Lunes, Mayo 29, 2017
   
Texto

Dieciséis minutos de infarto en el campo Sánchez Luengo

Muchas de las personas que asistimos al estadio Sánchez Luengo de El Algar para ver el último partido de ascenso a Tercera División de la temporada vivimos, este pasado domingo, uno de los peores momentos de nuestras vidas cuando asistimos impotentes, a las maniobras de reanimación cardiopulmonar que le hicieron al jugador del Club Deportivo Algar que cayó desvanecido al terreno de juego, entrando, al parecer, en parada cardiorespiratoria.

Esos minutos de espera que transcurrieron desde que el futbolista cayó al suelo hasta que llegó la ambulancia, se hicieron larguísimos, y fueron un ‘martirio’ para quienes acudimos a presenciar un partido de fútbol y que veíamos como, la fiesta futbolística que fuimos a ver, se tornaba en drama tras ver al improvisado equipo sanitario allí reunido por casualidad, como intentaba, con los medios de que disponía en ese momento allí, mantener la vía aérea permeable y que el corazón siguiera bombeando sangre al cerebro mediante unas correctas maniobras de ‘resucitación’ hasta que llegara la ambulancia que trasladara al centro hospitalario al jugador del CD Algar.

Desde estas letras quiero agradecer al personal del citado club deportivo, al improvisado equipo sanitario que se dio cita sobre el césped artificial del estadio Sánchez Luengo y a la concejalía de Deportes, en la figura de su edil, Ricardo Segado, presente en el estadio su buen hacer en aras de la seguridad en el Deporte.

Al CD Algar he de agradecerle su implicación y responsabilidad de tener el desfibrilador operativo y de fácil acceso ante la emergencia que se dio. Al equipo sanitario su compromiso y persistencia con el mantenimiento de la vida de forma artificial practicando la reanimación cardiopulmonar durante todo el tiempo hasta que llegó la ambulancia, y a la Concejalía de Deportes, su sentido de responsabilidad para con la práctica de un deporte más seguro en las instalaciones dependientes de su gestión, gracias a la compra de desfibriladores en esta legislatura, pues era un compromiso que llevaban en su programa electoral y que han cumplido nada más llegar al Gobierno Municipal.

En mi modesta opinión, el CD Algar no es responsable de la demora en la llegada de la ambulancia, ni tampoco se le debe ni se puede culpar al club por no tener una ambulancia allí dispuesta, pues es una categoría modestísima que no puede hacerse cargo de lo que comporta que en cada encuentro que se dispute en el Estadio haya una Unidad Móvil de Emergencias.  En mi opinión, los miembros del club estuvieron sobresalientes ante un hecho de una gravedad extrema.

El Club Deportivo Algar ha sido siempre, y será, el primer interesado en prevenir sucesos como el que el domingo se dio. Prueba manifiesta de ello es que había desfibrilador en el Estadio y que éste estaba operativo para ser usado correctamente, salvándole la vida al jugador del equipo local.

Si la delegación del Gobierno manda a equis agentes de la Guardia Civil con material antidisturbios en previsión de que pudiera haber incidentes entre los aficionados..., (que está en su derecho de hacerlo y es su obligación hacer si así lo cree oportuno y conveniente), no puede tampoco ignorar la necesidad de enviar también equipos sanitarios al lugar, pues los incidentes generalmente causan daños, y en las personas esos daños son corporales, por lo que, la Autoridad correspondiente o la Consejería responsable, deberían de haber previsto hace mucho tiempo, que no sucediera lo que finalmente sucedió, que no fue ni más ni menos, que no había medio de transporte adecuado ni cercano para efectuar un traslado de emergencia a un centro hospitalario de una persona que requería hacerlo con premura y en condiciones óptimas. Pues tanto el Ayuntamiento (por medio de la concejalía de Deportes) como el Club cumplieron con sus respectivas obligaciones de mantenimiento de instalaciones y de material de emergencia.

¿No es más lógico enviar a una prueba deportiva en vez de a agentes de la Guardia Civil a personal sanitario?

