Miércoles, Septiembre 19, 2018
   
Texto

Esperando a la mediación

‘Parece que vamos pero no vamos’. Es la sensación con que llega por estas tierras el ‘Día europeo de la mediación’, que se celebra este domingo.

Desde hace años se vienen repitiendo el mismo discurso sobre las excelencias de la mediación, pero no termina de implantarse. La teoría de que en muchos conflictos las partes pueden acordar un acuerdo sin entrar en la vía judicial es muy buena, pero esta opción no ha calado o no se ha sabido vender bien. Es cierto que tiene muchas ventajas, pues hay temas que cuando llevan años en los tribunales su resolución no convence ni a una ni a otra parte, mientras que con la presencia de mediadores se pueden encontrar un punto de consenso cediendo ambas partes sin esperar a que la lenta justicia actúe. ‘Más vale pájaro en mano que cien volando por los juzgados’.

¿Qué ocurre entonces? La mediación no crece como debiera y la estadística sí refleja que los tribunales siguen amontonando causas pendientes. Es evidente que la mentalización entre los profesionales jurídicos y la ciudadanía todavía no existe. ‘Lo que no se conoce no existe’, es el lema de la empresa que dirige este periódico y esa frase se puede extrapolar a este asunto. No se ha difundido bien las ventajas de la mediación ni datos que reflejen que cada vez es un recurso más utilizado (si no se ve que otras personas hacen uso de ella, no se popularizará). Sólo se escucha que es ‘muy bueno’ y ya está. Algunos dicen que también influye que la mediación mueve menos dinero que un proceso judicial. Es decir, que tiene menos gastos para el ciudadano y, por tanto, menos costas para instituciones y menos ingresos para los profesionales. Son hipótesis.

Mi sensación es que la mediación está pero no como debiera estar, pero, como digo, es mi sensación, pues quizás esté equivocado y todo está ‘ferpecto’.

 

Y ahora, a festear’

Tras la sentencia de unas elecciones hay que saber ganar y perder, y más cuando hablamos de fiestas. Todo lo que no sea así es minar pilares.

Reconozco que tengo debilidad por las elecciones, quizás porque mi etapa de madurez se desarrolló a la par que se instauraba en nuestro país la democracia. Siempre seré partidario de varios candidatos a sólo uno, pues pienso que el espíritu demócrata premia las tormentas de ideas sobre un único pensamiento. Lo primero motiva y lo segundo invita a sestear.

Anoche dos mujeres se presentaron con el respaldo de buenos ejércitos en los comicios carthagineses. Lola superó a Merche por la mínima. ¿Eso es bueno o es malo?

Hace unas fechas, la ahora desaparecida (lamentablemente) revista ‘Tiempo’ titulaba ‘Cataluña contra Cataluña’ tras el resultado de las elecciones autonómicas y el equilibro entre los votos nacionalistas e independentistas. No me gustaría nunca titular ‘Carthagineses contra Carthagineses’, en absoluto. Para empezar, los festeros no son políticos y ahí radica la pureza de su espíritu. En segundo lugar, los que han perdido tienen que saber perder respetando el resultado de la mayoría (por simple que sea) y siendo conscientes que todos siguen en el mismo barco. En tercero, los que han ganado tienen que saber ganar reconociendo que casi la mitad no los votaron, pero que también hay que gobernar para ellos si se quiere que todos los remos del barco vayan al unísono.

Ahora se abre una nueva etapa que a priori nadie puede decir que será mejor o peor que las anteriores. Hay que dejar hacer antes de valorar. Hay retos por afrontar, como fácilmente se puede deducir leyendo los programas de las dos candidaturas. Hay que hacer mucho dentro y fuera. Valga otro ejemplo: ¿Por qué en los últimos tiempos se alistan más ciudadanos a los romanos que a los carthagineses? Otra pregunta para analizar. 

El buen festero no tiene intereses económicos en hacer fiestas, pues la realidad es que le cuesta dinero, tiempo y casi la salud. Por ello, hay que ‘festear’ unidos y como un ejército, pues así surgieron y crecieron ‘Carthagineses y Romanos’ y así ganaran batallas futuras. Gracias Merche. Bienvenida Lola. Así todo está ‘ferpecto’.

 

Pág. 8 de 30

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information