicotea la manifestación de La Aljorra de forma poco acertada

La Aljorra lleva meses sufriendo la delincuencia a unos niveles, hasta ahora, nunca vistos, sin que las autoridades competentes den soluciones efectivas y, sobre todo, duraderas.

Ante este panorama el pueblo lleva reclamando desde hace años a través de los organismos competentes, y ahora, a través de la plataforma ‘No más robos’, que se habilite en el pueblo un cuartel de la Policia local fijo, lo que incrementaría la presencia policial así como disminuiría, por el efecto disuasorio, la delincuencia que tanto daño está haciendo. La excusa siempre es la misma, el ayuntamiento está intervenido y no hay dinero para ello.

La situación es tal que los vecinos, organizados en grupos, llevan saliendo a patrullar el pueblo por las noches desde hace más de un mes con el fin de evitar cualquier robo y jugándose la vida, aparte de sacrificar el tiempo que deben dedicar a sus familias y al descanso. Como medida de hacernos ver por las fuerzas políticas y de hacerles entender que el problema es real y necesita una solución urgente, ya que hay vecinos amenazados de muerte directamente por los delincuentes para que retiren las denuncias contra ellos, se había convocado para el pasado viernes una manifestación a las 7.00 de la mañana en la redonda de acceso al pueblo y que comunica este con El Albujon y el complejo industrial SABIC, evidentemente con la intención de cortar el tráfico y que se escuche al pueblo.

Según nuestra ley, esa que no cumplen ni respetan los delincuentes, una manifestación debe comunicarse al delegado del gobierno con 10 días de antelación, como mínimo. Los representantes de la plataforma hicieron la comunicación con 15 días, tiempo más que de sobra y dentro del plazo legal. Según la misma ley, el delegado, en caso de encontrar algún problema por el que no pueda autorizarla debe comunicarlo a la plataforma, como máximo, con 48 horas de antelación.

Y aquí es donde viene el atraco a la moral del pueblo, un pueblo ninguneado por las fuerzas políticas, un pueblo indignado hasta la saciedad. La delegación del gobierno, saltándose a la tolera su propia ley, envía un comunicado prohibiendo la manifestación a las 14.00 de la tarde del día anterior a la misma, fuera de plazo y cuando todo el pueblo estaba ya movilizado para manifestarse, con las dificultades que implican a esa hora comunicar a todo un pueblo la decisión del gobierno. A una hora a la que, además, es totalmente imposible hacer las alegaciones pertinentes con la delegación, con la amenaza implícita en la prohibición de las represalias sobre el que decida seguir adelante. Es evidente que, el delegado del gobierno, ha empleado una táctica rastrera y miserable actuando de mala fe, no sólo contra los miembros de la plataforma, sino contra un pueblo ya de por sí enojado.

Este acto tan bien meditado ha conseguido el efecto contrario al que pretendía el señor delegado del gobierno, porque ahora el pueblo se siente atracado doblemente, una por la cantidad de mangantes y chorizos que nos rodean y otra por nuestros propios gobernantes.

Como vecino de La Aljorra manifiesto mi repulsa a esta práctica así como apoyo la decisión de la Asociación de Vecinos y de la plataforma ‘No más robos’ para pedir la dimisión del delegado del gobierno Antonio Sergio Sánchez-Solís de Querol por actuar de muy mala fe. Un político trabaja por, y para el pueblo, y debe, por lo menos, preocuparse de los problemas del mismo, y sobre todo, tener la delicadeza de gobernar sin atentar contra aquellos que sustentan su sueldo.

Por cierto, alegaba este señor que no disponían de los medios efectivos para preservar la seguridad de los vecinos ante la manifestación y, qué curioso, que incluso habiendo prohibido la manifestación, en el lugar y hora donde se iba a celebrar, habían hasta cuatro patrullas entre guardias civiles y policía local, dispuestas a encargarse de dirigir el tráfico para evitar cualquier percance ¿o estaban para tomar represalias contra los vecinos por si se nos ocurría manifestarnos? Nuevamente se demuestra que, para el delegado del gobierno, el señor Antonio Sergio Sánchez-Solís de Querol, los delincuentes y los que estorbamos somos los vecinos del pueblo de La Aljorra. Ha demostrado una delicadeza y sensibilidad para llevar este tema que brilla por su ausencia.

Gracias, porque ahora ya le hemos ubicado, se ha dejado retratar. A tenor de lo que veo y observo en la calle de nuestro pueblo me atrevería a decir que se aseguren de que no ocurra una desgracia de la que haya que lamentarse por no poner los medios adecuados,  porque entonces me temo que tendrá en la calle a un pueblo con otro tipo de medios menos pacíficos que esas pancartas que tanto le preocupan al Sr Antonio Sergio.
"Se debe gobernar con tacto y sensibilidad ya que se trabaja para las personas y no para borregos.

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Banner
Banner

Banner

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information