Lunes, Septiembre 25, 2017
   
Texto

Pedrito quiere ser carthaginés ilergete

Pedrito es mi sobrino-nieto, nieto de mi hermano mayor. Tiene ahora cuatro años y lo he conocido en el 2011. A él no le quedó muy claro quien era yo, salvo que estaba mucho con su abuelito y otros titos y que nos reíamos mucho juntos.

El segundo año que volvimos a vernos (2012), con motivo de las Fiestas de Carthagineses y Romanos, ya entendía un poco más quien era yo, y además le fascinaba mi barba, me hablaba de cualquier cosa y atropellado, sin dejar de mirar con profundidad mi espesa pelambrera. Sabía que yo era un guerrero dartaginés, pero me decía que le gustaban más los romanos (y de hecho tiene un traje de romano) y que los carthagineses éramos los malos.

Con esto, conseguía que discutiera con él sobre este tema, para intentar convencerlo de que dejara de ser un romano y se hiciera Cartaginés… ¡¡tenía que ser ilergete!! como el tito Antonio (que soy yo), para que así pudiera defender a Cartagena de la invasión de los romanos que nos querían matar a todos. Y parece ser, que al decirle esto sus ideas sobre los romanos iban cambiando de aspecto y se iba inclinando un poco más hacia el lado de los que defendían a Cartagena: los carthagineses.

Pasan los días y acaban las fiestas. Yo me rasuro la barba por una decisión concreta con los compañeros de mi Tropa. Y justo al día siguiente, me encuentro de nuevo con él, que se queda perplejo al verme sin la barba, totalmente desconocido para él. Y le tuve que explicar que… durante la batalla contra los romanos, éstos me mataron y estando en el suelo, me cortaron la barba en señal de victoria (yo no participé en la batalla, pero había que contarle el por qué me faltaba la barba), y que después me habían llevado a un Hospital, donde pudieron ‘revivirme’, pero que me quedé sin la barba…

Se marchó con su madre para casa, y en el trayecto en coche, la madre nota que Pedrito va muy serio, muy pensativo, y mirando fijamente a través del cristal de la ventanilla, algo no muy normal porque suele ir jugando o hablando con mamá. Entonces ella le pregunta…

- “¿Qué te pasa, Pedrito, que vas tan callado…? Cuéntame que te pasa, anda…”
- “Mamá, el abuelito y el tito Antonio, me… me… me han contado que… que… que los romanos…… lo mataron en la batalla de la guerra y que le… le… le cortaron la barba. Y después se… se… se lo llevaron en una camilla a un Hospital y… ¡lo revivieron, pero sin la barba!”.
- “Bueno, pero ya has visto que el tito Antonio está bien y que está con el abuelito hablando de sus cosas, del futbol y todo eso… No te preocupes más. Ya verás como le crece otra vez.”

Siguió un rato más en silencio, pensativo y mirando por la ventanilla, y de pronto le dijo a la madre…

- ¡Pos… pos… pos ya no quiero ser romano… ahora quiero… quiero… ummmm… quiero… quiero ser carthaginés pa matar a… a… a los romanos que mataron al Tito Antonio y… y… y… y pa que no entren en Cartagena”.

A mi sobrina –su madre- se le abrieron los ojos de par en par y lo miró a través del espejo retrovisor, y lo que vio fue a un niño que había tomado una decisión: quería ser carthaginés para defender a ‘su’ Cartagena de los romanos y para matar a aquellos que le habían matado a su Tito Antonio y le habían cortado la barba.

Cuando hablo con él, siempre hablamos del tema de los Carthagineses y Romanos, y como quiere hacer para estar en la batalla y buscar “a los romanos malos que me mataron”. Y creo que a este sobrino-nieto mío, con 4 años que tiene, ya le corre la sangre guerrera carthaginesa por las venas para que, llegado el momento, luchar contra los romanos y buscar ‘esa venganza’ que tiene pendiente. Ojalá cuando tenga la edad suficiente para poder ser un protagonista más de estas fiestas, lo viva como lo viven todos sus participantes y sea un verdadero guerrero ilergete.




 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information