Jueves, Abril 02, 2020
   
Texto


El Rincón de los Idiomas

2 simples y poderosas razones para traducir tu tienda virtual

Después de muchos años intentando arraigar en nuestro país, el ecommerce – traducción de comercio electrónico- está empezando a dar sus buenos frutos. Poco a poco los especialistas del marketing han ido borrando la tradicional desconfianza del consumidor europeo a “comprar sin tocar” y, por fin, vemos como el sector se consolida, crece y comienza a escribir en negro sus cuentas de resultados. Es más, el imparable avance de las tecnologías de la información y la comunicación ha propiciado el nacimiento de un nuevo término primo hermano del ecommerce: el m-commerce, también conocido como comercio móvil o comercio electrónico móvil; una imparable tendencia de compra que utiliza como soporte el teléfono inteligente, una tendencia de consumo que dará mucho que hablar en este año 2015.

Okodia-Grupo traductor es una agencia de traducción y desde nuestra experiencia podemos afirmar que los clientes que deciden escoger una traducción de e-commerce a diferentes idiomas han visto cómo crecían sus ventas. Hoy queremos compartir con todos los lectores de “solomarketing” un artículo que te va a interesar si trabajas en el sector del comercio electrónico o si estás valorando dar ese paso y comenzar a vender tus productos y servicios en otros mercados diferentes al español. Hoy desde Okodia vamos a intentar convencerte aportando datos concretos y muy claritos: 2 simples y poderosas razones para traducir tu página web.

Razón 1: una premisa: los clientes prefieren comprar en su idioma

Seguro que has escuchado esta afirmación no una, sino mil veces: la mayor parte de los clientes compran en los sitios web escritos en su propio idioma. Este hecho no es ninguna novedad, es una estrategia de venta que los comerciantes llevan practicando desde hace muchos años. Extrapolemos la premisa al mercado de la venta minoritaria tradicional: en tus viajes al extranjero ¿no prefieres hacer tus compras en una tienda en la que los dependientes dominen tu idioma? ¿Los turistas que visitan nuestro país no prefieren visitar restaurantes, comercios y espectáculos en los que se hable su propia lengua? Este hecho tan lógico y mil veces probado parece que todavía no ha calado en profundidad en los nuevos comerciantes online, así que Okodia te lo demuestra con números:

¿Conoces la revista Harvard Business Review? Esta publicación online publicó hace tiempo un interesante artículo sobre la incidencia del idioma en los hábitos de consumo de los clientes ecommerce. Según este artículo, el lenguaje de la página web es determinante a la hora de que un cliente foráneo decida comprar o no. Las cifras lo dicen todo:

- Más de un 72% de los consumidores pasan su tiempo de navegación visitando entornos web que hablan su propio idioma o que ponen a su disposición una traducción de los textos de alta calidad.

- Cerca de un 73% de los ciberclientes afirmaron que preferirían comprar un producto si su descripción estaba redactada en su lengua materna. Además, más de un 56% de los clientes aseguraron que preferían enterarse bien de lo que estaban comprando a que la tienda virtual les ofreciera descuentos en su compra.

 

Desde el punto de vista del idioma, el comercio electrónico español tiene una importante ventaja competitiva: el español es la segunda lengua más hablada del mundo después del chino. Que 406 millones de personas hablen español es una ventaja para nuestra tienda virtual, pero ¿por qué no intentar llegar también a esos 335 millones de posibles clientes que hablan inglés? ¿Y a ese ingente mercado chino de casi 1.200 millones de hablantes? En estos años de economía convulsa nuestro sector comercial tiene una puerta abierta: el acceso a través de la red de redes a un ingente número de mercados y de clientes. ¿La clave del éxito? Hablar el idioma de esos clientes traduciendo los contenidos de tu tienda virtual.

Razón 2: Europa más cerca que nunca.

Recientemente la prestigiosa Consultora Forrester – gran conocida por los profesionales del marketing – publicó un estudio sobre las expectativas económicas del comercio electrónico de ahora al 2017. Los resultados del estudio no han sorprendido a los expertos del sector, pero sí a los vendedores y a los consumidores virtuales.

Según Forrester, en el 2017 el comercio electrónico en Europa llegará a vender la pasmosa cifra de 191.000 millones de euros. Con un crecimiento anual de más de un 10%, se estima que los comercios electrónicos europeos prácticamente liderarán las ventas mundiales on-line. En principio, España no se quedará a la cola de esos datos positivos, pero como todos sabemos el impacto económico del comercio electrónico en nuestro país es todavía mucho menor que el de nuestros vecinos europeos cercanos. Hoy por hoy, la cuota de mercado del comercio electrónico español está en torno al 3,5%, una cifra muy lejana a ese 12% del Reino Unido, al 9% del la economía alemana o al 7,5% de la fronteriza Francia.

