Sábado, Diciembre 14, 2019
   
Texto

"Tras un suicidio quedan de 6 a 8 personas con un dolor difícil de superar"


'Suicidio: realidad y prevención' ha sido el título con el que TP Catagena MM ha desarrollado una jornada centrada en hablar sobre un problema que causa la muerte cada día de diez personas en España. "El suicidio es como un elefante dentro de una habitación al que nadie quiere ver", expresaron.



El salón de actos de la Universidad Nacional de Educación a Distancia en Cartagena ha celebrado, con asistencia de un centenar de personas, una jornada bajo el título 'Suicidio: realidad y prevención', la cual fue inaugurada tras la intervención de María Luisa Martínez Jiménez, directora de UNED; Carmen Gutiérrez de Uriarte, presidenta de la asociación de ayuda e investigación de los trastornos de la personalidad en Cartagena, Comarca y Mar Menor (TP Cartagena MM) e Inmaculada Barceló Barceló, director general de Asistencia Sanitaria.



El suicidio es la principal causa de muerte no natural en España según el Instituto Nacional de Estadística, superando las cifras de los accidentes de tráfico. "Es un elefante en una habitación que nadie quiere ver", expresó Carmen Gutiérrez, apuntando que las personas que se suicidad "no quieren morir, sino que quieren dejar de sufrir". También apuntó que tras un suicidio "quedan de 6 a 8 personas con un dolor (intenso y prolongado) difícil de superar", añadiendo que se ha tratado poco "el duelo de los familiares, los cuales, además de la pérdida, sufren porque siempre piensan que podían haber hecho más".



Tras exponer la realidad, habló de la prevención, matizando que cada caso es diferente. Señaló que los factores en este terreno son familiares, sociales, personales y la búsqueda de ayuda, como hablar para que los afectados se agarren a lo que les motiva para seguir viviendo o, por poner un ejemplo, los grupos de autoayuda.



También se abordaron los mitos. Así, es falso que hablar sobre el suicidio con una persona que está en riesgo le pueda incitar a seguir adelante, al igual que quien realiza una tentativa de suicidio tenga una clara intención de morir o que quien dice que va a suicidarse no lo hace. Otros mitos a desterrar son que estas todas estas personas sufren una enfermedad mental, que se hereda, y que si es valiente o cobarde quien lo consuma. También se desterró que no se deba hablar publicamente del suicidio en los medios de comunicación.



Carmen Gutiérrez también expuso que no es cierta que no se pueda prevenir, "si se dispone de recursos apropiados", recordando que TP Cartagena MM trabaja junto a la Federación Salud Mental Región de Murcia para conseguir que haya un Plan Nacional de Prevención del Suicidio y Atención a la Conducta Suicida, "que también incluiría un teléfono gratuito de 3 dígitos para estas urgencias".

Inmaculada Barceló comenzó facilitando el dato de que el pasado año fueron 575 personas con trastornos de personalidad las tratadas en Cartagena para después centrarse en el suicidio, afirmando que este problema "se ha hecho visible para el Servicio Murciano de Salud y ya está trabajando en este terreno dede 2015", facilitando la siguiente dirección web sobre este asunto:
https://www.murciasalud.es/pagina.php?id=285347&idsec=5574



Sobre los ejes a actuar, apuntó que tiene "un origen multifactorial y complejo, que precisa la coordinación de muchos sectores de la sociedad con una gran sensibilidad". También apuntó que está cogiendo visibilidad "derribando estigmas y tabúes, pues hay que verlo como un problema de salud pública".



La psicóloga José María Martín Bernal fue la encargada de ir presentando a los diferentes ponentes de la jornada. El primero en intervenir fue el criminólogo Víctor Navarro, quien aseveró que en el suicidio "hay que trabajar todos juntos y abordarlo con normalidad", remarcando que si se coincide con una persona con conducta suicidad, ésta no debe sufrir rechazo. "Es cosa de todos y mundial", afirmó, expresando su apoyo al Plan Nacional, del que ha formado parte en algunas sesiones de trabajo.  

Se centró en el cibersuicidio juvenil. "¿Qué pasa por la cabeza de un menor?", preguntó. Entre las medidas preventivas habló de poder trabajar "con datos actualizados", evitar "sensacionalismos", tratarlo con normalidad ("hablar es prevenir") y otro factores, como los actos de los mayores hacia los hijos. "Damos a menores teléfonos móviles, que es una ventana al mundo, y luego pensamos que es un problema de los demás. El papel de los padres es importante", aseveró, añadiendo el valor en este asunto de las reglas y la formación. También desveló que entre 2013 y 2017 se han registrado 1.428 suicidios de menores de 29 años de edad.



La jornada se prolongó con las ponencias 'Suicidio como emergencia psiquiátrica hospitalaria', a cargo de Carlos García, psiquiatra del hospital de Santa Lucía; 'El propósito de la vida: esperanza contra el suicidio', a cargo de Francisco Manuel García, psicólogo y formador; e 'Intervención psicológicoa y prevención del suicidio', a cargo de María Almudena navarro, responsable de la unidad de Psicología clínica del hospital de Santa Lucía.

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 



 

Banner
Banner


Banner
Banner
Banner

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information