Jueves, Abril 19, 2018
   
Texto

Un sistema podrido con héroes de plástico

“Derribar y destruir es muy fácil. Los héroes son aquellos que construyen y que trabajan por la paz”. Nelson Mandela. Nadie podía decir que Mandela hablara de la democracia española cuando sentenciaba sobre la corrupción y la falta de héroes honrados y honestos en la política española, pero por alusiones parecía tenernos en la mente. Un sistema democrático enfermo y podrido gracias a sus héroes de plástico, no puede más que con el impulso de los honrados sufridores pagadores de impuestos y trabajadores, no puede mantener a tanto sinvergüenza en los puestos políticos. Este país está enfermo porque su sistema de gobierno, por cobardía, ineptitud y falsa sensatez está enfermo, y lo está, porque debería de salvaguardar y proteger los derechos de los españoles, el bienestar social español y no mirarse el ombligo con justificaciones permanentes para mantenerse en las poltronas.


Un país que está más pendiente de un partido de fútbol, o de las tiranteces de la familia real, que, de los derechos extirpados secesionistas de los independentistas catalanes que impone un descafeinado por sumiso  paréntesis constitucional disfrazado de artículo 155 como un cómic surrealista pero contrario a las inquietudes del resto de la nación española, o del juicio por el mayor robo institucional de la historia de España llevado a cabo por los miembros del PSOE en Andalucía como es el caso de los ERES, con 800 millones de euros robados, está enfermo.


Un país que no reconoce todavía la envidia arcaica que suscita en el resto de Europa, la animadversión y el odio de nuestros vecinos hacia un país que era sano, alegre y honesto como el español. Un país que permite la injerencia extranjera en su ciclo vital, subyugándose judicial y políticamente a la mediocridad que estados como el belga, el suizo o el alemán, este último, además, siendo tan totalitario que no permite partidos políticos independentistas, dando asilo a los huidos como en su más nefasto ideario tardo fascista con ADN de Reich,  un país que ajustició en la sombra a la banda terrorista Baader-Meinhof, un país vitoreando y apoyando a delincuentes secesionistas hoy, insurrectos, subversivos y sobre todo cuatreros más que ladrones, éstos sin uniforme, pero igual de delincuentes y hienas canallas disfrazando de política la insurrección por la segregación de un territorio, éste, es un país enfermo.


Un país que permite en una somera deslealtad a sus ciudadanos, que la inmigración ilegal, delincuentes de libro y tipificado en el código penal, tengan más derechos y remuneración que los propios españoles legales y pagadores de impuestos, todo por un falso y cobarde espíritu de solidaridad mal interpretada y manejada como arma por la izquierda totalitaria que con facilidad derriban y destruyen, está degradando el sentimiento nacional y es, porque está enfermo.


Un país abrazado en sus instituciones por una generación de políticos inepta y desleal donde, su único objetivo es económico en detrimento de los derechos de los pensionistas, autónomos y trabajadores, que al fin y al cabo han sustentado y sustentan el propio progreso del mismo, actúa con un sistema sectario y adulterado. Un país con políticos embusteros y mediocres. “Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti”. Friedrich Wilhelm Nietzsche
Un país que se centra en una mierda de máster, producto de la corrupción de la titulación universitaria donde se humilla el propio grado universitario y es el sumun del propio sistema universitario español, corrompido dentro del falso progresismo educativo y de la nociva europeización de nuestro sistema educativo, establecido éste, en una negocio oscuro, máxime, cuando los acusadores, sean podemitas con historia de corrupción universitaria con títulos y becas progresistas regalados, sean sociatas sin títulos ni gracejos intelectuales más que los de su falsedades, falsas cátedras, falsas becas pagadas a podemitas, falsos doctorados realizados en ministerios de fortuna como el de Industria –dicho por el exministro socialista  Sebastian- e incluso, falsas titulaciones, no nos olvidemos que fue la banda de Pedro Sánchez quien se inventó lo de cursando estudios y sus doctorados…, para homologar mediáticamente carreras universitarias, sin contar las falsas licenciaturas otorgadas por la Universidad del Pais Vasco a asesinos terroristas en los que ningún abrazafarolas de la izquierda progresista y cantamañanas de la formación naranja con ansias de protagonismo han entrado, lo dicho por Groucho, es mejor parecer tonto y estar callado que hablar y despejar dudas….


Un país donde, producto de la mal llamada libertad de expresión se permita que elementos del ente político con actas de senador, diputado o concejal defiendan a asesinos, asesinas y terroristas en clara apología de la antipatía hacia el honrado español, es un país enfermo porqué le falta el respeto permanentemente al honrado ciudadano.