Analizando estos dos grupos de datos, el previsible crecimiento del comercio electrónico en Europa y la escasa repercusión actual del mismo en el mercado español, vemos cómo se perfila la denominada “razón 2” de por qué invertir en traducir nuestro entorno web a los idiomas de la Unión Europea. Si el inglés, el francés y el alemán son los tres idiomas mayoritarios que hablan nuestros futuros clientes europeos ¿por qué no traducir a esos idiomas la información corporativa y los productos que vendemos a través de nuestra tienda virtual? Estamos en Europa, vendamos en Europa.

 

Internet ha roto muchas barreras trasnacionales, pero todavía queda una que solo puedes romper tú: la barrera idiomática. Si te decides a comerciar con el mundo entero no puedes limitarte a comunicarte en un solo idioma o en traducir automáticamente los textos de tu web.

Okodia, la agencia de traducción en Barcelona,  ha traducido decenas de entornos web, así que podemos hablar desde la experiencia: te juegas mucho, nada más y nada menos que llegar a convencer – o no- a los millones de clientes potenciales que quieren informarse en su idioma antes de decidirse a comprar tus productos. ¿La respuesta?: traducir tu tienda virtual.

 

Preguntas y respuestas sobre la traducción web SEO

Cuando un cliente busca un traductor profesional de páginas web no solo debe fijarse en el precio más o menos bajo, también tiene que tener en cuenta otras variables como, por ejemplo, su formación y experiencia en la traducción SEO. ¿Quieres saber en qué consiste la traducción web  SEO y por qué es tan rentable? Te lo contamos a continuación… 

La traducción web de páginas web SEO

Hoy en día, las mejores agencias de marketing ofrecen a sus clientes la generación de estrategias eficientes que, en  el caso de sus entornos web, tiene como pilar fundamental el posicionamiento SEO.

Y es que el SEO, Search Engine Optimization o, traducido al castellano, Optimización para Motores de Búsqueda es esencial no solo para colocar a las páginas  web, las tiendas virtuales, las plataformas de formación o los blogs en los primeros puestos del ranking de resultados. El SEO actual es necesario para que las empresas conecten realmente con su público objetivo, para que enamoren, fidelicen y retengan a ese cliente digital que tan difícil es de aprehender.

Respetar el SEO web es, así, fundamental para alcanzar los objetivos de venta de la empresa, pero ¿qué ocurre si esa empresa trabaja con clientes que hablan otros idiomas? ¿Qué sucede si esa empresa necesita internacionalizar sus productos o servicios con éxito?: que entra en escena la traducción web SEO, una traducción especial adaptada al lector, a su idioma, cultura, costumbres y tendencias de consumo.


En qué consiste la traducción web SEO, según una agencia de traducción

Todos sabemos en qué consiste una traducción web. Empresas de traducción aseguran que se basa en trasladar eficazmente los contenidos visibles de un entorno web de un idioma a otro.

La traducción SEO llega un poquito más allá ya que traduce tanto los contenidos visibles como los contenidos “invisibles” para el usuario humano pero que tanta importancia tienen para el posicionamiento de nuestra página web; por ejemplo:

? Etiquetas ALT de las imágenes.

? Títulos H1, H2, H3…

? Palabras clave primarias y secundarias (las famosas keywords).

? Descripciones y metadescripciones.

? Etc.

Traducir esos contenidos que están en un segundo plano para el lector y en un primer plano para cualquier motor de búsqueda es, así, el objetivo final de la traducción web SEO, un trabajo más delicado e importante de lo que parece y que precisa de un traductor web con una sólida formación idiomática y tecnológica.



Razones por las que invertir en una buena traducción SEO

Cualquier agencia de traducción en Barcelona, Madrid, París o Tombuctú ofrece hoy en día los servicios de traducción web, pero no todas ellas cuentan con un traductor de páginas web que haya trabajado codo a codo con auténticos expertos en posicionamiento SEO aprendiendo de ellos los entresijos de una traducción realmente adaptada al buyer persona y enfocada a:

? Retener a los clientes de toda la vida.

? Captar nuevos clientes.

? Trasmitir eficazmente los mensajes de venta, persuasión y fidelización.

