Domingo, Septiembre 24, 2017
   
Texto

Química y matemáticas

Llega la recta final para la investidura del sábado en el ayuntamiento de Cartagena. ¿Quién será el alcalde o la alcaldesa? Todo es cuestión de química y matemáticas.

Esta tarde conocemos que MC y C’s se ponen a caminar juntos cogidos de la mano de programas similares. Salta al duda. ¿Ya no habrá pacto entre PSOE y MC? Entonces se empieza a barajar que si los elementos químicas de la tabla periódica MC y C’S se funden, la suma es de 8 concejales, todavía por debajo de los 10 de PP, la fuerza más votada, pero sin una mayoría absoluta que está situada en 14. Pero, entonces habría que contar con CTSSP (la marca local de Cartagena), que aportaría 3. De ser así, los dos partidos más veteranos y más votados (PP y PSOE) no entrarían en el gobierno de la ciudad, algo realmente curioso, saliendo favorecida la alianza de los más jóvenes y pequeños. Otra lectura es que se busquen matemáticas y algo más, es decir, la suma de concejalías para tener una mayoría y también un eslabón con el gobierno autonómico, donde puede entrar C'S. En la baraja política hay cartas para cualquier ecuación.

¿Esto descarta la otra combinación de 14 concejales fruto de sumar PSOE y MC con el apoyo de CTSSP fuera de pactos de legislatura? Puede que sí, puede que no. Estamos en la fase más caliente de las negociaciones, eso sí, con gran transparencia (aparentemente) por lo que se observa de cara al ciudadano. Todo es posible. Incluso, que finalmente el PP encuentre a alguna formación que quiera negociar o que cualquier partido se cruce en la negociación de otros. Nada es descartable.

Por tanto, jugar a combinar siglas ofrece muchas variantes para decidir la persona que ocupará el sillón de la alcaldía. Está la ‘fórmula A’ con el partido más votado (PP, pero con candidato tapado) aprovechando que los demás elementos químicos no crean el producto esperado. Está la ‘fórmula B’ con Ana Belén Castejón al frente como fruto de la segunda formación con más votos dentro de: PSOE+MC+CTSSP. Está la ‘fórmula C’, en la que todos sus componentes llevan dicha letra en sus siglas: MC+C’S+CTSSP. Y está, a buen seguro, más fórmulas por barajar…. Esto es poítica.

 

Rodillo de colores

Tras el 24M vino el 25M, el 26M… y así podemos llegar hasta el 13J. Las elecciones no acabaron en las urnas y ahora estamos en plena vorágine de pactos y no pactos. Sin embargo, por lo que sabemos (y hemos publicado) en lo que va de semana, a fecha de hoy la posibilidad de un acuerdo está más que verde. Otra cosa será cómo evolucione este ‘culebrón’ y su desenlace.

Cuando nos metemos en el terreno de los políticos todo es posible dentro de una casa que, en ocasiones, parece la de los líos. Hay que tener en cuenta que sobre las mesas habrán mil aspectos. Las ambiciones de unas formaciones o de unos políticos, los intereses, los temores… Unos buscan el control, otros el beneficio, otros el protagonismo… Todo está en esa baraja.

Sin embargo, y en este comentario me traslado a mi etapa en la prensa deportiva, a veces los periodista parece que queremos ir por delante de los caballos. Ahora no es cuestión de anunciar fichajes que no están cerrados, en este caso hablamos de pactos que, de momento, no existen.

¿Son imprescindibles los pactos?, ¿los quiere el ciudadano?. Si vamos a la base, a lo más simple, el resultado de las elecciones es la pluralidad (con mayoría de votos para el PP), por lo que la entrada de un gobierno con mayoría absoluta integrado por más de un partido es cambiar un rodillo azul por otro de más de un color. Más de lo mismo pudiera parecer. ¿Tan malo es que cada moción o decisión se vote y que se haga lo que respalden los votos y no las coaliciones?

Si estamos en una nueva etapa política habrá que aprender a gobernar sin mayorías absolutas y aparcando los egos por el bien ciudadano. ¿Es posible? Ahora es el momento en que se demuestre. Por otro lado, no me parece bien dimitir tras unas elecciones cuando una parte de los votantes han elegido a esa persona y ese partido en la papeleta que introdujeron en la urna. Hay que estar para las buenas y para las malas.

Tampoco considero bueno que dos o tres formaciones se unan si de verdad no son afines o sus integrantes tienen carácteres opuestos. Sobre el papel, antes de la cita de las urnas toda la oposición coincidía en transmitir a la ciudadanía que el gran objetivo era poner fin al ‘reinado de Barreiro’. ¿El discurso cambia ahora?. El pan de hoy puede ser el hambre de mañana y muchos casos hay de esto en el mundo político.

Son cuatro años de legislatura en los que pueden pasar muchas cosas.

 

Pág. 4 de 18

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information