Lunes, Julio 23, 2018
   
Texto

Pendiente de juicio la denuncia contra el que se llevó a un menor sin permiso

Tarde del 30 de diciembre pasado, cuando se celebraba la fiesta de Nochevieja infantil en la plaza Joaquín Costa de La Unión. Un adulto de 71 años de edad se lleva, tras ofrecerle 10 euros por ayudarle a lavar el coche, a un niño de 11 años que sufre una discapacidad intelectual, sin permiso de su madre, quien se encontraba cerca. La Policía Local localizó a ambos en un lavadero de la ciudad. “Fueron 20 minutos que parecieron 20 horas”, dice su progenitora, quien tras esa ‘pesadilla’ presentó denuncia contra el adulto por su acción y por la sospecha de que pudiera tener otras intenciones. La Fiscalía lleva la investigación y el asunto está pendiente de que acabe la instrucción y se fije la fecha para la vista oral.


Han pasado diez días, pero a la familia del menor no se le ha quitado el miedo que pasaron en una tarde en la que todo tenía que haber sido ‘normal’. La madre acudió llevó a sus dos hijos a la plaza Joaquín Costa donde estaban instaladas las atracciones infantiles y en la que había comenzado en el Antiguo Mercado Público la fiesta de Nochevieja infantil. La mujer se encontraba tomando un café con la edil de Festejos, Leticia Egea, cuando llegó su hija de 8 años de edad, asustada, diciendo que se habían llevado a su hermano, que ella lo había visto mientras estaba en las camas elásticas. En ese momento todo cambia. La tranquilidad se convierte en máxima tensión y un enorme temor. Comienzan a preguntar y un hombre confirma que vio como un adulto se iba con un mejor por un callejón, pero que pensaba que lo hacía con permiso de sus padres. Otros niños, por su parte, indican que iban a un lavadero “porque le habían ofrecido diez euros por ayudarlo a lavar el coche”, indica. La concejala llama inmediatamente a la Policía Local, que envía dos patrullas, dirigiéndose cada una a los lavaderos situados en dos estaciones de servicio. En uno de ellos aparecen. Han sido 20 minutos de pesadilla con final feliz, pero el asunto no queda ahí.

El anciano expuso que pidió ayuda a los niños porque sufre problemas en una mano y le es complicado limpiar su automóvil. Sin embargo, la madre no cree que se trate de un malentendido, sensación que se ha reforzado con comentarios que ha recibido “de otros padres y abuelos, que me han dicho que esta persona ha ofrecido en otras ocasiones dinero a menores por ayudarle a arreglar persianas o limpiar cristales”, expresa. También le llega la información de que el hombre en cuestión fue denunciado tiempo atrás por presuntos abusos sexuales (desconocemos cómo finalizó esta denuncia). Finalmente pone denuncia en el cuartel de la Guardia Civil, la cual pasa a la vía judicial por un presunto atentado contra la libertad del menor.

Las partes han declarado en el juzgado. El hombre niega que intentase abusar sexualmente del menor en momento alguno. La madre, por su parte, no ve normal su actitud y expuso sus sospechas de que sí tuviera esas otras intenciones y que suponga un peligro para otros niños.

La instrucción está en marcha y a su conclusión se conocerá si será uno o dos los cargos a los que se enfrente en un juicio del que se espera que en breve fije fecha para su celebración.

 

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Banner
Banner

Banner

Banner
Banner
Banner

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information