? Contribuir a que se alcance el ROI previsto inicialmente.


En resumen: la traducción web SEO es el presente y el futuro del marketing digital, un marketing que busca mejorar la experiencia final del cliente hable el idioma que hable. ¿Estás de acuerdo? ¿Sí? ¿No? ¡

 

Traducción jurada: ¿qué, quién y por qué?

¿Necesito una traducción jurada? Esa es la primera duda que solucionan cada día los traductores oficiales de nuestra agencia de traducciones juradas. Pero hay más dudas: ¿qué tipo de traductor puede hacer este trabajo? ¿Por qué necesito una traducción jurada? Así que hoy vamos a aclarar casi de forma telegráfica estas tres importantes cuestiones sobre las traducciones juradas.

Traducción jurada: ¿qué es?

Denominamos traducción jurada a aquella traducción que se ocupa de trasladar literalmente un documento oficial de un idioma A, a un idioma B (de un idioma origen a un idioma destino). La clave para entender la diferencia entre las traducciones juradas y las que no lo son es el contenido a traducir, esa “oficialidad” que caracteriza al documento finalmente traducido.

La vida está llena de documentos oficiales de todo tipo: personales como el pasaporte o la partida de nacimiento, profesionales como el currículo o el título académico, empresariales como el historial crediticio o un informe de inversiones…

Traducción jurada: ¿quién la puede hacer?

Esta pregunta es muy fácil de responder: en España las traducciones juradas solo pueden ser firmadas por un traductor jurado oficial, un traductor titulado que haya superado una serie de pruebas de cualificación propuestas y evaluadas por el MAEC, el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación del Gobierno de España.

Este organismo es el único que crea ese listado de traductores oficiales que luego trabajan por su cuenta o como miembros del equipo de traductores oficiales de cada agencia de traducciones juradas que ofrezca este tipo de servicios.


¿Por qué necesito una traducción jurada?

Necesitas una traducción jurada porque te la exige un organismo público o privado: un Ayuntamiento, un centro educativo público o privado, una universidad…

¿Por qué te piden una traducción de este tipo?: para verificar que el documento oficial que estás entregando está fiel, literal y correctamente traducido.

   

La traducción jurada en medicina, ¿quién se ocupa?

¿Qué ocurre si unes la traducción jurada con la traducción médica? Que surge una especialidad mixta, un servicio de traducción científica especial realizada, firmada y sellada por un pequeño listado de traductores jurados expertos en ciencias de la salud y que en España han sido acreditados como traductores jurados por el MAEC.

¿A qué se dedica una agencia de traducción jurada especializada en la traducción oficial de documentación médica? ¿Qué tipo de documentos puede traducir ese traductor veterinario que trabaja en una agencia de traducción en Madrid, Barcelona o Sevilla? Las respuestas en el artículo de hoy.

Qué es la traducción médica jurada

Permite que dediquemos unas cuantas líneas a aclarar qué es exactamente la llamada traducción médica jurada: una especialidad de la traducción de ciencias de la salud que es realizada por traductores jurados acreditados oficialmente para firmar y sellar este tipo de documentos oficiales. En España solo un organismo oficial puede convocar las pruebas selectivas para formar parte del listado de traductores jurados oficiales; se trata del MAEC, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación del Gobierno de España.

Es interesante recordar que el MAEC no expide títulos de traductor jurado especializado en medicina. Los traductores profesionales que consiguen superar las exigentes pruebas para conseguir esta acreditación oficial reciben el título general de traductor jurado y con él en la mano ya se pueden especializar en el campo que deseen: traducción jurada generalista, traducción médica jurada, traducción científica jurada, etc.

Otro dato importante sobre la traducción jurada especializada en medicina: una empresa de traducción en Barcelona o una agencia de traducción en Madrid no pueden conseguir la acreditación como empresa para firmar y sellar traducciones juradas, sino que son los traductores profesionales los que obtienen esta acreditación oficial a título personal.

¿De qué documentos oficiales se ocupa un traductor jurado médico?

Un traductor jurado se ocupa de traducir, firmar y sellar un documento oficial con el objetivo de acreditar con su firma y sello que el documento traducido es un fiel reflejo de ese documento original redactado en una lengua diferente.

Entender esto es la clave para saber qué documentos oficiales de carácter médico deben ser traducidos y firmados por un traductor jurado oficial especializado en medicina: aquellos documentos que tienen carácter oficial y que han sido expedidos por algún organismo público y privado.

