Sábado, Abril 04, 2020
   
Texto


Con la venia

Con la venia… Álvaro Bellas

“Desde mi punto de vista existen otros problemas en la justicia mucho más importante que tener una ‘jaula de oro’ (Ciudad de la justicia)”

  • Entrevistado: Álvaro Bellas, magistrado del Partido Judicial de Cartagena


“El juez debe hacer en todo delito un silogismo perfecto: la mayor de este silogismo debe ser la ley general; la menor será la acción conforme o no a la ley; y finalmente, la consecuencia tendrá que ser la libertad o la pena” (Cesare Beccaria)

¿Quién es Álvaro Bellas?

  • Su vocación por la carrera judicial se gesta tras la terminación de sus estudios de Derecho, llevando a cabo por tanto su preparación para optar a la plaza de juez, entre otras razones, por el gusto que siente a la justicia penal
  • Aprobó la oposición a judicatura en el año 2001, situándose su primer destino en Caravaca de la Cruz. El ascenso a magistrado llegó en el juzgado de Instrucción número 1 de Figueras. Después vino al juzgado de Lo Penal número 2 de Cartagena, donde actualmente sigue ejerciendo. “Como anécdota puede decir que cuando llamé a Madrid para interesarme por el concurso para trasladarme a Cartagena, me dijeron que había sido el único que lo había pedido por la cantidad de trabajo acumulado que tenía”
  • Cartagenero, gran seguidor de los equipos de fútbol y fútbol sala de su ciudad
  • Su afición al Fútbol Club Cartagena hace que mientras lleva a cabo otra de sus grandes pasiones, que es viajar, exhiba con gran orgullo la camiseta de su equipo cartagenero en gran número de países que visita

¿Se ve como magistrado en la Audiencia Provincial en una sección penal?
No hago planes tan a largo plazo, pero yo en principio me veo aquí, me gusta la jurisdicción penal, por lo que a corto plazo no me lo planteo.

¿Qué es lo que le gusta de ser un juez de Lo Penal?
Averiguar la verdad material de lo que ha pasado. Es decir, no centrarse tanto en lo que las partes digan que ha sucedido, sino en averiguar lo que ha ocurrido de verdad, con los medios de prueba a tu alcance. Para mí ése es el sentido de la justicia penal.

¿Cuando tiene que dictar sentencia de prisión, le ha podido preocupar que, aunque las pruebas en juicio indiquen culpabilidad, usted crea que es inocente?
Si uno se formula esa pregunta tiene que absolver, porque entiende que hay una duda razonable. Si por encima de la duda razonable crees que una persona debe ser condenada a prisión, lo que suceda después con su vida, no es mi problema, sinceramente. Lo que hay que ver es de forma aséptica si esta persona tiene los medios de prueba en su contra suficientes como para ser condenado como autor de un delito, el resto de cosas ni me las planteo.

¿Alguna anécdota que recuerde durante la celebración de un juicio?
Sí, hay varias, en la jurisdicción penal, por el perfil de gente con el que se trabaja, da para muchas. Pero recordaré un nigeriano por un delito de atentado, con una complexión física enorme, que cuando se dijo que entrase a la sala a ser juzgado, se bajo los pantalones y los calzoncillos, y se giro al tribunal y enseñó el trasero. Los policías nacionales se las vieron canutas para reducirlo.

¿Defina Justicia?
Se han dado multitud de definiciones, la que más me gusta es la que define la justicia como el arte de dar a cada uno lo suyo.

¿Considera que un juez debe ser frío?
No es que lo considere, es que debe ser así, en caso contrario tu labor se dificulta muchísimo. En el derecho penal entra un bien muy sensible, que es la libertad.

¿Alguna vez le ha molestado algún condenado por su juzgado?
En una ocasión una señora me increpó en una terraza, cuando estaba yo de copas un sábado por la noche, diciéndome que le había arruinado la vida porque le había condenado a un delito de alcoholemia, pero nada importante. En 15 años de ejercicio profesional es algo anecdotico.

