Lunes, Diciembre 16, 2019
   
Texto

'De nuevo en Navidad'

Al parecer la navidad quieren que la vivamos todos los vecinos en el centro de la ciudad. Vamos a ver, no estamos en contra, pero por favor las calles iluminadas el vivir las calles de la ciudad es un encanto, no estamos en contra, únicamente que cuando hemos terminado de andar por nuestras calles la realidad es otra.

No basta con tener a través de las asociaciones de vecinos apoyados en algunos casos por la concejalía de festejos y participación ciudadana.

Vivimos el día a día en el barrio y eso es lo que tenemos que mirar y además desde cualquier punto del ayuntamiento deben de tener en cuenta.

Los vecinos no paramos de intentar minimizar el desagravio comparativo que siempre existe, ha existido y que por desgracia abra entre vecinos de primera y vecinos de segunda.

Después decimos que si unos vecinos se enfadan cuando el ayuntamiento monta cualquier evento en la ciudad y les preocupa el nivel de ruido y de basura que se produce por tal evento y o se dan cuenta que quizás algunos vecinos mas quisieran tener ese tipo de preocupación cuando en contra vemos que nuestro barrio esta siendo visitado por muchos vecinos tanto autóctonos como venidos de otros puntos de la ciudad.

Únicamente abra que poner condiciones y ajustar responsabilidades tanto de unos como de otros.

Mas quisiéramos nosotros estar o servir de paso para ir de un lugar a otro sin necesidad de encontrar pasos en penumbra debido a los acontecimientos o como el caso que nos lleva, de pasar de no luminosidad perfecta al momento como después estar simplemente a las luces viales que nos toca.

Decíamos antes que las calles peatonales existían sectores en la ciudad que no apostaban por ellas, pues hoy por hoy gracias a esa proyección de futuro tenemos el encanto de centro que tenemos.

Decíamos que el vivir en el centro tiene mas perjuicios que beneficios, si es verdad que hay que pagar tributos por el mero hecho de vivir en en centro como cuando se organiza las navidades, cuando tenemos las cruces de mayo, cuando tenemos eventos musicales cuando tenemos eventos deportivos, cuando tenemos cartaginés y romanos cuando tenemos semana santa etc., y un largo etc., que para no cansar a los lectores mejor me cayo, pero los vecinos los que vivimos en barrios y diputaciones seguimos siendo los vecinos de segunda.

Ni una misera luz de Navidad en una misera farola, vamos de lo negro al color.

Es una pena que gracias a la oportunidad que nos brinda este diario digital que nuestras reivindicaciones sigan por este mismo medio.

La verdad es que lo leen pero ni caso, y digo ni caso porque segur que lo leen pero por dar su brazo a torcer por el hecho de decir que tienen culpa, no lo hacen, ya estamos n ver si es cosa de técnicos o de políticos porque siempre pasa algo, me deja la duda no lo sé….los políticos cambian y los técnicos sigue, únicamente es que ellos transmiten y/o no se los pasan a los políticos y ellos por si i o por si no pues lo que se hizo el año pasado que siga este año y así va todo a no ser que desde las asociaciones de vecinos se lo tengamos que seguir pidiendo, eso si y que ahora no se nos enfunden tanto uso como otros.

Sirva estas líneas reivindicativas para rogar que cuenten con los vecinos, que no nos sabéis aprovechar.

Esperando de su buen proceder, le saludamos atentamente.

 

'Asociaciones de vecinos en un barrio inmigrante'

Es una labor muy ardua, lenta, difícil, laboriosa pero encantadora pensando que los objetivos a cumplir nunca llegan… Dicho de otra forma, como resulta que la población nunca es fija, si se tiene en cuenta que los vecinos son de alguna manera flotante es por lo que las asociaciones de vecinos tienen esa encomendada labor.

Hay que pensar que se cuenta con unos vecinos que por unas circunstancias son los que han nacido allí, otros los que han creado el barrio y otro como es nuestro caso los que recibimos a las familias que nos llegan bien para establecerse y/o para serviles como enlace hacia otras poblaciones.

De cualquier forma, nuestra misión nunca se acaba.

Aprovechándonos de la experiencia de los tiempos, el caso concreto de la barriada virgen de la caridad es la que vamos a exponer aquí.

Contamos con una población autóctona que ronda la edad media de 60 años con hijos ya criados y la mayoría de ellos ya no residen en el barrio otra población son los de etnia gitana que tiene una cultura que aun similar a los autóctonos, no quita con seguir con sus costumbres y formas de vivir por lo que nos lleva a la otra población que son los inmigrantes.

Este colectivo es el principal grupo de vecinos que incluso supera al autóctono y como no al de la etnia gitana.

Los inmigrantes hoy por hoy ya tenemos tres generaciones por lo que los que vinieron primero y tuvimos el placer de tenerlo como vecinos del barrio ahora son abuelos.

Abuelos que sus hijos están integrados en nuestra comunidad y por lo tanto sus nietos están ahora en la calle jugando y participando en las actividades que, a través del ayuntamiento, asociación de vecinos, colectivos y el propio colegio se preocupan para intentar minimizar el choque cultural de procedencia.

En lo que respecta a la asociación de vecinos tenemos que dejar bien claro que nuestro planteamiento como talleres, mensajes y adecuación del entorno va encaminado hacia nuestros futuros vecinos.

En porcentajes y en honor a la verdad, nuestros talleres no tienen color lo ofertamos para todos los vecinos pero lo que si es verdad que el perfil de los mismos determinan la afluencia de publico tanto para unos y para otros de tal forma que así nos sirve como barómetro porcentual de asistencia por la que determinamos nuestros objetivos para que de alguna forma el conjunto de los talleres determinan si los objetivos se cumplen o no , pudiendo hacer unas valoraciones jornadas tras jornadas por si tenemos que afinar mas o menos de lo que en principio creemos que eran buenos para ellos.

Nuestro objetivo no es ni mas ni menos que intentar integrar a todos los vecinos en sus diferentes culturas en nuestra vida social y diaria del barrio.
No queremos ser un barrio pasivo, queremos ser activos.

Activos significa que respetándonos todos tenemos que preocupar ser objetivos e imparciales a la hora de proyectar talleres.

Tenemos que plantearnos que a la vuelta de no mas de 30, 40 años este barrio si no cambian las cosas serán mas de inmigrantes de 3 y 4 generación que autóctonos quedándonos a la par de los residentes del casco histórico de Cartagena que como todo es sabido su población se ha ido variando en los mismos sentidos que en nuestro barrio.

Somos ahora mismo fiel reflejo de lo que está sucediendo allí.

Sentido común, así como de orientación vecinal es lo que a través de nuestra federación de vecinos y el propio ayuntamiento con la colaboración de todos los colectivos tendremos que sentarnos para reorientar el futuro vecinal.

 

Pág. 1 de 90

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 


 


Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information