Algunos de los ejemplos más comunes de este tipo de traducción jurada especializada:

? Historial médico del paciente: pruebas clínicas, análisis, resultados…

? Protocolos de experimentación de laboratorios oficiales.

? Programas oficiales sanitarios y veterinarios de prevención, alerta, formación, etc.

? Certificados oficiales de productos sanitarios, farmacéuticos y veterinarios.

Etc.

Ahora nos gustaría leer tu opinión: ¿conocías estos detalles sobre la figura del traductor jurado especializado en ciencias de la salud? ¡Escribe un comentario!

 

¿El traductor profesional en peligro de extinción?

Dentro de nada empezaremos un nuevo curso y los programitas de traducción automática tipo Google Translate y demás empezarán a echar humo y, por supuesto, sandeces. Y es que muchos aficionados sin oficio pero con mucho beneficio les quitan el pan de la boca a los traductores oficiales ofreciendo servicios de traducción de páginas web, traducción médica, traducción turística o, incluso traducción jurada a un precio de risa y con un resultado de pena.

¿El traductor profesional está en peligro de extinción? ¿El intérprete médico o el traductor médico tienen que reinventarse en fontanero, electricista o alicatador para alimentar a su familia? ¿Qué consecuencias tiene para la sociedad que los falsos traductores oficiales inunden el mercado de malas traducciones paridas no por ellos sino por programitas web sin ciencia ni conciencia? Ese es el tema sobre el que reflexionamos brevemente en el artículo de hoy.

Intrusismo y nuevas tecnologías

Los que ya tenemos unos cuantos añitos y algo de memoria todavía nos acordamos de los tiempos aquellos en los que en las oficinas se escuchaba el ruido del módem cuando algún privilegiado solicitaba línea a Madrid para acceder a Internet. Hablo de la década de los años 90 del siglo pasado, la prehistoria de los millennials, esos hijos de la generación Y que nacieron con un chip bajo el brazo.

Las nuevas tecnologías han vuelto del revés nuestra forma de vivir, de estudiar, de relacionarnos y, por supuesto, de trabajar. ¿A dónde quiero ir a parar? A que las nuevas tecnologías son maravillosas, pero son las culpables del aluvión de falsos traductores oficiales que ofrecen sus servicios de traducción sin tener la preparación necesaria para ello. Hablamos de jóvenes y no tan jóvenes sin titulación en traducción e interpretación, sin experiencias vitales en otros países, con cero experiencia real y que compiten deslealmente con los profesionales de una agencia de traducción en Barcelona o una empresa de traducción en Madrid, Londres, París o Milán.

¿Antes de la era Internet no había traductores oficiales falsos como monedas de tres euros? Alguno sí que había, pero eran los menos porque ser traductor profesional no es nada fácil a no ser que tengas una varita mágica que haga el trabajo por ti, una varita que se llama programa de traducción automática.

 

El traductor profesional no es enemigo de la tecnología

Vaya por delante que el traductor profesional no es enemigo de la tecnología y que los traductores oficiales no odiamos a los programitas de traducción automática, todo lo contrario. Los traductores y los intérpretes somos usuarios activos de Internet, utilizamos a diario complejas plataformas tecnológicas que nos ayudan a crear nuestras propias biblias de traducción, accedemos a cientos de páginas web escritas en otros idiomas para refrescar nuestros conocimientos, asistimos a sesiones de networking online para escuchar atentamente las opiniones de ese experto intérprete médico residente en Boston o de aquella profesional experta en traducción turística que lleva años investigando la problemática del sector.

No, los traductores profesionales no somos enemigos de la tecnología, pero sí somos enemigos del mal uso que se le da a ciertas herramientas informáticas que son perfectas para el uso lúdico, pero muy dañinas para el uso profesional. ¿Te imaginas una traducción jurada “traducida” automáticamente? ¿Y una traducción médica? Yo he visto varios ejemplos y te aseguro que serían para llorar si no fuera porque al cliente le cuesta la broma unos cuantos cientos de euros.

El traductor profesional está en peligro de extinción, pero no por culpa de los programas de traducción automática, sino por culpa de los oportunistas timadores que usan esta fantástica tecnología para disfrazarse de traductores oficiales y engañar a sus clientes sin ningún tipo de pudor.

¿Estás de acuerdo?

 

   

Pág. 3 de 5

 

 

Prohibida la publicación de fotografías de este diario digital con la marca 'CYA' en cualquier publicación o en Internet sin autorización.

 

 



Login Form

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information