¿Qué opina de la pena de muerte?
Siento cierto recelo, porque creo que no debo quitar una vida que yo no he dado. No me gustaría tener que aplicarla en un futuro, entiendo que si la ley me obliga, yo estoy vinculado por el principio de legalidad y lo haré. Si me pregunta de forma personal, yo no soy partidario. En Estados Unidos se ha demostrado que han habido errores en la prueba, y una vez que la víctima ha sido ejecutada, el daño es irreversible.

¿Considera que Cartagena necesita una Ciudad de la Justicia?
Lo de la Ciudad de la Justicia esta bien, en tanto en cuanto facilita o acomoda el desempeño diario de muchos profesionales, sin embargo considero que no es la panacea. Es decir, en el sentido de que desde mi punto de vista existen otros problemas en la justicia mucho más importante que tener una ‘jaula de oro’. Considero que esta bien, pero considero más importante tener una justicia ágil y eficaz, que tener una ciudad de la justicia maravillosa y estar aún resolviendo asuntos del año 2005.


Agradecer a Alvaro Bellas el tiempo dedicado para poder llevar a cabo esta entrevista, por darnos su opinión de la justicia en la ciudad de Cartagena y por compartir su punto de vista del día a día entre expedientes, vistas y sentencias.

 

Con la venia... Ignacio del Olmo

“Ser policía no lo considero un trabajo, es la última profesión romántica; somos personas de cine, somos un género literario; este trabajo es una forma de ser y entender la vida”

  • Entrevistado: Ignacio del Olmo, comisario de Cartagena

“Uno de los presidentes de Gobierno con los que estuve dijo una frase que me me llamó enormemente la atención: Cuando voy a un país, evaluó el nivel del mismo dependiendo el tipo de policía que tienen”

¿Quién es Ignacio del Olmo?

  • Originario de Madrid, el entrevistado de hoy lleva 32 años en la policía y actualmente es el comisario-jefe del Cuerpo Nacional de Policía de Cartagena.
  • Ingresó en el Cuerpo Superior, y tras completar su formación su primer destino fue en la brigada antiterrorista en Barcelona. Posteriormente, fue trasladado a la Unidad de Estupefacientes, pasó 9 años enseñando defensa personal y defensa personal policial en la Academia de Ávila.
  • En 1999 ascendió a inspector jefe; en el año 2000 fue destinado como jefe del contingente español en Kosovo; en 2002 fue designado como director del programa de seguridad de la Presidencia de Gobierno; en 2005 ascendió a comisario, siendo su primer destino como jefe de operaciones en Almería; y en 2007 fue destinado a Murcia como jefe de la brigada de Seguridad Ciudadana; y desde noviembre de 2014 ocupa su actual puesto.

Mi primera pregunta iba a ser qué hacía falta para llegar a ser comisario, pero tras escuchar el resumen de la experiencia profesional de Ignacio del Olmo, me quedó plenamente contestada. Sin embargo, para mi sorpresa, tras seguir conversando con él y preguntarle si tenía aficiones después del trabajo, me contestó lo siguiente: “Ser policía no lo considero un trabajo, es la última profesión romántica, somos personajes de cine, somos un género literario; este trabajo es una forma de ser y entender la vida”, añadiendo a continuación: “Me siento un privilegiado por hacer lo que hago”. Cuando Ignacio del Olmo me disparó semejante respuesta, fue cuando lo entendí, y no me refiero a lo que hacia a nivel profesional para ser comisario, sino porqué Ignacio del Olmo lo era.


