Jueves, Junio 27, 2019
   
Texto

Los juicios del nuevo año en la Audiencia comienzan con un 'KO'

Estaba en un bar del Barrio de la Concepción y de pronto apareció un joven que, sin mediar palabra, le propinó un puñetazo en la cara que lo dejó noqueado y con fractura de la mandíbula, además de pérdida de piezas dentales. El autor ha sido condenado a año y medio de prisión y al pago de 29.731 euros de indemnización a la víctima y de 9.287 euros que fue el importe que facturó el SMS por la asistencia sanitaria en el hospital del Rosell.


Caro, muy caro, puñetazo, pues le va a costar unos cuarenta mil euros a su autor. Al parecer, el detonante era una discusión que agresor y agredido habían tenido días atrás, pero el resultado ha sido el daño físico resultante para uno y el económico para el otro. El impacto del puñetazo fue demoledor, pues el destinatario quedó noqueado en el suelo y después precisó tratamiento quirúrgico, con 75 días de curación, de los que 11 fueron como hospitalizado.

El asunto llegó a la vía judicial a través del juzgado de Instrucción número 1 de Cartagena, derivando en el juicio que ha acogido la sala de vistas de la Audiencia Provincial, en Cartagena, el primero de los que celebra en este 2019.



La fiscal y el abogado de la acusación particular, Rafael Escudero, solicitaban para el encausado cuatro años y medio de cárcel más el pagó de 29.731 euros a la víctima en concepto de responsabilidad civil, además de 9.287 euros que reclama el Servicio Murciano de Salud por la asistencia prestada a la víctima en el hospital del Rosell.

El incidente tuvo lugar en mayo de 2015 y desde el principio el encausado ha reconocido su culpabilidad, además de mostrar arrepentimiento y voluntad de compensar el daño causado, habiendo ingresado 3.500 euros mediante pagos mensuales y otros 3.000 euros esta semana. Estas circunstancias, más la atenuando de dilaciones indebidas en el proceso judicial no achacables al acusado, han propiciado que la pena se haya quedado en año y medio de prisión y en una orden de alejamiento hacia el agredido, además del pago de las cantidades reclamadas.

El abogado de la defensa solicitó al tribunal que el ingreso en prisión quedase en suspenso. La fiscal no se opuso y fijó esa suspensión durante un período de tres años, exponiendo que se trata de una persona sin antecedentes, pero también condicionando su postura a que siga abonando la responsabilidad civil. La acusación particular sostuvo también la misma postura. El pago que se establece mínimo para cada mes será de cien euros.

El presidente del tribunal, José Manuel Nicolás, trasladó el acuerdo para sentencia de conformidad al encausado, que la aceptó, con lo que en breve será dictada en esos términos.

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Banner
Banner

Banner

Banner
Banner
Banner

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information