¿No es más lógico pensar que alguien que está sometiendo su cuerpo a un esfuerzo elevado pueda tener mayor probabilidad de sufrir un problema médico-sanitario, a que se de una situación de violencia entre espectadores que simplemente van a disfrutar de ver la disputa de un partido de fútbol?  Vamos, quizá yo estoy equivocado, pero creo que han de revisar las prioridades y las realidades.

¿Seguridad antes que Sanidad? No gracias.  Siempre Sanidad y Educación antes que Seguridad, porque con Educación y con Sanidad, la Seguridad se reduce muy posiblemente a la mínima expresión.

Yo lo creo así, pero nuestros gobernantes parece ser que apuestan por el sinsentido ante la razón. Si no, uno no puede explicarse los recortes en Sanidad (personal sanitario, equipamiento médico, etc.) o medios para la Investigación Científica a los que tanto el Gobierno de la Nación como la Consejería de Sanidad de esta Región nos llevan sometiendo durante estos últimos largos cuatro años y pico ya, tanto a la ciudadanía de esta provincia, como especialmente a los habitantes del Área de Salud II.

El próximo domingo habrá elecciones generales y de nosotros exclusivamente depende que sigan poniendo en riesgo nuestras vidas o que se revierta esa situación.

Hay un partido político que con sus políticas sanitarias, y el domingo pudimos comprobarlo in situ en el estadio Sánchez Luengo, ha puesto y pone en riesgo vital a los habitantes de El Algar, La Unión o Alumbres, y también a los residentes de todas aquellas poblaciones que forman la Comarca del Campo de Cartagena, las áreas de Salud II y VIII y por extensión también, a todo deportista de esta Región que compita en cualquier modalidad deportiva.

Pudimos comprobar el domingo como las personas anónimas, con nuestras acciones individuales sumadas, podemos cambiar las cosas e incluso mejorarlas, aplicando la perseverancia necesaria y los conocimientos adecuados, como pasó con los masajes cardíacos al jugador del Club Deportivo Algar.  No tenían “obligación” de haber intervenido los espectadores que intervinieron en la salvación del jugador, pero lo hicieron, y lo actuaron de ese modo porque su compromiso con la sociedad así se lo exigía.  No son héroes, son ciudadanos responsables comprometidos con unos ideales propios y unos valores morales determinados, y de eso, estamos muy, pero que muy faltos en la Región.  Y no nos causa vergüenza ni estupor ello.  Es triste…

Lo que el domingo pasó no fue culpa de un político determinado ni de una acción premeditada, pero sí tiene una importante carga y responsabilidad política, aunque sigo manteniendo que no hay que señalar a nadie con el dedo.  Lo que el domingo  pasó fue una desgracia y un accidente, pero que sí tienen su parte de responsabilidad-culpa los políticos que representan a un partido determinado, que con sus políticas de recortes, nos ponen en peligro a todos, pero también han de asumir su parte de responsabilidad aquellas personas anónimas (familiares, vecinos y amigos) que con su voto dan soporte y apoyan al partido de los recortes.  Sí, así de claro lo digo, porque así de claro lo siento.  Sus acciones y sus apoyos, ponen en peligro vidas, las nuestras y las de nuestros familiares y amigos. Y ya está bien. Hay que decir basta.

El día 26 hay elecciones generales y tenemos la oportunidad de empezar a poner fin a los recortes y a las políticas sanitarias que ponen, y han puesto en riesgo nuestra Salud.  No les pido desde este texto el voto para ningún partido en particular, les pido que sean consecuentes con lo ocurrido el pasado domingo en el Estadio Sánchez Luengo de El Algar, lo analicen detenidamente y si lo tienen a bien, no apoyen a quienes ponen y han puesto en riesgo nuestra Salud. La Sanidad ha de ser igual para todos y no nos merecemos ser tratados sanitariamente como ciudadanos de inferior categoría.

Dicho todo esto, expresar mi más profundo ánimo a Rafa y desearle una pronta, total y satisfactoria recuperación.

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information