¿Considera suficiente la dotación de la que dispone la Policía Nacional de Cartagena?
Nosotros, en este momento, somos una plantilla bastante mayor que en muchas capitales de provincia, exceptuando las grandes. Estamos por encima de Palencia, Salamanca, Soria y Teruel, por ejemplo, pese a que no somos una capital de provincia. Cartagena tiene una importancia económica y estratégica que debe tener la dotación de la que dispone. Como dijo el director general de la Policiía Nacional, es una unidad policial potente. Además, la dotación humana en calidad es inmejorable, pero también es cierto siempre se necesita más número, aunque con esta plantilla se le podría denominar de ‘champions’.

¿Considera que las ciudades que tienen puerto deben tener una dotación más preparada?

Hay que tener en cuenta que estamos en el contexto de la Unión Europea, y ésta, a su vez tiene una frontera exterior común. Tener un puerto que recibe pasajes, exige reforzar las unidades de fronteras. Porque el ingreso en la Unión Europea puede ser a través de Cartagena. Las fronteras ya no son una rayas en el mapa.
Supone también el tráfico de pasajeros, lo cual le da un punto estratégico a una ciudad, al mismo tiempo. Mantener la seguridad para el turismo conlleva algo insustituible y es la policía de uniforme. Son condiciones desde el punto de vista de seguridad que hay que cumplir.

¿Cómo valoraría la coordinación entre la Policía Nacional y los juzgados de Cartagena?
La cooperación con la autoridad judicial en todas partes es óptima, y en este caso creo que es excelente. El nivel que tienen las autoridades judiciales es bunísima, y nuestra cooperación no sólo es con la de Cartagena, sino también con San Javier y cualquier parte. En un mundo donde existe internet y la globalización, el mundo ya no es pequeño. Una investigación puede comenzar en Cartagena y acabar en la otra parte del mundo o viceversa. En esas condiciones también trabajamos con autoridades judiciales de otras jurisdicciones.

¿Cuando llegó a esta comisaría hace año y medio, tuvo que cambiar algo?
Esta plantilla se ha caracterizado por tener los mejores jefes en plantilla de España, y mi antecesor. Por tanto, mejorar lo que había hecho el anterior jefe de plantilla sería imposible, es más, lo tengo por unos de los comisarios más brillantes (sino el que más) de España. Tengo que decir que lo dejó todo tan bien ordenado y dispuesto, que mandar en esta plantilla y sustituirle ha sido un lujo.
También hay que hablar del anterior, José María García, que es una persona de natural modesta. Fue él quien resolvió uno de los problemas fundamentales que tenía la seguridad pública, como era el caso de Lo Campano, y hay que reconocérselo. Él siempre se negará a este reconocimiento pero hay que hacerlo, y yo se lo quiero hacer de forma expresa y pública.

¿Considera que Cartagena sea una ciudad a la que haya que hacer le una dedicación más incisiva para tenerla controlada a nivel de seguridad pública?
La seguridad es una sensación y en Cartagena no es un problema. Cuando se ve que la gente puede ir libremente a cualquier hora a hacer su vida libremente, eso es seguridad pública. Evidentemente, hay que tenerle dedicación. Los indicadores de calidad que tiene en general Cartagena son de los mejores del mundo.

¿Qué debe tener un policía?
Nosotros somos una subcultura, cohesión y espiritu del cuerpo. Hablamos diferentes, vestimos uniformes y somos diferentes a los ciudadanos. Individualmente, el policía debe tener espíritu de servicio, honradez, sentimiento de responsabilidad individual y ser competitivo.

¿Recuerda alguna operación que destacar o que nunca olvidara?
Sin duda alguna, el terremoto de Lorca. La única condecoración que tengo expuesta en mi despacho es ésa porque tuve el honor de recibirla del alcalde de Lorca y porque me recuerda todos los días el inmenso honor que tuve en participar en aquello. La UPR de Cartagena fue la primera unidad que llegó para ayudar y aguantamos con un esfuerzo soberbio, que quiero destacar.

¿Cree en la reinserción?
Totalmente, pero el ambiente del individuo en imprescindible para ese cambio.

