Domingo, Abril 05, 2020
   
Texto


El poema de la semana

En el cantil de los sueños

En la vida de la noche,

en ese campo sembrado de sueños

donde te busco siempre;

en el mar imaginado que se hace cielo

perdiéndose en el mañana venidero,

ahí te espero, calmo, asido a un murmullo,

…bebiendo a trago lento cada minuto.

 

 

Ahí están como dormidos los recuerdos

alejándose como bajel sin capitán,

como la estrella de la mañana

que se pierde llorando

dejando rastros que se hacen sombras…

…sombras que atrapan tu cara.

 

Y en la alborada gris de este universo deslucido

donde ya no cantan las olas

la música que acariciaba

el puerto de la esperanza,

ahí, en este cantil de barro

donde ya nadie busca ni espera,

ahí sigo yo, mirando…

…soñando.

 

©Jpellicer2013

 

Quiso la tarde…

* A María Teresa Cervantes, desde la admiración y el respeto

 

Quiso la tarde perderme

en un paraíso de colores y alegrías

donde el ayer se hizo presente

y donde las palabras, todas,

se vistieron de paz.

 

Quiso la tarde que volviera

a sentir mis pulsos, a revivir los asombros

ante la belleza de un crepúsculo hecho verdad;

en la hoja recién regada de una flor,

en el canto de un jilguero,

en el vuelo ligero de una paloma,

en el agua fresca que sabe a vida ganada…

 

Quiso la tarde que fuera

cómplice y testigo

de otro canto a la emoción,

de otro inimaginable momento

entre susurros de versos y ternura,

de vida y muerte sin distancias,

…como si fueran una.

 

De ver las huellas del universo

dejadas por otro “yo” comprometido con las palabras

que llevan estallando, minuto a minuto,

en el íntimo universo de toda una vida.

 

 

Quiso la tarde que mis ojos vieran

las montañas que esconden los ocasos;

que llegara a entender el lenguaje

que regala su cálida sonrisa;

que supiera callar la pena

que digo que me aflige …

-¡que es mentira, que soy feliz!-.

 

… Quiso la tarde.

 

 

©Jpellicer2013

 

¿Dónde la ola que me ha de llevar?

En ese oscuro mar pintado
por reflejos de nostalgias
donde poso la mano
que ni siente ni acaricia,
donde la mirada se pierde
engañada por una ola que no llega,
y donde una gaviota, como huyendo,
va dejando la paz estremecida.

En ese mar de llantos
otrora espejo de eternas promesas
bendecidas por el amor
derramado frente a él;
donde un marinero mira
con ojos cerrados viendo
la mar que fue,
esa donde siempre quiso estar.

A este mar cerrado
que ha perdido su horizonte,
al que la brisa ya no acompaña
y el azul, acunado por Morfeo,
a olvidado salir abrazado a su mañana;
a este mar cerrado vestido de eternidad
y que ya no escucha,
pregunto desde el lodazal de la miseria…
¿Dónde la ola que me ha de llevar?

©Jpellicer2013

   

De vidas, sombras e instantes ©

Se escapó un suspiro

dejando desnuda la tristeza

en el albor de la esperanza del ayer;

se escapó y tras él sobraron las palabras

dejando mudos los intentos por volver

y olvidando la verdad de toda ilusión.

Miras la vida alzando los brazos en vano

en otro intento, afán postrero e incrédulo

de robarla como ayer para ti,

soñando con aromas prestados de la noche,

dibujando mares sin cielos ni horizontes;

miras la vida y en ella una sombra de lo que fue

marchándose sin llegar parece llamar….

…parece llorar.

 

Escucha el silencio que todo lo invade,

retoma el camino que ayer dejamos

sintiendo el abrazo que no nos dimos;

mantén la mirada -voz que siempre habló-

oyendo el murmullo de los sueños;

espera otro minuto para decir adiós

dibujando un nuevo mundo donde quepan dos,

y enrédate voluntario entre las ramas del bosque

que alguien sin saber porqué quiso pintar para ti.

 

En el fin de este instante se cierra otro mundo,

y en este mundo queda la vida -acaso perdida-

….para siempre en otro instante.

 

©jpellicer2012

 

Ventanas de justicia ©

 

Manos que viven esperando

sentir y abrazar lo que nunca llega,

sangrando por las heridas

que no son hijas del trabajo de la tierra

sino de aguantar las cadenas

que arrastran tanta indiferencia.

Manos que llaman en mitad de la noche

abriendo jirones en los oscuros pasados

de los perversos que no están muertos,

… que sólo duermen;

dejando al aire la mezquindad de los necios,

exigiendo justicia y clamando por la dignidad

que entre risas –cómplices de la villanía-

robaron a todos nuestros padres, que no duermen,

… que están muertos.

 

Son las manos que llevan prendida la vida,

las que saben mimar una pena

y acarician temblando tu cara

entendiendo los silencios y miradas;

son las manos del hombre que hizo el mundo,

las de aquél que lo dio todo por nada,

son las manos que esperas callado,

aquellas que nacieron cerradas

y abiertas, desde esta ventana de justicia,

… te llaman.

 

©Jpellicer

 

   

Pág. 10 de 28

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 



Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information