Un país sin héroes, solo muñecos de plástico, con oportunistas de saldo de mercadillo ocupando presidencias institucionales, senados y congresos, consejerías y concejalías, un país con alcaldes pseudo delincuentes haciendo de su capa un sayo y pasándose las normas por el forro en un claro ejemplo de “nepotismo ilustrado”. Un país con los juzgados llenos de políticos corruptos, un país donde la dictadura mediática de los grandes imperios de la comunicación, haciendo uso del desafío económico soportado por los grandes bancos, corrupto, putrefacto y corrompido marcan las líneas de actuación, es un país enfermo.
Y me despido citando al cartagenero y académico Perez Reverte con el que me unen trazos de pensamiento. “Porque somos un país de gilipollas gobernado desde hace siglos por mediocres, analfabetos y acomplejados. ¿Te parece que lo he dicho lo bastante claro?”, o lo que es lo mismo, un sistema podrido con héroes de plástico.

 

Falsas apariencias

Como bien sentenciaba Winston Churchill, quizás el último estadista europeo de los últimos tiempos, los demás, solo mediocridad. “Esfuérzate por mantener las apariencias que el mundo te abrirá crédito para todo lo demás”. Y sabe Dios que es cierto, en esta España de pandereta donde la cobardía se disimula al igual que la incompetencia por ganar un puñado de votos por parte de nuestros líderes políticos en perfecta apariencia y disimulo, pero, no son más que, politicuchos de baja ralea a la sazón que nos engañan con postureos. Amparados en la cita de Francisco VI, duque de La Rochefoucauld en la que; “el deseo de parecer listo impide el llegar a serlo”, se agarran como parásitos en superviviente ideario de apariencia y engaño, traición y mediocridad, en puro egoísmo, ora nepotismo, ora subsistir como príncipes sin llegar siquiera a tener la dignidad de mendigos, son indigentes intelectuales con carnet de partido que nos chulean y manipulan y, además, nos roban.

 

El Gobierno permite en un puro acto de traición institucional que se levanten falsedades y calumnias contra nuestra envidiada nación española a costa del teatrillo catalán y la sinvergonzonería manifiesta de los imbéciles separatistas, analfabetos intelectuales y no intelectuales, cuando por intereses derrocadores se han creído la farsa de estos idiotas del lazo amarillo que pueden separarse de España, todo esto no es ni más ni menos que una apariencia falsa para esconder el mayor robo consentido de la historia española a manos de la familia Pujol y el resto de corruptos nacionalistas, que no sé qué hacen fuera de la cárcel.

 

Entre otras falsedades y postureos en busca de votos en nuestra Semana Santa donde un triste encerado hipócrita y de apariencia, de falsas apariencias, han llevado a ministros y ministrillas a pasar revista a San Pedro y al Cristo de Mena entre otros en manifiesta electoralización de las procesiones, mientras, una ciudad trimilenaria como Cartagena con una tradición antiquísima y una cultura exacerbada sigue en el más profundo anonimato mediático.

 

Otros imbéciles o cobardes como Iglesias el vividor, Sánchez el traidor, Garzón el bobalicón o Espinar el ladrón hacen apología de la estupidez criticando la celebración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo amparados en la confesionalidad pero en clara contraposición al islamismo absolutista y fundamental que saludan y agradecen, mantenido y subvencionado por todos nosotros y además, con más dádivas que el sueldo de los pensionistas y el de los propios Policías y Guardias Civiles,  la acritud del insulto de estos impresentables personajes políticos de rastrillo putrefacto contra la moral y la dignidad de un pueblo por hacer gala de nuestra cultura, de nuestros orígenes, de nuestras más profundas tradiciones, de nuestra alma cristiana, son los mismos analfabetos que atacan a Cifuentes por envidia y recelo, no olvidemos que el 80% de podemitas y sociatas no tienen ni la ESO y del resto como Iglesias, Errejón y Monedero el titulo casi regalado, habría que ver los verdaderos expedientes académicos de estos individuos…, no olvidemos el no-trabajo expedientado del segundo.

 

Mas falsedades y traicioneras apariencias como la de Barreiro, la diosa de barro romana con Iceta, que tramaran con el indigente intelectual catalán donde los haya y su consorte de penurias legales, un José Antonio Alonso, vergüenza de Cartagena, con la lamparilla de soldar en permanente uso, un compadreo cuanto menos insultante.

 