Añade Ignacio del Olmo que la policía es un factor de bienestar social y es una medida del prestigio de un país.
Yo, cuando estaba en Presidencia de Gobierno, uno de los presidentes con los que estuve dijo una frase que me llamó enormemente la atención: “Cuando voy a un país, evaluó el nivel de ese país dependiendo el tipo de policía que tienen”. Considero que Cartagena es una maravilla, personalmente, y considero que mi equipo es la mejor plantilla de España, así que tan solo puedo compartir lo bien que me siento en mi situación actual
.


Agradecer a Ignacio del Olmo el tiempo dedicado para poder llevar a cabo esta entrevista y dar esa sensación e imagen tan importante de la que hemos hablado, la sensación de seguridad e imagen de élite.

 

Con la venia… Ignacio Munítiz

“Condenar a un inocente me parece más incorrecto que absolver a un culpable, pero ambas son iguales de injustas”

  • Entrevistado: Ignacio Munítiz, juez del Partido Judicial de Cartagena


“Mejor que el hombre que sabe lo que es justo, es el hombre que ama lo justo” (Confucio 551 aC-478 aC)

¿Quién es Ignacio Munítiz?

  • Nacido en Jaén, es padre de dos hijos de 11 y 14 años
  • Aprobó la plaza de juez en julio del año 2000, realizando practicas en la escuela de Barcelona como tal
  • Su primer destino fue en el juzgado mixto de instancia e instrucción  número 2 de Peñarroya como juez y ascendió a magistrado en enero del año 2006 en el juzgado de Cartagena.
  • Titular del juzgado de Instrucción número 5 de Cartagena
  • Juez enlace en la Región de Murcia en caso de catástrofe
  • Profesor en la Universidad de la UNED, profesor de Master en acceso a la abogacía de Cartagena, juez tutor, Ponente en cursos de la Policía Local de Cartagena
  • Esta misma tarde coge un tren para Madrid cuyo fin no es otro que seguir poniendo su grano de arena en la formación de la Guardia Civil de Madrid
  • Tenista de vocación y juez de carrera, compagina su profesión con su verdadera gran pasión: su familia

¿Qué le gusta más, dictar sentencias o explicar como se llegan a ellas?

Me gusta más mi trabajo como juez, su labor como docente me llena enormemente, me surgió la oportunidad estando en la Escuela de Prácticas Jurídicas. Imparto Derecho Procesal Penal y Derecho Penal, materias en las que puedo contestar a muchas cuestiones de los alumnos y en las que además puedo poner muchos ejemplos prácticos debido a mi experiencia diaria.

De todos los asuntos llevados en el juzgado de Cartagena, ¿cuál ha sido el que más conocimientos o experiencia profesional le ha podido aportar?
Sonará a tópico, pero ni cada día no se aprende algo, casi. Cuanto más complejo parezca un asunto, más parece que se puede aprender, pero también es cierto que de un asunto que puede parecer más simple, a través de una mayor indagación se puede llegar a una conclusión, sino distinta, más formada que al principio.
Los jueces nos limitamos a aplicar la ley, nos guste más o menos. La jurisprudencia tiene fuerza como complemento del ordenamiento jurídico. Es nuestro material, nuestro bisturí y nuestra bata.


La ley esta bien escrita o bien hecha, lo que no está bien es en las personas que la aplican
La ley esta bien hecha, es la que es. ¿Es mejorable?, por supuesto. Desde el asiento donde estoy, mi punto personal obviamente es nulo, pero es mejorable.

¿Son eficaces las reformas procesales?
Desde el 6 de diciembre del año pasado está activada la reforma procesal del tiempo previsto para causas complejas o simples y el día 6 de junio vencería el plazo de causas simples, pero estamos declarando muchas causas complejas, ya que se están practicando muchas diligencias que no sabemos tampoco cuando van acabar.

¿Mejoraría algo respecto a los tribunales de Cartagena?
Estoy bastante satisfecho y contento en este juzgado. Uno de los factores por lo que yo sigo, precisamente, es por lo cómodo que me siento trabajando aquí.

