Sábado, Noviembre 18, 2017
   
Texto

Carta abierta a José López

Habré asistido al 95 por ciento de los plenos de las juntas vecinales que se celebran en Cartagena desde que entré en la Corporación municipal como concejal-portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos en mayo de 2015. En ellas me gusta empaparme bien de sus debates para comprender un poco mejor la realidad de esas diputaciones, sus necesidades, sus propuestas y sus ambiciones para poder trabajar sobre ellas, y en la medida de lo posible, ofrecer una respuesta o una solución. En una de esas raras ocasiones en la que no pude asistir, sí acudió el exalcalde de Cartagena, José López, al que por otra parte yo no he visto nunca en un pleno vecinal, y fue en Perín,  el pasado 18 de agosto y escuchar lo que pasó allí me ha hecho sentir vergüenza ajena, bochorno y un profundo hastío.

Pues hoy me gustaría dirigirme directamente a usted, José López, y decirle que no puedo entender cómo es posible que como concejal de MC, una vez pérdida la notoriedad y exposición al dejar la Alcaldía de Cartagena tras ser investigado por varios presuntos delitos de corrupción, ahora haya decidido acudir a estos órganos de descentralización, no para aclarar ningún asunto de su competencia, sino para instrumentalizar el turno de palabra y hacer un mitin político, para envenenar e intoxicar a los vecinos con su demagogia, sus mentiras y calumnias, para generar conflictos artificiales y enredarlo todo. Y quizá lo más triste haya sido escuchar el aplauso a sus palabras por alguno de los presentes, dando por ciertas, supongo, las falsedades que allí pronunció. No le voy a negar que tenga usted esa virtud tan común en el populismo político de saber cómo manipular a la audiencia, aunque sea a través de la mentira y la infamia. Ay… cómo le gustan esas palmas que alimentan y engordan su monstruoso ego señor López, me pregunto si proceden de sus palmeros oficiales o bien de incautos con una venda en los ojos que se dejan llevar por esa incontenible diarrea verbal llena de resentimiento y maledicencia que tiene. Cómo me hubiera gustado estar allí, en ese pleno, para poder dar mi punto de vista y contestarle como merece.

Si no me equivoco, lo que motivó su enésima reacción colérica fue al parecer la mención de alguien a un comunicado reciente lanzado por mi Grupo Municipal en el que lamentaba, tras realizar una visita en la zona con el presidente de la Asociación de Vecinos de El Portús, que más de dos años después, el equipo de Gobierno y usted especialmente como concejal de Infraestructuras no haya sido capaz de tener ya un proyecto de consolidación para evitar el riesgo de desprendimientos en el monte de las Casillas, ni de haber asegurado la zona. A través de ese comunicado exigíamos actuaciones urgentes porque, le explico, para mi partido la seguridad de las personas es lo prioritario, y no podemos entender cómo a estas alturas de legislatura no haya invertido ni hecho casi nada, más de dos años, ¿se da cuenta de la cantidad de tiempo que ha pasado?

Fuimos los primeros en llevar este asunto al Pleno del Ayuntamiento al poco de comenzar la legislatura, en 2015, nos hemos reunido varias veces con los representantes vecinales que nos han trasladado sus quejas por la demora, hemos preguntado una y otra vez por esta cuestión, también fuimos los primeros en alertar que se habían producido nuevos desprendimientos a causa del temporal en diciembre de 2016.

Pero claro, a usted le molesta que mi Grupo trabaje como lo hace, no vaya a ser que se den cuentan en Cartagena de quién construye y quién destroza, y haya un trasvase de votos desde su partido a otro… en el fondo lo que le molesta es la democracia creo yo, que hagamos preguntas, ¿verdad? que existan otras opiniones además de las suyas, es que claro… ¿Cómo es posible que a nada más y nada menos que al cartagenero más ilustre, al poseedor de la verdad absoluta, al juez de todos por todo se le pueda achacar una falta o recriminar cualquier cosa?

Por si no lo recuerda, le dejo aquí algunos extractos de sus lindezas en el último Pleno de la Junta Vecinal de Perín:

“Me molesta que Manuel Padín quiera engañar a los vecinos, lo que hace permanentemente alguien que va de franciscano, pero que no es un franciscano, que los que ya llevamos un tiempo en el negocio en Cartagena, lo conocemos sentado, con hábito o sin hábito, con las manos en los bolsillos.” (…) “Este señor no quiere arreglar nada, va a hacerse una foto, hace la pose, se queda de muestra, como si hubiese visto algo, como tiene superpoderes, ya lo ha arreglado, bueno pues esta semana, sabiendo que había estado en El Portús, lo llamó la portavoz de MC, Isabel García, que es con las pocas con las que se  habla de MC, le explicó lo que había a Manuel Padín, pues con todo y con eso se ha ido a la prensa igual, porque como yo le dije al presidente, no le interesa arreglar problemas, sólo le interesa hacerse una foto, y la foto ya la tiene. El presidente del Portús, que no tiene que recibir a todo el mundo, tendría ahora que salir, si fuera digno, en un escrito diciendo ‘el señor Padín nos ha utilizado, para hacerse la foto y para llevar al Pleno algo que ya está conseguido, porque el compromiso del equipo de Gobierno y los vecinos de El Portús, lo sacaron para adelante”. (…) “Esto se va conseguir no porque el señor Padín llegue una mañana, se haga una foto de diez minutos, porque si le daba mucho más el sol en la calva, le puede pasar algo malo, y salgo cortando y doy la noticia, y eso es la triste realidad de un tipo que cobra 3.000 y pico euros al mes”.

