Martes, Abril 07, 2020
   
Texto


Mano dura contra listillos e inconscientes

Refuerzo de controles para evitar la llegada de insolidarios del interior a sus segundas residencias de la costa. Me parece muy bien la medida, aunque algo tarde, pues se les veía venir. Bueno, a lo que vamos, al tema principal. Si a las personas denunciadas y multadas las hubiesen devuelto a su lugar de origen (en primer lugar) y se las condenase a trabajar, ahora que tanta falta hace, en sanidad (soy sanitaria) como medida de sanción, la lección la tendrían bien aprendida. Al parecer no les importa para nada ni su salud o muerte ni la de sus familias ni por supuesto la del resto de la población. Así que multa y trabajo social. Eso sí duele, más que pagar la multa y seguir adelante.

Ya sufrimos una oleada de madrileños al principio de esta pandemia en España y por eso en este sureste español tenemos más infectados que los que deberíamos tener. Ahora, otra remesa hacia La Manga y otras poblaciones del Mar Menor. No aprenden.

Si todos cumplimos con el confinamiento, con el sacrificio tan grande que supone, antes terminaremos con el maldito bicho y por eso digo, mano dura con los malditos listillos e inconscientes

Todo esto siempre comentado desde mi ignorancia, por supuesto.

 

'Dr. Mingorance: un caído'

En nuestro hospital Santa Lucia ha fallecido el doctor Juan Mingorance, otra victima de la pandemia que estamos sufriendo. Y lo ha hecho en acto de servicio, a los 72 años tras una vida ejemplar, abnegada, difícil… y sonriente.

Siendo marinero voluntario cursó los estudios de Enfermería (entonces ATS) y entró por oposición en la Armada. Siendo suboficial, acudió a la Escuela Naval Militar  para acceder a la oficialidad. Y continuó en su trabajo… y estudiando la carrera de Medicina, culminándola.

Estuvo destinado en la Base de Submarinos, donde deja amigos y admiración. Hizo de la consigna de los submarinistas ('Ad utrunque paratus', 'siempre preparados') una exigencia permanente para su vida.

Tras su pase a la reserva en la Armada (posteriormente a la situación de retirado)  ha trabajado durante diez años en el centro médico Virgen de la Caridad (hoy centro hospitalario) donde nos ha dejado un imborrable recuerdo de dedicación, esfuerzo, generosidad y simpatía

Descansa en Paz, colega, amigo. Tu ejemplo queda.

 

Pág. 1 de 188

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 


 



Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information