¿Alguna vez ha tenido algún problema con alguna persona sentenciada o investigada?
No, pero sí tuve una situación desagradable hace tiempo y se tomaron las medidas pertinentes.

¿Qué opina que ciertos personas que ostentan cargos en el poder judicial obtengan cargos posteriormente en política, y vuelvan nuevamente al poder judicial?
No podemos partir de la premisa errónea de que se pueda dudar de la imparcialidad de un magistrado de altas estancias, su convicción política no influye en su función.

¿Qué opina, como magistrado, que compañeros suyos de la misma profesión sean condenados por delitos?
Cada uno debe ser responsable de sus actos. La profesión es bonita, te permite una vida buena, y uno debe de llevar un ejercicio responsable. El que un juez deba de ser honesto en su trabajo, es vital, la justicia lleva siglos, la figura del hombre bueno, por lo tanto, el hecho de ser aplicador del derecho, debes desarrollar tu trabajo con profesionalidad.

¿Cómo se lleva el poder?
Pues no lo sé. Sólo soy un magistrado de un juzgado de Cartagena. Tan sólo me limito a resolver resoluciones, y para nada considero que un magistrado de Cartagena tenga poder alguno.
Cada uno tiene su papel, y para nada considero que un juez ostente poder, sino es un eslabón más de la administración de Justicia.


¿Hacen falta más medios?
Por supuesto, y con más medios las justicia sería mas ágil y eficaz. Poco a poco, con la creación del expediente digital, se está consiguiendo agilizar todos los asuntos. La Justicia debe ser rápida y justa

¿La Justicia funciona mejor ahora que hace 16 años, cuando empezó?
Pues no sabría qué contestar a esa pregunta. Uno, después de ese tiempo, tiene alguna experiencia. Las dudas que uno tiene al principio ya no las tiene, pero no sabría qué contestar a esa pregunta.

¿Cree que un juez es más justo cuanto más años desempeñe su profesión?
No tiene porqué ser así, depende, pues el concepto de justicia es relativo. En teoría sí, pero no necesariamente es así.

¿Qué opina de la prisión permanente revisable en la ‘cadena perpetua’?
Creo que no era necesaria, porque por aplicación, por tiempo máximo según el Código Penal, una persona puede estar hasta 40 años. Es lo que tenemos, por lo que habrá que aplicarlo, pero creo que no era del todo necesaria y de alguna forma pienso que podría entrar en conflicto con el principio de reinserción social.

¿Cree en la reinserción social?
Sí, por supuesto que creo. Pero también es cierto que no todo el mundo lo hace. Parto de la idea de que es así.

¿Considera que el aumento del consumo de sustancias estupefaciente está ligado al aumento actos delictivos?
Creo que sí, el mundo de la droga no sólo esta ligado delitos de tráfico, sino que se mueve en ámbitos que posibilitan la comisión de otros delitos. No necesariamente podemos considerar que quien no consuma no comenta delitos.

¿Le cuesta ser justo en todos lo ámbitos de su vida?
He de reconocer que no… con mis hijos me cuesta mucho.

¿Qué opina de la frase de Julio Cesar: Ser justo no es ser ni bueno ni malo, sino dar a cada uno lo suyo?
Me parece muy acertada. Los jueces nos dedicamos a solucionar los problemas que la gente no es capaz de solucionar por sí mismas, y darle una solución, la que el juez considera que a cada uno le corresponda, que evidentemente esa solución a unos les gustará y a otros no. Para unos será una decisión justa y para otros no, pero la otra frase me ha encantado. Un juez debe ser un buen aplicador del derecho.

Defina Justicia
Justicia es dar a cada uno lo que le corresponde. Es intentar, solucionar un problema que te plantean las partes y que no son capaces de solucionar ellos mismos siempre con la solución que uno cree más acertada. Es dar a cada uno lo suyo.

