Domingo, Agosto 25, 2019
   
Texto

Cuando el puño golpea y la rosa tiene espinas

El socialismo sigue abonado a guerras internas por estas tierras desde que recuerdo. Ahora contemplamos un capítulo más que se ha agravado con la filtración de la grabación de un encuentro privado. Cuando vemos a una criatura es fácil saber si es niño o niña, pero no tanto conocer sus apellidos si nadie lo dice. Este caso es similar. Es evidente que la filtración tiene un objetivo muy dañino, pero quien la grabó y por qué se difunde queda en el terreno de la deducción o, mejor dicho, la especulación, pues dudo mucho que alguien proclame su autoría.

Fui de los que en su momento pensó que en el pacto por la gobernabilidad de Cartagena podía existir cierto 'paripé' entre los socialistas de Cartagena y la dirección regional. Podía ser una puesta en escena entre la doble 'C' (Castejón-Conesa) que desconocía incluso su militancia. No esperaba la expulsión de los seis ediles locales, sino que todo se diluyera con el tiempo, quedando en una multa o 'agua de borrajas'. La realidad ha sido otra, pues desde Madrid, los del puño y la rosa han decidido sacar las seis tarjetas rojas. Entonces se ha destapado la 'caja de los truenos' y la enésima guerra entre los de aquí y los de la Región se ha desatado activando el ventilador de los excrementos. Y todo ello con un millar de militantes que parece que han quedado como meros espectadores de un escenario del que no pintan nada en el guión de la obra.

No voy a entrar en si los buenos son los de aquí o los de allí. No me interesa las guerras internas. Soy un ciudadano y sólo me importa que no afecte a la gobernabilidad del municipio. Sí me apena seguir viendo como la gente del PSOE es lo mejor y lo peor del partido. Unos porque son el alma de la formación y otros por el daño que siempre le han hecho. Y digo 'siempre' porque no recuerdo etapa socialista en Cartagena, ya estuvieran con el poder o sin él, que no existieran conflictos internos que no se frenaban ni pese a que en cada elección municipal se iban perdiendo concejales. No es cuestión de lanzar frases típicas, como que 'mal camino llevan' o que así cada vez 'peor cara tiene el perro', pero sí que vivir en permanente división y con juegos de guerra flaco favor hacen al PSOE.

Sin embargo, lo mismo estoy equivocado y resulta que en este partido todo está 'ferpecto'.

 

Dar el cante

Ahora que ha pasado el gran festival flamenco y nadie se puede dar por aludido, me gustaría comentar una sensación que tengo sobre algunos afamados protagonistas de las galas de la última década. ¿Es más importante para el artista estar en el Cante de las Minas o para el Festival contar con ellos?

Llevo algunos años cubriendo el Festival del Cante de las Minas. No soy, ni por asomo, un entendido del flamenco, pero sí trato de percibí las sensaciones que dejan entre los espectadores y también escucho algunos comentarios por 'lo bajini' que hacen los críticos especializados.

La mayoría de los que pasan por el escenario están al nivel esperado, pero los hay que que no lo hacen. Estos años he sido testigo de algunos casos. Unas veces por actuaciones más breves de lo esperado que han decepcionado a los que se han gastado sus buenos euros en asistir y en alguna ocasión porque no han estado al nivel que requiere una actuación. Cuando así ha sido, he tratado de reflejarlo en el artículo, pero luego tengo el problema que hay quien considera que criticar a un famoso es atacar al Festival, lo que me ha originado algunas controversias en las que me ha sido muy difícil explicar que no es así. No siempre lo he conseguido y alguno se ha quedado con la idea de que daño el Festival. En absoluto ha sido nunca mi intención, pero soy de los que piensan que por ser famoso no todo vale y que cualquier artista que se precie debe entregarse a sus espectadores y más cuando se trata del público del Cante de las Minas. Esto no es como ir a la plaza de toros por si esa tarde le sale una gran faena al 'Faraón de Camas', en absoluto. Aquí el que saca la entrada lo hace porque, en teoría, tiene garantizado que va a escuchar o ver lo que espera. 

El flamenco está de moda y cada vez son más las localidades que organizan festivales y actuaciones, con lo que los afamados artistas no tienen excesivos problemas en llenar sus agendas y, consecuentemente, aumentar sus ingresos. Por su parte, esta circunstancia obliga a la Fundación del Cante de las Minas a buscar siempre lo mejor entre una cada vez mayor competencia.

El Festival del Cante de las Minas es lo más grande en flamenco. Su razón de ser es el concurso, que no tiene parangón con otros que se celebran. Ahora, en las galas algunos parecen que no terminan de asimilar que actuar en la Catedral del Cante no es lo mismo que hacerlo en otros escenarios. Desconozco los entresijos internos y si alguno de los famosos ha sido 'castigado' sacándo su nombre de la lista de futuribles contrataciones. No lo sé, pero sí que entre todos debemos conseguir que actuar en la 'Catedral' no sea una actuación más para nadie, que subir a ese escenario se gana, no se regala.

Así lo pienso, pero lo mismo resulta que estoy equivocado y todo está 'ferpecto'.

 

Pág. 1 de 43

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information