Más insultante es la farsa portuaria en metafórica penitencia cartagenera junto a la procesión de halagos envueltos en falsas apariencias. Un muñeco de goma mantenido, cual meretriz errante por el propio partido popular cartagenero, si ya Sevilla despilfarraba en Murcia lo de Segado va a ser un ventilador para maniobrar en torno al movimiento capitalino, a sus intereses y necesidades económicas, una joya que quedaba por corromper, la Autoridad Portuaria, sumergida hoy en lodos infectos, para ello, como en la época de Barreiro y con sueldo de ministro, se ajustan al circo, al teatro, a la farsa, personajes faltos de carácter, de experiencia y de estudios y además, de dignidad pretenciosa y de moral ausente, seres mediocres al servicio del virrey murciano, otro monigote de mercadillo en San Esteban al servicio de Valcárcel y su particular lugarteniente en el exilio judicial, Sánchez el huido. Faltaba para el tándem “La Arroyo”, una malograda profesional al servicio de la intolerancia capitalina en Cartagena, no se fíen de López Miras, no hay peor personaje que un títere de feria, o de “Bando de la Huerta”. Una Noelia que llega arrollando en un momento indigno y negro para el partido popular en Cartagena y no tiene más experiencia y éxitos que los facilitados por funcionarios de fortuna y notables gestores que han mantenido las consejerías que ha poltronizado, personaje nulo, pero había que hacerle hueco en la Ciudad Departamental y dar a todos de comer. Por otra parte, está claramente identificada con el perfil de un buen político actual, sumisa y dependiente por subsistir, lo que antaño se llamaba, sin ánimo de ofensa, un personajillo con suerte y optará a la alcaldía, aunque no desentonará con sus antecesores.

 

Falsas apariencias con las subidas de pensiones, nos toman por tontos Montoro y Rajoy, una subida vergonzosamente indigente al 23% de los pensionistas y en clara ofensa al resto, en claro desprecio al esfuerzo de un colectivo determinante y en perfecto agravio comparativo, mientras se despilfarra en autonomías estériles y peligrosas.

 

Falsas apariencias en Cartagena y en la región de Murcia con protagonismo evidente es Semana Santa y los saca barrigas que ganan la batalla, de hecho, la alcaldesa de la trimilenaria por la gracia de MC, C´s y Podemos y, la pasividad maldita del incompetente PP local, adornada de las apariencias desfasadas del resto, de la cobardía y de la tracción, de la absurda estrategia partidista cateta, la suciedad en la ciudad, el agua, los amiguismos, elijan…, se dan golpes de pecho ante la Patrona o en insigne representación en el Santo Entierro en Viernes Santo, mientras  favorece las corruptelas y las incompetencias de sus concejales, sobre todo del amoral Aznar y sus amigotes con sueldo municipal, reo de falsedades y allanamiento municipal piscinero, marqués del nepotismo institucional y socialista. Policía Municipal descabezada y dañada por intereses personales y de partido, para muestra, las insultantes e ilegales oposiciones al cuerpo, del compadreo interno y del académico, ya ni hablar. Socorrismo en playa, inexistente en Semana Santa junto al abandono de playas y dejación en el litoral, servicios huidos de cara al turismo de Semana Santa, solo falsas apariencias para auto justificarse, y en verano igual…, un grano en el culo que no saben gestionar por inútiles y que heredado de sus antecesores de MC, el “nepotismo toledano”, les viene grande la gestión, todo por prepotencia y por incompetencia, no quisiera tener que escribir y denunciar en breve sobre algún nuevo coordinador en Protección Civil, ex socorrista y en la nómina del PSOE o UGT accediendo al puesto inventado y creado…, pero visto la sinvergonzonería que anida en el ayuntamiento de Cartagena, no me extrañaría nada. Bomberos, más de lo mismo, al igual que el resto de departamentos consistoriales infectados por el “amiguismo y la desconfianza”, ese es el binomio consistorial cartagenero, esta logia,  al igual que lo anterior de MC, y lo anterior del PP, y lo anterior del PSOE…se caracterizan por el oprobio y tráfico de influencias en el municipio, desarrollando un perfecta catedra en falsas apariencias, como el contubernio con Hidrogea y la bajada eterna e inalcanzable del recibo del agua, los presupuestos participativos que nadie sabe lo que son y no valen para nada, las subidas de sueldos y los personajes de confianza bien pagados o los negocios deportivos a escondidas, y sobre todo, la falta de competencia, inútiles no, lo siguiente. Falsas apariencias en la creación encubierta de un centro de internamiento en la ciudad, al tiempo… Falsas apariencias en el desarrollo y recuperación del Mar Menor.

 

Hemos dejado atrás la Cuaresma y las representaciones pasionarias, pero cada Miércoles Santo en perfecta metáfora con nuestra tierra y nuestros actuales tiempos, toma protagonismo la Pasión en la representación iconográfica de la Última Cena en la ciudad Departamental, y quizás, sea ésta, la máxima y triste representación metafórica de la traición y de las falsas apariencias en este mundo superficial y de intereses mediocres, Judas Iscariote junto al resto del apostolado no procesiona por casualidad en tan insigne portada, es el exponente de las manidas treinta monedas de plata corrompidas, llámese cargo, sueldo o simplemente, apariencia, es Cartagena, es la CARM, es España.

 

Lo dicho, estamos rodeados de falsas apariencias, y la única realidad es que en este país no coge un tonto más, pero, como dirían los podemitas y socialistas de encargo…, como viven los cabrones y las cabronas…  “asinque”; “Fingimos lo que somos; seamos lo que fingimos.” Calderón De La Barca.

 

Pág. 1 de 90

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information