Condenados los ladrones que fueron retenidos por los empleados de un comercio

El juez a condenado a tres meses de prisión a dos mujeres y un hombre que fueron retenidos por la propietaria y empleados del establecimiento 'La Ballena Azul', de Los Dolores (Cartagena), donde se habían apropiado de diversas prendas. La acción de estos trabajadores les ocasionó diversas lesiones.



Dos mujeres, con vestidos hasta los pies, y un joven entraron en el establecimiento de ropa de bebé 'La Ballena Azul'. La propietaria se dio cuenta que estaban cogiendo prendas y avisó a la Policía Nacional, para a continuación los empleados intentar entretener a estas personas hasta la llegada de los agentes. Sin embargo, los minutos pasaban y se demoraba esa ansiada presencia policial, decidiendo los tres sospechosos irse del local, comportándose en esos momentos "muy nerviosos y haciendo aspavientos", explican las víctimas. La gerente les dijo que dejasen lo que habían cogido y esas tres personas comenzaron a dar empujones y golpes, para a continuación salir corriendo por la acera, tirando al suelo numerosas prendas, en concreto, 36. Los empleados consiguieron alcanzarlos, forcejeando con ellos, lo que ocasionó diversas lesiones: una luxación de codo, un esguince cervical y que al hijo de los propietarios, que estaba de paso, se le saltasen los puntos de una operación reciente debido al impacto de un puntapié que recibió.

Los agentes llegaron en ese momento y detuvieron a los sospechosos, aunque con alguno de ellos tuvieron que correr hasta darles caza en unas calles próximas. Los policías también explicaron que esos pocos minutos de retrasos, que se hicieron eternos, estuvieron motivados por acudir al lugar sin utilizar la sirena con el propósito de evitar la fuga de los sospechosos.

Una banda organizada de Madrid
El juicio rápido se celebró al día siguiente en el juzgado de Guardia y los tres acusados fueron condenados a tres meses de cárcel, 900 euros de multa y unos quinientos euros de indemnización a los propietarios por los desperfectos ocasionados a las prendas.

Los imputados, que estuvieron asesorados por un abogado particular, tienen domicilios en Madrid y se sospecha de que se pudiera tratar de componentes de bandas organizadas.

La anécdota estuvo en la valoración de las prendas, pues el juez "nos dijo en principio que esa ropa se podía lavar, planchar y vender, pero no es así porque nosotros vendemos productos de estreno, no de segunda mano", indicó la gerente.

 

Este sitio utiliza cookies de Google y otros buscadores para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y analizar las visitas en la web. Google recibe información sobre tus visitas a esta página. Si visitas esta web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Para mas informacion visite nuestra politica de privacidad.

Comprendo las condiciones.

EU Cookie Directive Module Information