Lunes, Julio 23, 2018
   
Texto

F-35: Cazadora

A la voz del contramaestre se inicia la última singladura en el muelle del Arsenal de Cartagena, el buque maniobra abandonando el muelle y su existencia, es la metáfora del último día en el cuaderno de bitácora de la Cazadora, un cuaderno de bitácora lleno de inmensas glorias y singladuras, lleno de ilusiones y frustraciones, de éxitos y victorias, de alegrías y tristezas, también de complejidades y confusiones, ¡lleno de almas!, algo más significa en este texto y en este contexto, el cual, sólo quiere ser un homenaje a una “dama del mar” que ha abandonado puerto, no para siempre pues queda anclada a la historia de la Armada española que es la propia historia de España, un abandono sin relevo, una jubilación sin reemplazo, allá quedaron en 1977 los primeros visos de un nuevo buque que llegó a ser alma de muchas vidas y dio vida a muchas almas marineras, y sin engaños, por la longevidad de sus baos y cuadernas, de sus pañoles y compartimentos, la muerte le llega como a todos en forma de desguace, pero que ha marcado una huella de incalculable valor dentro de la propia historia gloriosa de la Armada Española.

Una dama del mar que ha surcado más de siete mares, como diría la canción, 'La Cazadora', perteneciente a la extinguida 21ª Escuadrilla de Escoltas, al marchase de la ciudad Departamental por última vez camino del desguace, al arriar la Bandera Nacional que tanto orgullo patrio ha significado para sus dotaciones allá, allende mar, al adornarse con el sonido de aquél “Soldadito Español” que engalanaba el aire en las entradas y salidas de puerto en su último Babor y Estribor de guardia, no deja solamente estelas en la mar, deja profunda huella en esta ciudad, que si no las vio nacer, ya que su cuna fue El Ferrol, entonces del Caudillo, si la vio crecer, y hoy, la despide con tristeza y orgullo en esta su última singladura desde este trimilenario puerto.

En demanda de la historia, deja una profunda huella porque, en ella se han forjado ilusiones y frustraciones de miles de personas, en ellas se han visto reflejadas la siempre sonora y en esta ocasión materializada gallardía española; una cualidad que ostenta el ser que es valiente y noble, como lo ha sido ella y todas sus dotaciones. Durante más de cuatro décadas ha surcado mares enarbolando el pabellón español con gentileza y orgullo, con gallardía y chulería marinera, nunca se quedó en retaguardia, siempre era la primera, 'India alfa', siempre en vanguardia.

Hace más de veinte años que tuvo su bautismo bélico en la primera guerra del Golfo, donde la Cazadora F-35 fue el primer barco con pabellón español en llegar a las aguas del conflicto, se vivieron tensiones y dramas, pero un sentimiento de unidad y camaradería, digno exponente del Arma representada, “La Armada Española” hicieron que las penurias se convirtieran en gloriosas aventuras, ya dejó clara evidencia de la alta preparación y disposición de las fuerzas españolas en el verano del 82 dando caza en el Estrecho a sumergibles encubiertos, aquí empezó un largo periplo por situaciones conflictivas de esta unidad, que desde hace más de cuatro décadas se ha mimetizado con el paisaje del hoy vetusto muelle de San Pedro en Sta. Lucia, con una bola a modo de cofa que rompía el horizonte marítimo cartagenero dotándola de indiscutible carácter.
En ella se han forjado profesionalmente centenares de hombres y mujeres, algunos de ellos han formado y forman actualmente parte de la alta Jerarquía Naval, cientos de oficiales, suboficiales y marinería, cientos de guardiamarinas a lo largo de estas cuatro décadas se han formado conjuntamente con las dotaciones que, con el continuo esfuerzo y permanente adiestramiento han forjado una carrera al servicio de la patria bajo un noble hábito castrense, todos juntos han participado, hemos participado, del alma marinera de esta sin par dama del mar, compartiendo sollados, camarotes y cámaras en horas de ocio y lugares operativos en situaciones difíciles.

El repaso histórico seria extensísimo, el cuaderno de bitácora se nutre no de ríos, sino de mares de tinta, señalar sucintamente de vuelta encontrada con La Cazadora; acompañando a esa dama del mar, vestida de gris naval, la de un puñado de hombres que durante más de una década y media en algunos casos, y menos tiempo en otros, han compartido ese crecer día a día de esta dama del mar con 41 años de vida, desde su primera singladura tras su puesta de largo en la entonces en Bazán de El Ferrol, pasando por la partida hacia lo desconocido en el estrecho de Tírán un 28 de agosto de 1990; la primera calificación operativa para el combate de un barco de la Armada Española por la OTAN en Pórtland (UK); y el amargo e infausto incendio que fue atajado al unísono, con un compacto y preparado equipo, evitando desgracias personales, y mayores y penosas consecuencias. Su cambio a patrullero en 2003 no sesgo su 'alma' impoluta y afortunada, si bien la matizó allá en las islas afortunadas, afortunadas por recibirla.

Hoy, reducida a patrullera de altura, mermada en su armamento, pero no en su coraje, y a pesar de su baja, seguirá surcando los mares en la memoria y en el corazón de sus dotaciones con el porte altanero que siempre la ha caracterizado, protagonista de la historia de nuestra nación, ondeando los nobles sentimientos de miles de almas que impregnan sus compartimentos y espacios.

Al mirar las siluetas de bronce con la F-35 que adorna un rincón en nuestras casas y ocupa un espacio en nuestro corazón, nos concurre una exclamación silenciosa de nostalgia al recordar una parte de nuestras vidas que, con ese mismo silencio compartimos miles de personas, esas miles de personas que han inferido en el carácter de esta dama del mar, que han compartido penas y alegrías, satisfacciones y penurias, ellos y sobre todo el recuerdo presente a los ausentes, son los destinatarios de este nostálgico alegato y del más profundo reconocimiento a lo que fue algo más que una unidad de la Armada, un trozo de corazón con miles de almas vestidas de gris plancha y de azul, 'Bravo zulú' y buena singladura.

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information