Miércoles, Febrero 20, 2019
   
Texto

Desconvoca quien convoca

El pasado sábado acudimos al ‘Musical de los Reyes Magos’ que el programa municipal de Navidad de La Unión recogía. Puerta de la iglesia cerrada, puerta del salón parroquia cerrado. Estuvimos preguntando por el entorno y nadie sabía nada. No fuimos los únicos; otros vecinos sufrieron la misma situación. Ahí quedó la cosa. Malestar lógico por la pérdida de tiempo. Sin embargo, hemos recibido dos correos electrónicos de vecinos que nos responsabilizan de anunciar eventos que luego no se celebran, por lo que nos corresponde hacer algunas aclaraciones.

No es la primera vez que nos sucede eso de ir a un sitio donde se iba a celebrar algo que luego no se celebra, con que eso de que se trata de una situación puntual lo dejamos al margen. Tampoco quiero decir que si el Ayuntamiento, por aquello que es un programa municipal, tiene la culpa o no. En absoluto, pues lo mismo a ellos le comunicación la celebración y no le dijeron la ‘descelebración’. Reitero que no entro en culpables de aquí para atrás, pero sí hacia adelante. El que organiza y difunde su actividad es el mismo que si se anula debe utilizar los mismos cauces para decir lo contrario. Esto se llama respeto a los ciudadanos.  Otra cosa es que se organiza una actividad para ‘cuatro amigos’. Ahí, con que lo sepa el cuarteto, basta. Cuando se colocan carteles por las calles o se incluye en un programa estamos hablando de una repercusión mayor.

Ahora vamos a lo que nos compete (en una ocasión anterior ya tuvimos un correo similar), que es nuestra defensa de una acusación que tiene su base pero que no es justa. Tiene su base porque es cierto que muchos unionenses conocen la celebración de diversos eventos gracias a nuestro periódico, pero no es justo porque nosotros contamos lo que cuentan y lo que nos ocultan es imposible que lo sepamos. Somos los primeros en sentir que hemos sido transmisores de algo así. Si es un error nuestro, nos la envainamos y nos ‘tragamos’ todo lo que nos digan. Si no es un error nuestro, duele ser ‘el mensajero’. Cualquiera que quiera contactar con nosotros sabe que lo tiene muy fácil a través del teléfono o del correo electrónico, que son las vías más serias y fiables. Si se anula un acto, que nos avise y lo difundiremos. Se tarda mucho poco y muchos se lo agradecerán.

Nos señalan por incidentes de los que somos inocentes. Tocaba salir al paso, pero lo mismo estamos equivocados y resulta que todo está ‘ferpecto’.

 

¿Quién es mi vecino?

El asunto del asesinato de Laura Luelmo ha abierto varios debates, entre los que figura el derecho o no de los ciudadanos de conocer los antecedentes de las personas que residen en su entorno y con los que se cruza a diario.

Un servidor siempre se ha posicionado en que los buenos ciudadanos deberían tener derecho a conocer si un vecino ha sido condenado por asesinato, por abusos sexuales, por pedrastia, por narcotráfico o por atracos, por poner algunos ejemplos, siempre dentro de un nivel de delitos relevantes. Lo mismo pienso sobre el 'terrorismo machista' cuando se trata de condenas de relevancia o de reiteración de pequeños castigos judiciales, pues soy de los que le gustaría saber si la pareja de su hija tiene antecedentes o no. No me refiero a un hecho aislado, sino cuando se trata de reincidentes, recalco. Esta opinión me ha sido muy criticada por algunos jueces y abogados, quienes exponen que cuando se ha cumplido la condena ya se ha pagado. Es decir, borrón y cuenta nueva.

Este asunto de la joven profesora asesinada activa el debate. ¿Hubiese escogido esa vivienda para residir Laura si supiese que cerca vivía una persona condenada por asesinato?

Ahora todo el tema está efervescente y luego le tocará, como es tradicional, enfriarse. Sin embargo, mientras tanto cada uno tenemos nuestra particular opinión y es algo que bien debería analizar los que marcan las pautas de la justicia en nuestro país mediante leyes y para aquellos que luego se encargan de aplicarlas optando por mayor o menor severidad dentro de unos parámetros.

Ahora, lo mismo tengo una visión equivocada y resulta que todo está 'ferpecto'.

 

Pág. 3 de 35

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information