¿Que considera más injusto, condenar a un inocente o absolver a un culpable?
Las dos cosas son malas, pero creo que es más incorrecto castigar a quien no se lo merece. Desde mi trabajo, los autos de prisión provisional que he dictado, siempre he tenido el convencimiento pleno de lo que decidía.



Agradecer a Ignacio Munítiz el tiempo dedicado para poder llevar a cabo esta entrevista, en la cual por la dedicación y tiempo prestado, tal vez fuese más bueno que justo conmigo. Aún así, tan sólo es mi perspectiva, de lo que sí que no tengo duda es que Ignacio Munítiz no cree que la Justicia sea un fin, sino un único camino.

   

Con la venia… Jesús Soriano

“El trabajo más difícil es el trabajo sobre sí mismo”

  • Entrevistado: Jesús Soriano Carrillo


“La justicia es ética, equidad y honradez”

¿Quién es Jesús Soriano?

  • Nacido en Madrid el 18 de febrero de 1950, es doctor en Ciencias Geológicas.
  • Hasta su jubilación, fue el jefe de área de Mineralogía y Petrología del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas.
  • Profesor Colaborador Honorario de la Universidad Complutense e Madrid.
  • Profesor Visitante de las Universidades de Oviedo, Zaragoza, Granada, Politécnica de Cartagena y Universidad Nacional de Educación a distancia donde ha impartido cursos de postgrado.
  • Autor de mas de doscientos cincuenta trabajos publicados en revistas nacionales y extranjeras sobre Ciencia de Materiales.
  • Entre sus aficiones figuran música clásica, historia, rugby (fue jugador internacional), buceo y senderismo.
  • Soberano Gran comendador del Supremo Consejo para España del Grado 33 y último del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para España

 

Jesús Soriano ha estado hace unos días en Cartagena ofreciendo la conferencia titulada ‘La masonería en el debate social de la España de la restauración’, dentro del programa de actos del XX aniversario RIS Fraternidad Mediterránea 94 de Cartagena.

La honorabilidad, ¿es restaurable cuando se pierde?
Honorable es la persona que actúa con honradez y por ello es digna del respeto y
admiración de los demás. Si la honorabilidad se pierde por una mala actuación, es
muy difícil de recuperar.  En el caso de personajes públicos, la llamada ‘pena del telediario’ hace que también sea difícil de recuperar aunque sean inocentes.


¿Qué opina un masón del grado 33º de la palabra justicia?
La Masonería Filosófica considera a la justicia como ‘el arte de hacer lo justo’, y de
‘dar a cada uno lo suyo’, es decir que la justicia es la virtud de cumplir y respetar el
derecho, es el exigir sus derechos, es otorgar los derechos a una persona. La Justicia no es el dar o repartir cosas a la humanidad, sino el saber decidir a quien le pertenece esa cosa por derecho. La Justicia es ética, equidad y honradez. Es la voluntad constante de dar a cada uno lo que es suyo. Es aquel sentimiento de rectitud que gobierna la conducta y hace acatar debidamente todo los derechos de los demás.


¿Ha influido de alguna forma la masonería en nuestro sistema jurídico?
Si, un ejemplo es la defensa de la Ley del Jurado y de la Abolición de la Esclavitud
que el Soberano Gran Comendador Miguel Morayta, hizo como diputado del Partido
Liberal en las Cortes Españolas.


La justicia hecha por humanos, ¿es real?
El concepto de justicia tiene que ver con la creación de un sistema de reglas dirigido a afirmar un esquema básico de cooperación social. Otra cosa ya son las diferentes concepciones de carácter moral que lo informan. La atribución de lo ‘justo’ a unas determinadas normas o prácticas depende de una decisión previa respecto a lo que tiene valor, lo que merece la aprobación moral en el campo de la acción social en un contexto dado.

