Miércoles, Septiembre 20, 2017
   
Texto

Con la venia... Carmen de la Fuente

“La mirada del jefe, es una mirada muy cenital. Es muy interesante, un proceso de aprendizaje vital más allá de lo estrictamente jurídico”

  • Entrevistada: Carmen de la Fuente Méndez, fiscal-jefe de la Fiscalía de Área de Cartagena


"La ley es el lecho por donde pasa el torrente de los hechos" - Émile Boutroux (1845-1921)

¿Quién es Carmen de la Fuente?

  • Carmen de la Fuente Méndez, nuestra fiscal-jefe de Cartagena desde finales de octubre de 2015, es madrileña de pura cepa, y su experiencia como profesional no es sólo extensa, amplia y polifacética, sino, cuanto menos, apasionante.
  • Como se suele decir, para muestra un botón. Sus inicios como fiscal se remontan al juzgado de Baracaldo (Vizcaya) donde permaneció apenas un año, para seguidamente dirigirse a Bilbao para hacerse cargo como fiscal del juzgado de vigilancia penitenciaria donde controlaba las 3 prisiones vascas y posteriormente le asignaron la coordinación de civil, familias e incapacidades donde dedicó otros 3 años a esta labor.

  • Más tarde regresó de nuevo a Madrid donde inicialmente le asignaron la fase de enjuiciamiento y ejecutorias para más adelante solicitar la plaza de vigilancia penitenciaria con respecto a medidas de violencia de género para más tarde consolidarse como fiscal en este terreno.
  • En el año 2007 solicita una excedencia voluntaria en la que abandona temporalmente la carrera de fiscal, donde desempeña funciones como coordinadora del área social-laboral en una ONG en Madrid, volviendo nuevamente al País Vasco como Defensora del Pueblo en protección de personas mayores, menores, discapacidad mental y enfermedades crónicas.
  • Vuelve a abandonar temporalmente su impresionante carrera como fiscal al ser madre, dedicando durante los siguientes tres años de su vida al cuidado de su hija como actividad principal y paralelamente como Consulta de Organismos Internacionales, dar clases en Universidades, conferencias y asesoramientos varios con Organismos interparlamentarios en temas legislativos de género.
  • Posteriormente se fue a vivir a Ecuador, y finalmente volvió a incorporarse en 2012 a las filas de las fiscalía, donde hemos tenido la suerte de que fuese en Cartagena.
  • Enamorada de ser madre, deja hueco en su corazón para la montaña, el senderismo, el cine y la lectura. Le gusta compartir tiempo con amigos y amigas, y sobretodo le encanta bailar.

 

¿Fue vocacional ser fiscal?
Fue vocacional dedicarme a la administración de Justicia, fue vocacional el tratar de defender los derechos de los más vulnerables y de los más débiles, era como mi idea de conseguir un mundo más justo. Me hice fiscal pensando en esas personas que no tienen medios, que tienes desgracias en la vida que no deciden vivir. Es una función que he terminado queriéndola con el tiempo. Como fiscal la función de protección de los derechos es lo que más me apasiona, especialmente con los colectivos más vulnerables.

¿Tiene alguna preocupación por la sociedad?

Creo que estamos en un momento de una quiebra de los derechos sociales, y una quiebra del principio de igualdad, el cual se ha trabajado mucho y durante dos siglos conseguirlo y de alguna forma nuestra democracia es frágil, y está en peligro. Es una sociedad que se siente desprotegida, y a largo plazo si me preocupa. No sólo a nivel de España, sino a nivel Mundial. Ya no se habla de la globalización como se hablaba antes, todo esta conectado pero estamos en un momento para sentarse y reflexionar sobre modelo de sociedad y derechos de las personas. Me preocupa que la frustración se pueda tornar en demasiado conflicto, y en dificultad de conciliar. Es una época de todos contra todos, en lugar de todos a favor de todos para crear un mundo más justo.

