Viernes, Julio 21, 2017
   
Texto

Quejarse es lícito, mentir y difamar, no

En relación a la siguiente información: Quejas por el abandono y la falta de inversión municipal en barrios y diputaciones


Lo primero y ante todo, me gustaría agradecer a la Asociación de Vecinos de El Algar los esfuerzos que hace cada día por seguir al pie del cañón y las preocupaciones que manifiesta por el óptimo funcionamiento de esta Junta Vecinal y de nuestro Ayuntamiento.

No tenía constancia que se había erigido o la habían nombrado representante o portavoz de las diferentes asociaciones de vecinos del municipio, a raíz lo expresado en el artículo periodístico publicado en su periódico digital en donde este medio de hacía eco de las "quejas por el abandono y la falta de inversión municipal en barrios y diputaciones", manifestando en dicho artículo que ‘la Asociación de Vecinos de El Algar, recogiendo los comentarios que le hacen llegar residentes del pueblo’ expresaba que “cada día son más los vecinos que se quejan del mal estado en general del mantenimiento diario de los barrios y diputaciones de Cartagena”, por ello mi sorpresa al conocer ese nuevo rol de la Asociación de Vecinos en el panorama vecinal del municipio.

Ponen desde la Asociación de Vecinos de El Algar como ejemplo de ese “supuesto abandono” que denuncian una foto del estado que presenta uno de los diferentes espacios dedicados al esparcimiento y diversión de los niños, todos mejorables y optimizables mucho más, situado en la plaza Párroco José María Serrano.

Se quejaba la Asociación de Vecinos de El Algar del ninguneo del Ayuntamiento de Cartagena hacia los barrios y diputaciones, algo en lo que yo discrepo bastante, máxime cuando, haciendo sólo un poco de memoria y recordando cómo fue tratado El Algar en el pasado reciente cuando gobernaba el PP con mayoría absoluta en el Consistorio, el trato que recibe ahora nuestro pueblo por parte del Ayuntamiento, pudiendo ser mejorable, es bastante bueno, llegando en algunos casos a poder ser considerado como exquisito.

Acusa la Asociación de Vecinos de El Algar al Ayuntamiento de tener “poca vergüenza”, lo cual me causa rabia y estupor a la vez, pues se podría decir que en la Historia Democrática de este municipio, no ha habido un Gobierno Municipal que haga más por el municipio y por sus vecinos que el actual, con su Alcalde al frente. 

Quizá habría más dinero para inversiones en el municipio si el 70% del presupuesto regional no se gastara en el término municipal de Murcia y que el 30% restante se invierta en los 44 restantes municipios durante varias décadas, pero eso no lo cuentan desde la Asociación de Vecinos de El Algar, como tampoco cuentan que en los 20 años de gobierno municipal encabezado por la exalcaldesa y hoy senadora, a la vez que también persona investigada en el caso ‘Novo Cartago’ y en la ‘Trama Púnica, doña Pilar Barreiro, nuestro pueblo fue administrativamente maltratado y vilipendiado, negándosenos  infraestructuras tan demandadas como la piscina cubierta o la pista de atletismo, prometidas por esa política del PP hace varios lustros y que nunca se realizaron en nuestra diputación.

No recuerdo a la Asociación de Vecinos de El Algar en la legislatura pasada pedirle al anterior equipo de gobierno municipal lo que ahora con tanta "urgencia y vehemencia" le pide al actual. ¿Será por mi mala memoria o será porque antes, eso de exigir lo que ahora se les pide a MC y PSOE sencillamente no se hacía?, no fuera a ser que le reportara al PP algún tipo de incordio o malestar las peticiones de algunos miembros de la directiva de la Asociación de Vecinos.  Vaya usted a saber…, pero de momento, aún creo que gozo de buena memoria… 

Lo que hace fuerte a una vecindad es la cohesión de sus gentes y la solidaridad entre ellas. Las deficiencias y necesidades de nuestro pueblo grandes, pero no son problemas que hayan surgido ahora por generación espontánea, ya que son arrastrados la mayoría de éstos por la desidia sufrida tras los últimos 20 años de gobierno municipal del PP, gran culpable de la actual situación en la que actualmente se encuentra El Algar y el municipio en general.

Ahora, con el nuevo Gobierno Local de MC y PSOE, los gastos municipales están claros y hay transparencia.  La participación de diferentes empresas y la competencia leal y real en los concursos que se convocan desde el Ayuntamiento, hacen que se otorguen obras con rebajas que han llegado a ser del 47% sobre el precio de licitación.  Por poner un ejemplo reciente, para colocar césped artificial en un campo de fútbol en el municipio, se han presentado hasta 49 empresas, cuando antes, con el gobierno municipal del PP eran escasas las empresas que participaban, sabedoras de que los concursos se hacían con nula o escasa publicidad.  Ahora "el pastel" de la inversión pública está abierto a todos.