¿Qué opina de esta frase de Julio Cesar: “ser justo no es ser ni bueno, ni malo, sino dar a cada uno lo suyo”?
Estoy de acuerdo. La justicia es la virtud encargada de instaurar la convivencia de acuerdo con un sistema de reglas al que compete el reparto de las cargas y ventajas sociales; marca las reglas de juego básicas en la organización de las instituciones, normas y prácticas sociales.

¿Es posible la existencia de una justicia inmoral y una injusticia moral?
El mito de Giges, relatado por Platón en La República, ilustra el punto de vista según el cual todo el mundo, si puede, es inmoral en beneficio propio. Más aún, si alguien dotado de un poder parecido al del anillo de Giges se abstiene de cometer injusticias y de apropiarse de los bienes de otros, sería considerado un desgraciado y un tonto. Porque nadie es justo voluntariamente: todo el que puede es injusto y la injusticia es más ventajosa que la justicia. Evidentemente, éste no es este el punto de vista que defiende Platón. El portavoz de su pensamiento, Sócrates, está convencido que por muchos beneficios que  aparentemente se puedan sacar de una actuación injusta, ésta no es respetada ni por  su mismo autor. El comportamiento del hombre injusto es insostenible. Por otra parte, el mito de Giges insinúa el modelo de comportamiento del hombre moral: el que actúa con justicia pudiendo actuar injustamente, como si poseyese un anillo.


Agradecer a Jesús Soriano Carrillo la entrevista prestada, no sólo por el tiempo dedicado a contestarlas, sino por lo que es más evidente, el contenido de las mismas. Fueron contestaciones precisas, con contenido, dándole la presión suficiente, el talle y la belleza, como si de carbón a diamante se transformase. De alguna forma, en mi parecer, en el fin último de la masonería, sacar de todos nosotros ese diamante, dejando atrás el carbón sobrante. Y una vez convertidos en diamante, irradiar luz a nuestro alrededor.

Esta claro que de esta entrevista sólo he podido sacar en claro una cosa...
Saber que se sabe lo que se sabe y que no se sabe lo que no se sabe; he aquí el verdadero saber.
Confucio (551 AC-478 AC), filósofo chino.

 

Con la venia… David Campayo

“El fiscal defiende la Ley, no los intereses personales, particulares o económicos”

  • Entrevistado: David Campayo, fiscal del Partido Judicial de Cartagena


“Las leyes no se mejorarían nunca si no existieran numerosas personas cuyos sentimientos morales son mejores que las leyes existentes” (John Stuart Mill  1806-1873)

Una propuesta rápida, y una aceptación amable fue el inicio para poder llevar a cabo este artículo. La propuesta era una entrevista y quien aceptó fue David Campayo, fiscal del Palacio de Cartagena.

¿Quién es David Campayo?

  • Valenciano de nacimiento, acumula dieciséis años ejerciendo como fiscal, habiendo pasado por juzgados de Palma de Mallorca, Valencia y Cartagena, donde trabaja en la actualidad.
  • Coordinador de la Escuela de Prácticas Jurídicas y docente en el Grado de Derecho en la UNED.
  • Fiscal comprometido, padre de familia y una persona con la que se respira dinamismo, energía, seriedad y amabilidad, la cual proyecta una de las mejores imágenes en todos los sentidos que podría dar la representación del Ministerio Público.

Por lo general, una frase o una cita se suele poner al final de una lectura, pero si no la pusiese antes, se leyese y se meditase, la entrevista que a continuación expondré no tendría la misma sensación que me produjo mientras David Campayo me dedicaba un poco de su tiempo...




¿Cómo considera usted la actuación del fiscal si, durante un juicio, su proceder no es el de acusar sino de defender, como podría ser el caso del fiscal que actúa en el juicio de la Infanta Cristina?
Si el fiscal cree que no hay indicios de culpabilidad, presentaría un escrito de absolución, y no de acusación como suele ser habitual, por tanto,en el juicio intervendría actuando como defensa puesto que su convicción es que no es culpable por creer que no hay pruebas para la comisión delictiva. El fiscal defiende que se cumpla la ley, y si considera que no existe culpabilidad, aunque llegue a un juicio una persona por existir acusación particular, el fiscal seguirá defendiendo lo que calificó en fase de instrucción, su absolución.