¿Qué es lo que más le gusta en su día a día, y lo que menos como fiscal?
Lo que menos me gusta es acusar, me gustaría que pudiésemos explorar formas de una justicia restaurativa, más que una justicia punitiva. Camino poco explorado. Lo que más me gusta, aunque mi tarea actualmente como fiscal-jefe es diferente, ya que conlleva labores de coordinación, servir de apoyo en labores de fiscal a mis compañeros, garantizar la unidad de actuación de los fiscales y una parte de relaciones institucionales, ya no hago tanto el trabajo de fiscal estrictamente puro y duro, por tanto, desde el cargo que ocupo actualmente diría que lo que más me gusta desempeñar en la gestión.

¿Defina Justicia?
Justicia… !Justicia para todos¡… también justicia es justicia para todos. Reparto, distribución, acceso, participación… todo lo que no permita que eso se dé, es injusto. La búsqueda de la verdad sería otra de las cuestiones, pero la búsqueda de la verdad es muy compleja y esta llena de matices objetivos y subjetivos.

¿Ha notado mucha diferencia entre las funciones como fiscal a fiscal-jefe?
Sí, claramente sí. Tengo más trabajo, tengo más responsabilidad, tengo más preocupaciones… Evidentemente tiene su parte positiva, en una fiscalía como esta, que es una fiscalía pequeña pero que a su vez interviene en todas las fases de los procedimientos, en todas las jurisdicciones y que verdaderamente tiene un volumen de trabajo de población a la que atendemos, los dos partidos judiciales de Cartagena y San Javier que es comparable a algunas comunidades autónomas como la Rioja o semejante a capitales de provincia como Pamplona. Lo mismo estoy haciendo una guardia, que acudo a una sala de Lo Penal o de la Audiencia, del  juzgado de familia… Valgo para un roto como para un descosido.

La mirada del jefe, es una mirada muy cenital. Es muy interesante, un proceso de aprendizaje vital más allá de lo estrictamente jurídico.

¿Cuál o cuáles han sido los casos llevados como fiscal más duros?
Más que caso en concreto, diría tipología de casos. En los juzgados de familia de Bilbao intervenía cuando se acordaba el acogimiento o la adopción de un menor, estaba por otra parte la nueva familia de acogimiento, los padres biológicos, y el fiscal. Para mí, habiendo un menor de por medio, en el que estaba los padres adoptivos que habían tenido un nuevo vínculo con el menor, por otro lado los padres biológicos que alegaban que tenían la capacidad para tener al menor, y tener que llevar este tipo de casos es muy costoso.

¿Qué opina de la pena de muerte?
Estoy totalmente en contra. Está claro que no es una medida reparadora, no repara nada. Básicamente lo único que repararía sería el deseo de venganza de alguien, y evidentemente eliminar el posible peligro en el futuro. Yo creo que por el camino nos dejamos como humanidad la posibilidad de buscar medidas alternativas, y de entender el por qué de las cosas, incluso partiendo de que sin ninguna duda fuese el autor material, pero aún teniendo la seguridad absoluta de que una persona haya cometido el hecho más atroz, la humanidad debe dar una vuelta más de tuerca de como resolver los problemas que se tiene, ya hay instaurada una pena en vida, por lo que sería una forma de romper por completo nuestra escala de derechos.

¿A qué personaje histórico tiene algo que agradecerle?
A San Ignacio de Loyola. Creó un método de ejercicios espirituales y, más allá de su historia vital de que era un soldado y luego un día se convierte, inicia un método de trabajo muy duro por el bien de la humanidad, etc. Lo cierto es que en un momento anterior de mi vida, es los que me planteaba cual era mi lugar en el mundo, que quiero ser y como trabajar por la justicia, lo que es el proceso de ejercicios de San Ignacio de Loyola tuvo mucha repercusión en mi historia vital.



Agradecemos la entrevista concedida a Carmen de la Fuente, que a pesar de poder estar pisando a diario una gran alfombra gruesa tras terminar su carrera de Derecho en uno de los despachos de abogados más elitistas de Madrid llevando casos de las empresas más importantes de nuestro país, decidió pisar el suelo firme y frío de nuestros tribunales, y con toda la amabilidad, simpatía y atención dedicar un poco de su valioso tiempo a realizar esta entrevista.

Esta claro que, como predicaba San Ignacio de Loyola, ‘¿de qué sirve ganar el mundo, si al final pierdes tu alma?’. No sé si esta mujer perdió el mundo o ganó su alma, pero lo que si puedo asegurar es que como persona es igual de extraordinaria que como fiscal. Un verdadero placer y muchísimas gracias.


