PERIÓDICO DE SUCESOS, TRIBUNALES y TRÁFICO DE LAS COMARCAS DEL CAMPO DE CARTAGENA Y DEL MAR MENOR                                                                         booked.net

‘Un poquito de cultura y ocio periférico, por favor’

Que nadie se asuste. No abogo por actos multitudinarios que le den vidilla al bicho. En absoluto. Me refiero a eventos organizados y en los que se ha demostrado que el riesgo es casi 0. Lo que sí reclamo es que los vecinos necesitamos salir de la tristeza con alicientes como teatro, conferencias, música y otros. Eso sí, no sólo en la ciudad. Además, por lo que estoy viendo, no sólo de emisiones en internet y de manifestaciones vive el cartagenero.  

Este pasado verano, cuando la situación mejoró, los alicientes se dieron en el espacio urbano de Cartagena con conciertos y cine de verano, principalmente. Varios colectivos vecinales pidieron organizar alguna actividad para sus entornos y no fueron autorizados. En Navidad tuve la osadía de proponer una caravana de vehículos que recorriera las poblaciones del amplio territorio cartagenero para reemplazar a la tradicional cabalgata urbana. Ni caso. Estaban en su derecho de considerar que era suficiente con la charanga y algunos cuentacuentos en nuestros pueblos.

La curva de los contagios del coronavirus ha vuelto a bajar. Es obvio que vamos como en un muelle que se aprieta y se estira. La primera ola nos pilló desprevenidos. En la segunda influyeron muchos jóvenes y en la tercera, la de Navidad, la irresponsabilidad ya no entendió de edades (predominaron los contactos familiares) y ha sido muy caro el precio con las cifras más trágicas de la pandemia. Mientras no nos acribillen a vacunas, creo que estaremos así. Es decir, acotados unas fechas y con la ‘nueva normalidad’ otras. Ahora me refiero a esta última.

El teatro vuelve a El Batel y al Apolo de El Algar y ya se anuncian otros actos que van recuperando presencialidad, y que se sumarían a las actividades litúrgicas. Bien. ¿Y de los barrios y diputaciones, qué? Ya estamos como siempre. Son 42.863 los residentes en el casco histórico de un total de 216.920 vecinos de Cartagena. Es evidente que la mayor parte está en el exterior de la ciudad, pero, a veces, parece que si se les ofrece un ‘algo’ deben estar eternamente agradecidos.

La pandemia está generando apatía en muchos, incluidos directivos vecinales y de otros colectivos. Les va a costar arrancar y en algunos lugares se echará de menos la gran labor (altruista) que hacían por sus vecinos. Se activen o no, lo que debería hacer nuestro gobierno municipal es ponerse bien las pilas de una vez hacia todo el municipio también en este capítulo. Si queremos un gran territorio es porque sabemos cuidarlo y si no es así, a conceder emancipaciones o buscar otras formas de gestión.

Monólogos, conferencias, actuaciones de magos, bingos y otros se pueden llevar a cabo perfectamente en los salones de los locales sociales y en lugares exteriores conforme vaya mejorando el tiempo. Por supuesto, lleva más esfuerzo hacerlo que no hacerlo. Hasta ahí llego, pero creo que la mayor parte de la población se lo merece y lo paga de sus bolsillos. Salones o plazas con sillas distancias. ¿Qué peligro hay? El mismo que en iglesias: ninguno. Estamos hablando de que el público de estos actos son gentes que tienen inculcada la responsabilidad.  

En estos tiempos veo como sí se montan (y autorizan) manifestaciones de hosteleros, peluqueros, autónomos y moteros, sin olvidar la que hubo contra la ‘Ley Celaá’ y las polémicas del 8M, entre otras, como las quedadas de la plataforma de soterramiento y la inminente contra la antena de San Félix. ¿Sólo es tiempo de ‘manifas’?

Unos van a esas protestas, otros a los actos religiosos y los hay quienes apuestan por los espectáculos deportivos y no faltan los que salen de cañas y tapas (el gran ambiente en muchos locales tras levantarse restricciones es más que evidente). Pero hay un sector de la población que no va a estos sitios y tampoco al centro de la ciudad. Además son personas con un comportamiento muy responsable con la pandemia y que no suponen peligro alguno. El Ayuntamiento debe organizarles estos alicientes culturales y de ocio, aunque suponga derivar funcionarios a las afueras.

Se me puede decir que lo que vale en los tiempos actuales es internet. Ja, digo. Estamos en una etapa que se prolonga entre tradicionales y fórmulas analógicas con las nuevas tecnologías. Las segundas no han enterrado aún a las primeras y dudo que al final lo consigan. Perdurarán ambas. Lo que sí está claro que una emisión por internet no está terminando de ‘enganchar’ al público (a las cifras me remito). Debe ser una opción que multiplica la difusión, pero no la vía principal de difusión. De momento, todavía gusta a muchos trasladar su propio cuerpo y colocarlo delante de cosas que merezcan la pena, como puede ser todo lo que nos saque de la sosa monotonía de estos estos alicaídos tiempos.

Todo lo que digo es una mera opinión, pero seguro que me equivoco en lo que pienso y que todo está ‘ferpecto’.


Imprimir

Sobre Nosotros

  Cartagena de Ley es un periódico de noticias de sucesos, tribunales y tráfico que edita 21DEhoy agenCYA, empresa fundada en el año 2009 que también abarca los diarios digitales cartagenadehoy.com - launiondehoy.com - elalgarlosurrutiasdehoy.com y las revistas de papel El Puente - Tele Pinacho además de otras publicaciones y trabajar para eventos y gabinetes de prensa


21DEhoy agenCYA
cartagenadeley@gmail.com
Telf: 608 489 063

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.