¿Actúa el fiscal en la práctica y realmente con autonomía con respecto al juez?
El fiscal en la Constitución queda incluido dentro del Poder Judicial, pero con completa autonomía. Cada uno puede tener su criterio, puede coincidir, y también puede discrepar.

¿En qué forma es posible que no exista una vulneración a la defensa de un cliente cuando el fiscal, que en teoría se presenta como parte acusadora, y la parte de la defensa no pueda tener acceso a un secreto de sumario?
Puede tener acceso porque tiene un interés público, legal, no sólo particular. Es más, que éste puede incluso llegar a ser una garantía para el acusado, ya que como garante de la ley garantiza que las actuaciones son legales. El abogado, por su parte, tiene un interés particular.

¿Cuál es su trayectoria en la Fiscalía?
Llevo dieciséis años ejerciendo, de los que cinco desarrollé en Las Palmas, el mismo número en Valencia y ahora llevo seis en Cartagena. Donde más aprendí fue en las Palmas debido a mi virginidad profesional. En todos los juzgados que he estado el funcionamiento es muy similar y con pocas diferencias

¿Alguna vez le han pedido el favor de que haga algún trato de favor?

No, nunca, y nunca lo he visto en estos dieciséis años.

¿Qué opina del planteamiento de Podemos al respecto de que ciertos cargos judiciales tengan que estar de acuerdo con el programa político que defiendan?
Me parece una total vulneración de la independencia del poder judical al político, por tanto sus actuaciones dentro de la Constitucion en un estado de derecho, podría influir en la toma de decisiones y no tiene por qué saber de política.

¿Alguna vez le han amenazado o ha vivido alguna situación incómoda?
Alguna tontería sí me han dicho, pero nunca me ha sucedido nada grave. Pero si que tengo conocimiento de que hay algún juez o fiscal que sí le ha ocurrido y han tenido que tomar medidas legales.

¿Considera que este juzgado se toma en serio los posible delitos que se puedan cometer de falsa denuncia o falso testimonio?
Yo creo que no, lo que ocurre es que es muy difícil de probar, pero en alguna ocasión, en la que ha sido claro en un juicio, le he pedido deducción de testimonio al juez, y luego, ese procedimiento seguirá adelante. Es importante que este tipo de delitos se sigan a diario, ya que es importante que las personas que vienen a un juicio se tomen en serio a lo que van.

¿Que hace falta en los tribunales de Cartagena para que funcione la justicia mejor?
Más medios, más inversión en el ámbito de justicia. Así la eficacia y agilidad estaría garantizada. De momento, el paso al mundo digital es una innovación que parece ir a mejor.
La reforma de instrucción de 6 meses agilizará los procesos y le dará más validez a las practicadas en la vista de juicio oral, pero también llevará más sentencias absolutorias, puesto que no será posible practicar tanta prueba como en la instrucción, pero agilizará un sistema de prueba en la vista de juicio oral.


¿Qué opina de la pena de muerte?
Como parte de un Estado Europeo y de Derecho, estoy en contra de la pena de muerte, aunque sí veo bien que se endurezcan algunas penas en casos de delitos de terrorismo, entre otros.



Éstas son algunas de las respuestas vertidas por David Campayo durante la entrevista que concedió a ‘Con la venia…’, respuestas que se dieron con todo el rigor que da un fiscal, pero con un matiz aún más importante, con la convicción en la justicia que puede tener un ser humano. Sobre todo, agradecer las palabras que ha compartido David Campayo en esta sección, y a su vez, resaltar el compromiso que tiene con la Justicia en Cartagena.

   

Pág. 3 de 4

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 



Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information