 

 

Con la venia... María del Mar Gómez

“En la labor de Instrucción, la investigación se rige por el sentido común, no adquirimos una formación de como se tiene que investigar”

“Actuar con la psicología en la instrucción es fundamental, esa sensación de su veracidad en las declaraciones, aunque es evidente que se ha de corroborar con la valoración de las pruebas”

  • Entrevistada: María del Mar Gómez, magistrada-juez del juzgado de Instrucción número 3 de Cartagena)


“La justicia es reina y señora de todas las virtudes” - Cicerón 106 aC-43 aC

¿Quién es María del Mar Gómez?

  • Nacida en la capital de España, Madrid, María del Mar Gómez, está desde el año 2008 en los tribunales de nuestra ciudad. Anteriormente estuvo en el juzgado mixto de Andújar (Jaén) desde el año 2003 hasta 2008, siendo sus inicios en la labor de aplicar e impartir justicia. Llegar a ser juez fue una opción al finalizar su carrera de Derecho, ya que en sus inicios pensó en ejercer la abogacía, pero siendo un ejercicio muy competitivo en Madrid, se le pasó por la cabeza la que era su mejor opción dada su facilidad para el estudio intensivo.
  • Entre sus aficiones figura el deporte, el cual practica varias ocasiones semanalmente. También estudia inglés, preparándose para finalizar dicha titulación. Obviamente, disfruta de sus hijos todo lo que le resulta posible, y entre tanto ajetreo aún le queda tiempo para preparar una ponencia en Madrid en materia de ‘Sustancias estupefacientes’, y para continuar impartirá clases en dos asignaturas de un curso de detective privado que organiza la Universidad Politécnica, y terminando, en su tiempo libre, también dedicas horas y esmero en adelantar trabajo de su juzgado.


¿Cuáles son los delitos más comunes que se ven en su juzgado?
Los referentes a acciones contra el patrimonio…, como los robos y hurtos. En menos nivel de volumen, los delitos de malos tratos en el ámbito familiar, amenazas, amenazas de hijos a padres y alguno contra la libertad sexual.
¿Tiene preferencia en base a su experiencia en la jurisdicción penal?
Sí.
¿Por qué?
Primero porque tienes el contacto más directo con el problema, llegan los detenidos al juzgado de guardia, y llegan como llegan. A veces bien, a veces mal. Es una jurisdicción muy ágil, se esta haciendo la guardia y lo que entra hay que sacarlo en esa mañana, y se hace todo lo posible. Hay papel, pero sobretodo tengo contacto directo con personas, con el detenido, con los denunciantes, con los testigos y eso es lo que me más me gusta, la agilidad y el contacto con las personas.
¿En un futuro, se ve en un juzgado de Lo Penal?
Yo, de momento, estaré en un juzgado de Instrucción hasta que me queme, hasta que vea que la agilidad de las guardias ya me pesa o que este tipo de trabajo me pese, ya que sale mucho pero entra mucho. De los cinco días de la semana, cuatro están ocupados con declaraciones y juicios por delitos leves, tan sólo queda libre una mañana, y es por ese motivo por el que debo sacar trabajo por la tarde. De momento me veo en la instrucción y no en un penal. Me gusta investigar, practicar diligencias si observo que algo no esta del todo seguro, y por el momento me apasiona la labor.
¿Defina Justicia?
La Justicia podría ser adoptar, en mi caso, la resolución más acorde con la realidad.
A veces, uno esta dictando una resolución que sabe que no es justa, pero no tiene más remedio que adoptarla, pero quizás sea el intentar resolver el conflicto de la mejor forma posible y darle una solución a un problema.