Hundidos en la miseria nos dejó el PP, con un Ayuntamiento intervenido por el Gobierno de la Nación hasta el año 2.022, intervención estatal que el actual Gobierno Municipal ha dado por acabada al pagar en poco más de un año de gestión la cuantía debida al Estado, merced a haber cobrado unos impuestos que se le “había olvidado cobrar al equipo de la anterior alcaldesa de la ciudad, pese a que tenía 19 concejales -uno de ellos algareño, por cierto-” a la multinacional Repsol.

Ahora, gracias al nuevo Gobierno Municipal surgido de las elecciones municipales de 2.015 es posible refinanciar la deuda y conseguir autonomía financiera, merced a la gestión responsable que durante los últimos meses se ha venido haciendo desde el Gobierno Municipal y por ello, el Ayuntamiento ha podido saldar la deuda que mantenía con el ministerio de Hacienda desde 2012 –pues pidió préstamos al ICO para pagar a proveedores por valor de 35,5 millones de euros, de los que restaban por devolver 23,3-, así que gracias a los 24,5 millones que pagó Repsol por la liquidación definitiva de las nuevas instalaciones de su refinería en Escombreras, (lo que se le que se le había olvidado cobrar al anterior equipo municipal) se ha podido ir a los bancos a renegociar los créditos -del 3,5% del interés en que estaban, pasando al 0,5%-, y por lo tanto se podrán hacer inversiones, contratar personal y tener unos presupuestos libres.

A la cantidad de Repsol hay que sumar los 13,8 millones de euros rescatados de los avales de la urbanizadora del CC1, junto a Mandarache.  Parte de ese dinero irá destinada a pagar a los antiguos propietarios, otra cantidad a urbanizar la zona y el restante para sufragar inversiones en lugares adyacentes.

Desconozco la deuda total del Ayuntamiento a día de hoy, pero debe de ser de ciento y pico de millones de euros, sí teniendo constancia por páginas oficiales que la citada deuda está siendo rebajada en varias decenas de millones de euros desde que MC y PSOE asumieron el Gobierno Local, así que lo afirmado por la A. VV. de El Algar de "dejar hundido al Consistorio en la miseria" el actual equipo de Gobierno Municipal, nada de nada.  Es una mentira, una falacia y una falsedad afirmar eso desde la Asociación de Vecinos de El Algar y espero, por su credibilidad, que lo rectifiquen.

Durante el primer año en el Gobierno de los actuales Gestores Municipales, los principales ejes de actuación de éstos han sido el de ejercer de altavoz a las reivindicaciones vecinales, ya que el Gobierno medió en aspectos como la apertura del hospital del Rosell; la retirada de los espigones de Los Urrutias; los problemas de los agricultores y el colegio de La Aljorra, entre otros.

Cartagena fue el primer municipio de la Región en solicitar la acogida de refugiados y recordó avances en la Mesa de Vivienda; la Oficina de Antidesahucios y la Comisión Municipal de Drogodependencia.

Durante el primer año en el Gobierno del actual equipo de Gobierno Municipal se han realizado más de 7.219 actuaciones con una facturación de 211.582 euros y se pondrá en marcha un plan de asfaltado del que se beneficiarán 60.000 vecinos. Al comprarlo en grandes cantidades, el precio se rebaja y se consigue un ahorro.

Si todo lo expuesto no fuese del gusto de la Asociación de Vecinos de El Algar, le recuerdo a ésta que el concejal de Deportes, Ricardo Segado, dio orden por medio de la concejalía que él dirige de realizar una serie de inversiones del Gobierno Municipal en materia deportiva en El Algar, ascendiendo el importe de las acciones realizadas durante los últimos meses a más de 40.000 euros, siendo las actuaciones desarrolladas las siguientes: mejoras en la iluminación del campo municipal de fútbol Sánchez Luengo (más de 20.000 €); compra de módulo y colocación de grada telescópica en el Pabellón municipal (casi 5.000 €); red parabalones en el campo municipal de fútbol Sánchez Luengo (más de 2.300 €); reparación de la alarma del Pabellón municipal (más de 1.000 €); sustitución de puertas en el vestuario del campo municipal de fútbol Sánchez Luengo (más de 2.300 €); diversas mejoras en el Pabellón municipal (más de 1.900 €); placa para el control del cuadro eléctrico en el Pabellón municipal (más de 900 €); reparaciones varias por robo en el Pabellón municipal (más de 1.800 €); sustitución de espejo en el gimnasio del Pabellón municipal (más de 1.400 €) o la compra de consola y relojes de posesión para baloncesto y voleibol en el Pabellón de El Algar (más de 800 €).  También se han cambiado redes en las porterías del Estadio Sánchez Luengo, echado cientos de kilogramos de caucho al césped artificial de éste y se ha realizado un cerramiento metálico del campo de fútbol. 

No creo que esas acciones puedan calificarse como propias de una entidad que tiene abandonada a sus vecinos...

 

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information