¿Lo recuerda ahora? También tuvo usted palabras para sus socios de Gobierno, el PSOE o los rojos como usted dice, a los que acusó de comer con Hidrogea en una conocida marisquería dejando caer así que no velan por el interés público. Ése es el nivel de gobernabilidad y de lealtad que nos espera en lo que queda de legislatura.

Pues bien, las referencias pueriles a las fotos, o a mi físico me importan poco o nada, si lo siento es sobre todo por aquéllos que me quieren, que sufren al leer o escuchar sus menosprecios hacia mí, como ya sufrieron cuando me dijo en un medio de comunicación que yo regentaba un lupanar, o que soy cortito o un zote, que voy de franciscano por la vida… Por supuesto, nadie se merece esta persecución, este escarnio público, y las leyes penales dejan muy claro qué es y qué no es una querella, un delito contra el honor, una calumnia o una injuria, y me reservo todas las acciones legales, faltaría más. Tiempo al tiempo; pero sí me duele que haya intentado meter al presidente de la Asociación de Vecinos en un brete, asegurando que fue él quien dijo que no se acometiera ninguna obra este verano, como culpabilizándolo de los retrasos (recuerde: más de dos años lleva usted sin acometer las obras desde que está en la Concejalía de Infraestructuras, o Desarrollo Sostenible como usted la rebautizó hace poco por aquello de la imagen). Eso me duele, porque ese chico no se lo merece, su casa fue destrozada en 2014 por el desprendimiento de una roca de tonelada y media y desde entonces lleva reclamando sin descanso que se haga algo, al PP mientras estuvo en el Gobierno y a usted desde hace más de dos, sin respuesta. ¡Qué valor el suyo al culpabilizar a las víctimas! Y no contento con eso, reprocha al presidente de El Portús que me haya recibido ¿pero quién se cree usted que es para amonestar y amedrentar al presidente de El Portús por recibirme? ¿Qué derecho tiene para decidir quién puede o no puede atender este señor? ¿Qué clase de actitud totalitaria es ésa?

Y ahora… pretende hacer pasar por una modélica gestión política una inversión prevista (de manera inminente espero) en la zona de 150.000 euros (insuficiente), que no fue reservada por su Concejalía, sino por los propios vecinos en los presupuestos participativos. ¡Es decir, se apropia de la iniciativa de los vecinos y la quiere hacer pasar por suya! Menudo juego de prestidigitación, otra cosa no, pero que es usted un mago con las palabras, no se lo voy a negar.

Por cierto, debo aclararle, que la llamada a la portavoz de MC, Isabel García, la hice yo tras la visita, y le pregunté si en alguna mesa de contratación se había incluido las obras para consolidar la zona, y ella me respondió que no, porque el proyecto no estaba terminado, no estaba hecho, y querían seguir desarrollándolo en septiembre porque en verano entendían que no iban a poder trabajar. ¿Cómo cambia el cuento, verdad? ¡Usted diciendo que el proyecto ya está, y que ha sido remitido a la Comunidad, y la portavoz de su Grupo confesándome que no está terminado!

Y no es cierto que sólo me hable con García en MC, sino con todos, con más o menos diferencias, pero con todos tengo una relación diaria cordial, no sé si usted puede decir lo mismo, y fruto de esa cortesía se ha llegado a acuerdos importantes como la aprobación de los dos últimos presupuestos municipales. No lo olvide, aunque le duela, que ha sido Ciudadanos el que ha sabido estar a la altura de las circunstancias y ha aprobado con ustedes los presupuestos, incluyendo los participativos donde se encuentra esa primera partida para el monte de la Casillas. ¿Probablemente olvidó compartir esa información con los vecinos en Perín señor López?

Me consta que algunos le tienen miedo, pero yo no, yo lo que siento es inquietud. Quizá lo más alarmante sea esa habilidad que tiene para evitar su responsabilidad política mediante los ataques personales, esperando que el foco de atención se desplace de su incapacidad de arreglar a tiempo cualquier cosa hacia la polémica estéril que provoca su demagogia, sus gracias para humillar y sus reyertas impulsivas. Lo preocupante de verdad es que use al colectivo de los trabajadores públicos y los coloque de barricada defensiva cuando algún partido de la oposición critica sus decisiones, (no el trabajo de nuestros funcionarios), cuando usted ha sido él el primero que ha arremetido contra ellos cuando le interesaba, como hizo con el último interventor municipal, Juan Ángel Ferrer, o con aquella querella contra la que fuera secretaria general del Pleno, Inés Castillo, o por la forma en que destituyó al jefe de Personal, José Serrano, o cuando provocó la dimisión del Manuel Asensio Montilla como jefe de la Policía Local tras cuestionar públicamente su gestión.

Lo grave, en definitiva, es que se dedique a sembrar la semilla del odio en la sociedad cartagenera allá donde va sin saber, por lo visto, lo peligroso que es inocular ese virus en la ciudadanía; sólo espero que nunca tengamos que lamentar una desgracia por esa irresponsable manera de hacer política.

Y es que los cartageneros no sólo tenemos que soportar que una persona imputada en un caso de corrupción como usted siga cobrando del erario público o siga dirigiendo la Concejalía de Desarrollo Sostenible (y usted pidiendo dimisiones por lo mismo a diestro y siniestro, qué contradicción e hipocresía, ¿no?), sino que también tenemos que sufrir  a una persona que no es capaz de llegar a ningún puerto porque por donde usted pisa no crece la hierba. Y mientras se suceden los circos mediáticos que monta, el monte de las Casillas continúa sin consolidar y amenazando la integridad y las posesiones de los vecinos de El Portús. Eso sí, nada ni nadie me va a impedir, ni a mí ni a mi Grupo Municipal, que continuemos reclamando una solución definitiva para El Portús y sigamos trabajando por y para los cartageneros, para eso nos pagan. ¿Lo tiene usted claro?

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information