Jueves, Diciembre 14, 2017
   
Texto

Prepárate, va a estallar el obús

La letra que popularizó la banda de rockera ‘Obús’ bien puede servir como banda sonora de la película que están ofreciéndonos en los últimos tiempos nuestros políticos más locales. Lanzamientos de puyas, reproches y escaso respeto, todo aderezado por intrigas palaciegas. ¿Tienen que ser así los servidores públicos que elegimos los cartageneros para esta legislatura? No lo creo. La educación no está reñida con el fondo. 

Como es obvio, entre tanto político hay de todo, pero los que más se ven casi siempre son los que más dan la nota y enseguida se genera la sensación de que ‘todos son iguales’. Ayer tuve la ocasión de seguir el pleno municipal a través de la transmisión en directo por internet que ofrece el Ayuntamiento. Momentos muy desagradables, tensiones que se pueden cortar con armas blancas, descalificaciones, ambiente de crispación, recordatorios amenazantes, mal rollo… Ya no es cuestión de señalar, pues los que han sembrado esa cosecha lo saben. Y si no es así, que se miren el ombligo más que estar buscando enemigos. Eso sí, que lo hagan aislándose de los forofos de sus partidos, que muchas veces son los que alimentan las discutibles posturas de unos y otros. Hay formas y formas.

Desde fuera no parecen servidores públicos, parecen ‘políticos’. Es decir, no la definición original de esta palabra, sino la que se ha alojado en muchas mente, ésa que los señala como gentes que se obsesionan con el poder pensando que son (o pueden ser) los amos del cortijo o, cuanto menos, su piedra angular. Ni lo uno ni lo otro, y mucho menos ‘justicieros’. Pasarán como tantos que han pasado y la institución seguirá ahí.

El receso ordenado por la alcaldesa no sorprendió a nadie. “El Pleno no está a la altura que merecen los ciudadanos”. Dijo y mucha razón tiene. Después pareció enderezarse la cosa, pero todo esto sigue sonando muy mal. Estoy convencido de que todos trabajan en sus menesteres, pero se ha levantado una cortina de la que nadie sale bien parado. Tres personas diferentes en tres foros distintos me han hecho comentarios muy negativos hoy sobre la corporación municipal y lo peor es que tienen argumentos de sobra.

Luego está el tema del gobierno municipal. El pacto PSOE-MC con el padrinazgo de CTSSP parece que le queda poco recorrido. Fue un matrimonio de conveniencia sobre aguas que cada vez son más revueltas para ganancia de pescadores (PP), aunque con tanto mal rollo cualquier otra combinación política es posible.

Es la sensación que hay en una corporación que bien podría recibir ‘carbón’ estas navidades, aunque, quizás, un servidor esté equipo y resulta que todo está ‘ferpecto’.

 

Fracturación de Asociaciones de Vecinos de Cartagena y Comarca

¿Tan complicado resulta que el colectivo de los colectivos vecinales celebre unas elecciones con más de un candidato? Era la primera vez que más de un grupo aspiraba a la presidencia de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Cartagena y Comarca y menuda se ha liado.

‘Entre todos la mataron y ella sola se murió’. Valga el refranero para reflexionar sobre lo ocurrido, pues cada uno se muestra cargado de ‘razones’. ¿De quién es la culpa? No es labor mía sentenciar, pues soy un espectador externo que sólo conoce lo que le cuentan. Y, por supuesto, no soy juez, por muchos que durante años hayan tratado de convencernos de uno u otro conflicto para que nos pronunciemos. Nos limitamos a contar lo que hacen otros.

’La mujer del César no sólo deber ser honesta sino además parecerlo’. Frase atribuida a Julio César (el afamado romano) que también puede aplicarse en este asunto, como también podría tener hueco el concepto de esa democracia que cuando renació en nuestro país, hace cuatro décadas, a tantos nos ilusionó y que contemplaba con la mayor normalidad que varios aspiren a un cargo en un duelo noble que resuelven los votantes. Qué bonito parecía y cuántas veces desde entonces hemos visto como se malvaba por ansias individuales. En el asunto de la Favcac me parece que más de uno debe mirarse ‘la viga de su ojo antes que la paja en el ajeno’.

No hay elecciones pero sí mucho ‘mal rollo’ y una Federación dañada y fracturada. Ya no sólo son asociaciones que respaldan a uno u a otro, sino un colectivo de ganadores y derrotados, y así ‘mala cara tiene el perro’. Y si de verdad existiese esa ingerencia política que algunos dicen, pues de ‘Málaga a Malagón’.

Las asociaciones de vecinos tienen problemas mucho más graves que quién los coordina (que no gobierna). Además de trabajar un relevo generacional que no existe y que ha puesto al borde de la desaparición a alguna, está el papel de ‘portavoces de los vecinos’ al cien por cien, pues los directivos deben ser más que folloneros ante las administraciones sabiendo que son cargos que desgastan pero con los que realmente se desarrolla una labor social. ‘No basta con parecer independientes sino además hay que serlo’.

Que la Federación Vecinal esté ‘tocada’ sólo beneficia a los políticos. ¿Hay solución?. Por supuesto, un tratamiento con gran dosis de voluntad lo arregla todo y pienso que los vecinos se lo merecen.

Todo esto lo digo porque me ha parecido ver que un ser querido no está bien, pero lo mismo son alucinaciones y resulta que todo está ‘ferpecto’.

 

Pág. 1 de 22

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information