Viernes, Febrero 22, 2019
   
Texto

‘Cuatro días de marzo: Tragedia en Cartagena’

4 de marzo de 1939. A las once de la noche de aquel sábado los mandos militares de la ciudad, con Fernando Oliva, jefe de Estado mayor de la Base, Gerardo Armentia y Arturo Espa, jefe y segundo jefe del regimiento de artillería de costa, y Norberto Morell, junto con Vicente Ramírez, quien tomaría el mando a la espera de un militar de más graduación, se declaran opuestos al Gobierno del doctor Negrín y empiezan a tomar el mando de las instalaciones militares. Mientras, se mantienen contactos con falangistas y civiles entre los que destacan Rafael de la Cerda, Antonio Ramos Carratalá o el odontólogo Antonio Bermejo. Este día en Cartagena, a las 2 de la madrugada el jefe de la Flota, Manuel Buiza y el comisario general Bruno Alonso, dirigen una alocución a la Armada leal a la República, lamentando la cobardía internacional y arengando a la obediencia al Gobierno de la República hasta la muerte.

Al día siguiente a primera hora de la mañana  la aviación nacional bombardea el puerto, destrozando tres destructores: el Alcalá Galiano, el Lazaga y el Sánchez Barcáiztegui.

Casi al mismo tiempo las tropas pro franquistas toman las baterías de costa y amenazan con abrir fuego contra la Flota amarrada en el puerto, de no salir antes de las 12.30, cosa que hace para siempre rumbo a África a las 14.20.

Sobre las 11 de la mañana tiene lugar otro bombardeo, esta vez de aviones republicanos Katiuska, que atacan las baterías de costa, así como el edificio de Capitanía y el castillo de La Concepción.

Se emite desde la base naval el siguiente radiograma a Burgos:  “S.B.D. de Cartagena a Burgos. Viva España. Arriba España. El general Barrionuevo al Generalísimo Ejército Español. Me hago cargo en nombre V.E. y ejército mando plaza de Cartagena. Tropas guarnición, ejército y marina están sumadas ejército salvador patria. Escuadra abandonó puerto rumbo desconocido.”

También este día, y desde la radio de la flota, situada en Los Dolores, se emite el siguiente comunicado: “!Aquí la emisora Flota republicana en Cartagena, al servicio de España, ¡Cartagena ha sacudido el yugo marxista que la oprimía y se pronuncia en favor del caudillo Franco y de la auténtica España! ¡Viva Franco! ¡Viva España!” 

Mientras que Franco responde que les envía importantísimos refuerzos, la 206 brigada mixta (comunista) va tomando Cartagena al tiempo que desde los puertos de Castellón y Málaga por expresa orden de Franco salen 30 buques rumbo a Cartagena.

Al día siguiente, lunes 6 de marzo, la batería de La Parajola es reconquistada por las tropas republicanas que pronto comenzaron a disparar sobre los trasportes navales de tropas nacionalistas, que venidos desde Castellón y Málaga, pretendían desembarcar en Cartagena con 20.000 hombres.

El coronel Espa ordena a Aguilones que dispare sobre La Parajola. Así mismo, El Jorel también dispara sobre La Parajola, resultando inutilizadas dos de las tres piezas que aún conservaba, mientras tropas de la República avanzan hacia Galeras por lo que se ordena que se dispare también sobre Fajardo.

La reconquista de las baterías de costa por parte de los comunistas de la 206 al mando de Artemio Precioso continúa.

El general retirado Barrionuevo que se ha hecho cargo de la sublevación se comunica con la flota franquista para la ocupación de Cartagena, advirtiendo de lo desesperado de la situación, por lo que la flota franquista decide esperar al día siguiente para un posible desembarco.

Este día, en alta mar, la huida flota republicana recibe la noticia de la reconquista de Cartagena. Se piensa en volver, pero la presencia de los comunistas de la 206 hace que los marinos en su mayor parte anarquistas, decidan entregar la Flota en el puerto de Bizerta en el protectorado francés de Túnez. La última esperanza de resistencia de la República Española se ha esfumado. Esa misma tarde el Gobierno saldría en avión hacia el exilio.

Amanece el 7 de marzo de 1939, uno de los días más trágicos de la historia de la ciudad,  la noche en el Parque de Artillería ha sido larga, los soldados Republicanos de la 206 que lo asedian, tras cortar el fluido eléctrico del edificio han arreciado con sus disparos. Con las primeras luces del día una tanqueta dispara contra las puertas, derribándolas y entrando a tropel las tropas Republicanas, deteniendo a todo aquel que encuentran. Ya llegará el momento de discernir quién estaba prisionero antes o después de la sublevación y quién participó o no en ella.

Ocupada la planta baja y los patios, el coronel Armentia ordena volar la escalera que da al primer piso donde está su despacho, así lo intentan el capitán Ródenas y el soldado Juan Pedreño con las granadas caseras que hiciera el maestro armero José Álvarez, pero el capitán Rodenas es abatido por tres disparos antes de encender las mechas.

El coronel Armentia baja por la escalera, pistola en mano para repeler la agresión, pero es acribillado en el primer rellano, en el mismo lugar que hoy una placa así lo recuerda.

Al medio día entra el barco Castillo de Olite en la bahía, rezagado y sin comunicación con el resto de la escuadra franquista. Seguro de llegar tarde al desembarco, enfila la bocana del puerto, avanza tranquilamente, cuando la batería de San Leandro le hace un disparo disuasorio, pero el buque no se detiene y da la vuelta. La batería de la Parajola entonces, con la única pieza que la queda después del combate del día anterior, la Nº1, realiza otro disparo disuasorio, pero el vapor fuerza su máquina, parece querer escapar. Un segundo disparo de La Parajola hace blanco en proa con pocas consecuencias, pero un tercer disparo hace volar por los aires la nave que se hunde rápidamente. 2112 hombres a bordo: murieron 1476 y 342 resultaron heridos, ¡el mayor desastre de la Marina de guerra española en un solo buque!

El Castillo de Peñafiel, que seguía de lejos al Castillo de Olite, fue alcanzado también por un proyectil de La Parajola pudiendo dar la vuelta y volver a Ibiza.

Tras la rendición de las tropas sublevadas contra la República en el Parque de Artillería, los defensores serían detenidos y hechos presos en las Escuelas Graduadas de Los Dolores. Esa misma noche muchos serian asesinados de un tiro en la nuca y sus cuerpos abandonados en las tapias del cementerio de San Antón.

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information