Lunes, Mayo 29, 2017
   
Texto

¿Y tú de quién eres?

Ahora, tras semanas de leer artículos, escritos, documentos, opiniones de doctos y menos doctos, ahora que tengo un "hueco" en mi vida os lo voy a decir.

Todo este tema del ‘preVistalegre’ me ha dejado traspuesta, pero el problema es que no solo a mi me ha ocurrido. Resulta que yo soy una persona muy normal que habla con gente muy normal como mis vecinas, el policía de la puerta, la limpiadora de la oficina, personas que conozco en la calle, e incluso hablo con compañeras y compañeros de partido, también muy normales, mayores y jóvenes, que todavía, después de haber pasado varios días del final de la contienda, todavía seguimos sin entender el porque de esta "prebatalla".

Y me decían: "pero y tu de quien eres?, que a ti no se te ha visto el plumero", y yo les respondía, "pues yo soy de Podemos desde el mismo momento en que vi salir a Pablo, Íñigo, Carolina y Monedero del Teatro del Barrio de Lavapiés de Madrid allá por un enero de 2014".

De ese soy yo, del proyecto creado por la gente para la gente, el Podemos de la "gente normal haciendo cosas extraordinarias", de la herramienta del pueblo para llegar a las instituciones. Pero parece ser que en el camino desde ese enero de 2014 se nos han ido cayendo algunos de esos lemas, tal vez ingenuos, pero que representaban el sentir de una sociedad harta e indignada con sus gobernantes. Con esos lemas sentamos las bases de una "nueva política" ilusionante en nuestro país, la política del "no nos representan", espíritu del 15M.

Y ahora se nos plantea a las bases, (las que hemos hecho tantas campañas, las que nos hemos dejado las manos pegando carteles, hablando con los vecinos con folleto en mano, llorando cuando ganábamos o cuando perdíamos), a esas mismas bases, que decidamos entre "unos y otros", que elijamos entre compañeros. Y entonces empiezas a ver desfilar ante ti todo un repertorio de argumentos a favor y en contra de una u otra propuesta, entonces te ves abocada a "decantarte" por uno o por otro, te ves obligada sin quererlo a elegir, porque por mucho que quieran disfrazarlo de pluralidad en realidad era la pugna por el poder de "uno u otro", como una auténtica pelea de gallos donde los adversarios muestran toda su belleza pero también toda su fuerza y superioridad para imponerse al contrincante.

Y encima dando armas al enemigo. Esa ha sido la peor parte. Los que nos odian, los que esperan cualquier resbalón, en estas semanas lo han tenido muy fácil, "guerra fratricida en Podemos", se lo hemos puesto a huevo.

Entiendo que todo grupo, considerando incluso una comunidad de vecinos como grupo social, tiene que ir evolucionando para mejorar su estrategia de organización. Entiendo que surjan procesos de cambio, pero lo que no entiendo ni entenderé jamás es que en Podemos repitamos la misma historia de siempre, las mismas películas que hemos visto en partidos viejos y desgastados por sus propias miserias. Me niego a aceptar que somos "iguales", me niego a oír a la gente decir, "son más de lo mismo".

Siento tristeza, no es este el Podemos que queríamos construir. Me encanta Pablo, me deja atónita Iñigo, y me vuelve loca Teresa, yo soy de esos y voy a luchar con todas mis fuerzas para volver a sentirme identificada con cada uno de ellos, porque ellos y nosotros somos un todo, somos Podemos.

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information