Viernes, Julio 21, 2017
   
Texto

Éste es mi pueblo

No me voy a referir  a la canción famosa en otros tiempos, sino a mi muy querida barriada Vista-Alegre, que es, y aunque parezca mentira, el que lo dice es una persona nacida en el Casco Antiguo, a 50 metros de la ‘casica’ de la Virgen de la Caridad. De chiquillo corría por aquellos bancales hacia la mina de ‘la Cartagenera’, lo que hoy es una populosa barriada. Vista Alegre no es una barrida más en el término municipal de Cartagena, aunque para acceder a ella haya que atravesar la vía de un tren cargado de historia en la minería de La Unión, pues transportaba a parte de viajeros y mineral con destino a la fundición de Peñarroya en Santa Lucia y a nuestro puerto.

Para mí esta barriada esta impregnada en cada poro de nuestra piel de tal manera, que nos hace a todos sentirnos orgullosos de ella, constituyendo un sentimiento muy arraigado común que todos llevamos muy a gala. Y que nadie nos hiera al ser de la Barriada del cura obrero Antonio Bermejo Hurtado, dicho más fuerte pero no más claro. Uno se emociona al ver el día a día de este abogado de las causas justas hablando en sentido figurado. Pero es obligado de todos el tener que siga reinando ese espíritu sano de la Semana Cultural. Iniciada hace ya algunos años por un grupo de tontos o de locos, como mucha gente suele llamar a las personas, que quitando tiempo a sus familiares, o al trabajo y que decir de los ratos de ocio, decidieron actuar e intentarlo: entre ellos está el amigo Pepe Ros, entre otros, que con sus aciertos y errores y con su modesta participación han conseguido despertar la ‘dormida cultura’ en Vista Alegre a cargo de personas que son de cada una de las esquinas de la barriada.

Y con esto me refiero a las personas que no son de este lugar, y han hecho su asentamiento definitivo, cada uno con una profesión diferente, han conseguido que el antiguo ‘pasivo’, se convierta en un orgullo de vivir en Vista–Alegre, sea ya una realidad por mostrar o mas bien despertar las inquietudes de todos sus habitantes de esa cultura y las ganas de hacer las cosas bien hechas que se encuentran en el subsuelo y conseguir con eso sacarlas a la luz amigos míos, es todo un mérito, y, por lo tanto, en este día tan grande como es la  celebración del día de nuestra querida patrona, nuestra Señora de Belén, no tengo por menos que felicitaros, y muy especialmente al cura obrero Antonio Bermejo Hurtado, y en este caso pedirle que siga en la brecha al pie del cañón y que no está solo.

Sólo me resta desearos un feliz día de la Patrona a todos.

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information