Lunes, Septiembre 25, 2017
   
Texto

Carta abierta a Francisco Espejo

Querido Francisco, en adelante Paco por los años que nos conocemos. Acabo de leerte, y debo reconocer que me asombra la forma elegida para felicitarme por mi onomástica. No me refiero a la gramatical, porque las capacidades de cada uno hay que valorarlas, y el atreverse ya habla bien de ti. Lo dicho, muchas gracias, me alegra que los amigos se acuerden de mí, aunque solo sea en los días señalados y ese amigo sea “más político que amigo” como es el caso.

Ante tu confusión podría esforzarme en explicarte a ti y quienes sigan nuestra comunicación epistolar la diferencia entre gestionar un municipio de modo responsable y riguroso, siendo consciente de que es tan tuyo como de los ciudadanos, y hacerlo sirviendo los intereses de un partido o de algún particular, pero no lo considero relevante, porque tú te adaptaste muy bien a lo segundo, y los nombres de los particulares nos suenan a todos.

Sí creo que mereces saber, pues en campaña tuviste que estar más atento a tu espalda, que MC se presentó a las elecciones con un programa de gobierno, no un programa electoral, y que cuando aún no ha llegado la mitad de la legislatura se va cumpliendo a buen ritmo por la coalición de gobierno. Con tres limitaciones esenciales, las restricciones y obligaciones económicas que gestores como tú —incluso peores— dejaron en el Ayuntamiento; el abandono y mal estado general de los servicios e infraestructuras municipales; y la falta de compromiso con Cartagena durante décadas de otras administraciones, que ahora comienzan a “ponerse las pilas” y que probablemente sean las que te han empujado a escribir esas líneas que me diriges, porque de lo contrario habrías utilizado el WhatsApp como es habitual.

Decirte que desde MC trabajamos con orgullo y dedicación por nuestro municipio, porque los cartageneros merecen políticos que puedan y quieran mirarlos a la cara, y eso lo tienen ahora. En personas como Ricardo Segado, al que no conocían, pero del que habla su trabajo, su cercanía, su honestidad y su lealtad con Cartagena y sus habitantes, no con unas siglas o una trama.

Él es la cara del área de Cultura y Patrimonio, y quien trata de coordinar, con éxito a día de hoy, los esfuerzos de miles de ciudadanos anónimos, tan cartageneros como él o como tú, y desde luego acreedores del servicio de sus políticos y de que sus iniciativas se canalicen, algo que también nos enorgullece.

Por ponerte un ejemplo, la iniciativa municipal del Año del Modernismo, en gran parte desarrollada por asociaciones, profesionales, estudiosos y ciudadanos de modo altruista, ha sido mucho más beneficiosa para la proyección del patrimonio de nuestro municipio que la trama Púnica, aunque miembros de tu partido, algunos muy cercanos a ti, solo se hayan promocionado y colaborado con esta última.

Entiendo que para ti potenciar el patrimonio material e inmaterial de todo el municipio y su comarca resulte extraño y censurable, puesto que partidos como el tuyo funcionan con fórmulas de importación, despegadas de la realidad del municipio donde desarrollan su labor, y está claro que en ti también ha calado esa ajenidad frente a Cartagena y sus habitantes. Basta escucharte hace tres días en el Pleno municipal manifestándote en contra de la reforestación de los montes de Cartagena para entender tu papel, tu papelón.

Habrá oportunidad de comentar la reducción histórica de la deuda municipal, que ha permitido rebajar por dos años consecutivos los impuestos a los ciudadanos, la participación real en la gestión municipal, el modelo de desarrollo sostenible que está implementando el gobierno, los avances en inclusión social o transparencia, al ser reconocido en 2016 el ayuntamiento como uno de los más transparentes de España, ¡fíjate que cosas!, tras la opacidad anterior.

Sin embargo me centraré en el efecto de la política cultural y patrimonial sobre el turismo y te animo a comprobar, en Cartagena y fuera de ella, como el conocimiento y reconocimiento de nuestra esencia, así como el respeto por nuestra historia y tradiciones, permiten avanzar y nos hacen más atractivos al visitante.

Cartagena y su comarca son europeas y mediterráneas, hechas por tres milenios en los que hemos sido parte y esencia de grandes transformaciones, de acontecimientos históricos de primera magnitud en Iberia, Castilla, Sefarad, Al Andalus o España, siempre con nuestro puerto abierto a la llegada de culturas, comercio y personas.

Cuando hablas de catalanizar Cartagena construyes una trinchera y te parapetas en ella, quizás por tu incapacidad, la de tu partido, para actuar en la realidad y afrontarla.

Como te he dicho ser cartagenero es ser parte de la historia de nuestra patria, y como dice José López, alcalde de nuestro municipio, en MC hay algo que somos por encima de cartageneros, y es españoles. Te invito a que disfrutes del año de la Ilustración que ahora se inicia, etapa en que triunfó la razón, de ahí lo de “siglo de las luces” amigo Paco, y dio inicio a la edad contemporánea.

Es posible que una de las razones que te lleva a escribirme para buscar la aprobación de tus dirigentes, y confundir a los cartageneros, sea conseguir salir de tu trinchera política e intelectual. Yo desde aquí, como siempre, te tiendo la mano, tómala y sal a la calle, Cartagena no es tu problema, debe ser tu ilusión y tu referente, para MC y para mí lo es.

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information