¿Considera que la justicia es para las dos partes asumida como tal?
Siempre hay una parte que la considera injusta, cuando tenemos dos personas que en un procedimiento ha sido condenada una de ellas, en la que por ejemplo justifica que esa persona ha amenazado a la otra persona porque esta, está harta de las amenazas de las que ha sido objeto, se le condena como es evidente, pero esta persona considera que no se ha impartido justicia ya que había sido víctima anteriormente, pero se debe enjuiciar lo que tenemos delante, y por tanto creo que muchas veces, quien sale de un juicio, no suele salir conforme.
¿Recuerda algún hecho anecdótico ?
Anécdotas tengo tantas que podría escribir un libro, pero, quizá, un hecho anecdótico que recuerdo aproximadamente sucedió hace unos tres años. Teníamos en este juzgado un hombre en busca y captura por una agresión sexual, y no estaba localizado, y un día que iba conduciendo mi coche, se cruzó una persona la cuál me sonaba mucho su cara, y al día siguiente, tomando café en una cafetería, trabajando este en la misma, al servir la mesa pude volver a verlo más detenidamente y lo relacione con el caso. Una vez que comprobé su nombre llamé a la Guardia Civil y se personaron allí, y efectivamente era la persona que estaba siendo buscada. Llevaba en búsqueda como dos o tres años, pero la cara no se me olvidó.
¿Qué sentimiento le genera tener que absolver a una persona que es culpable?
Me cuesta, pero es una cosa a la que se tiene que acostumbrar una. Hay casos muy sangrantes, es duro, pero lo asumes. A mí me gusta siempre poner en algunas sentencias absolutorias por temas de prueba… más aún de las sospechas o intuiciones que este juzgador pueda tener, la prueba de cargo no existe o no es suficiente para enervar la presunción de inocencia... Aunque en el fondo es una garantía dentro de sistema, y yo lo veo bien, creo que es correcto.
¿Qué opinión tiene de la experiencia del estreno de la Ciudad de la Justicia en Murcia?
La mejora de instalaciones es evidente. Pero el tener todos los órganos judiciales centralizados a excepción de la Audiencia ha mejorado el rendimiento y eficacia en general.
¿Qué opina de la pena de muerte?
No estoy a favor de la pena de muerte, considero que es una pena que en caso de error no hay vuelta atrás, por tanto, considero que existen otra penas que se pueden imponer, y estimo que las que están actualmente contempladas en el Código Penal son correctas. Con tan sólo un mínimo error en la adopción se esa pena, podría convertirse en el error más grande que hay.
¿Considera necesario la creación de otro juzgado de instrucción en Cartagena?
Creo que ahora mismo no es necesario. Con los que existen, a no ser que se incrementase el trabajo, estamos bien. Hay mucho trabajo, pero no considero que exista un agobio generalizado que no nos permita cumplir con los objetivos. Estamos bien.
¿Ha tenido alguna situación incómoda provocada por algún condenado fuera del juzgado?
Sí, una vez condené a una persona por un delito leve de lesiones, y a los diez días coincidí con esa persona en una iglesia en las que se celebraban varias comuniones. Se me acercó y comenzó a decirme que le había amargado la vida por haberla condenado. Lo hizo delante algunas personas, y estando con mis dos hijas, por lo que me resultó bastante incomodo. Ha sido la única situación.
¿De qué manera ha afectado la reciente reforma procesal en su juzgado de causas simples y complejas?
Ha afectado porque ha generado mucho estrés, habiendo tenido que dedicar mucho tiempo en exclusiva a numerosos procedimientos para determinar si se declaraban complejos o no, y prácticamente no hice otra cosa durante el mes de mayo porque se nos acababa el plazo. El hecho de que se establezca un plazo esta bien, pero genera tensión ya que estamos en numerosas ocasiones supeditados al tiempo de respuesta de diligencias propuestas.
¿Qué consecuencias suponen exceder esos plazos máximos fijados por la Ley?
Aún no hay una resolución de la Audiencia Provincial al respecto. Ante todo lo importante es hacer una instrucción correcta dentro de los márgenes temporales.

Agradecemos a María del Mar Gómez la entrevista concedida, la cual ha resuelto en el plazo establecido con esa agilidad que tanto le caracteriza en su día a día con su labor profesional y amabilidad en su contacto personal. Llegada de una capital interior a una ciudad portuaria, realiza su labor con entusiasmo, entusiasmo que derrocha en cada una de sus respuestas, y como no podía ser de otra forma, ejerciendo en la primera línea de batalla en la instrucción de los juzgados de Cartagena. Gracias.

 

Pág. 4 de 8

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information